12 de diciembre de 2018

Samaná, tierra de agua y miel

3 de diciembre de 2018
Por Gonzalo Duque Escobar
Por Gonzalo Duque Escobar
3 de diciembre de 2018

Posee 42 especies de mamíferos, 52 especies de anfibios y reptiles, y 231 especies de aves

RESUMEN: Samaná, municipio cordillerano del Magdalena caldense cuya extensión es de 761 kilómetros cuadrados, ayer referente de la violencia del frente 47 de las FARC y hoy convertido en un escenario de esperanza y paz, ocupa el territorio que comparte con Pensilvania en lo que se conocía en el siglo XIX como la tenebrosa selva de Sonsón. Bañado por los ríos Tenerife, Samaná Sur y La Miel, después del exterminio de las tribus descendientes de los Palenques por parte de los conquistadores, el lugar permanece deshabitado hasta que se produce la Colonización Antioqueña. Tras la ocupación impulsada por la minería aurífera de aluvión, con la cual hacia 1860 también se introducen el cultivo del café, dada la consolidación de varios poblados entre ellos la cabecera, los pobladores acuerdan desde 1878 darle a la región el nombre de San Agustín, logran en 1884 la creación del corregimiento adscrito a Pensilvania que había sido fundado en 1866 y se había hecho municipio en 1872, y obtienen la erección definitiva como Municipio en 1908, con el nombre de San Agustín, el cual permanecerá hasta 1930,  cuando pasa a denominarse Samaná, en honor a los aborígenes Samanáes, descendientes de la nación de los Pantágoras.

En el Magdalena Centro, entre Argelia y Marquetalia o entre Victoria y Pensilvania, sobre un escarpado territorio de “agua y miel” con relictos de bosques primarios estratégicos, aparece Samaná habitado por 27.970 personas de las cuales 6.980 viven en la cabecera. Constituido por los corregimientos de Florencia, San Diego, Berlín, Encimadas y el propio Samaná, mismo que hasta 1920 llevó el nombre de San Agustín, a donde la carretera que entró como trocha en 1932 debe esperar 80 años para su pavimentación, este precioso municipio, el más extenso de Caldas, alberga dos tesoros naturales significativos, como lo son la Laguna de San Diego que hace parte de una caldera volcánica, y la Selva de Florencia donde también aparece el volcán Escondido.

Aunque la historia reciente del poblado y sus corregimientos se baña en sangre e historias de desplazamientos, violaciones, secuestros y extorsiones, hoy en medio de la esperanza y calidez de sus amables pobladores que luchan por reconstruir sus territorios, se respira la paz. Como evidencia del esfuerzo por el desarrollo comunitario, la primera alcaldesa electa, hace méritos al implementar procesos de alto impacto: verbigracia, optimizar los servicios e infraestructura del Hospital San José; apoyar la apuesta de Fundecos con la Galería de Memoria Histórica “Arley Arias García” donde las víctimas han visibilizado su dolor; y fortalecer la labor de la Casa de la Cultura en la antigua cárcel, con sus programas de danzas folclóricas y música colombiana, fortalecimiento de la biblioteca municipal y emprendimiento en producción de alimentos para mujeres víctimas del conflicto.

Aunque la presencia de los conquistadores en tierra de los Pantágoras se remonta al período que va de 1540 a 1585, lapso en el cual se funda en sus vecindades a Mariquita (1551) por Francisco Núñez Pedroso, y se produce el Holocausto del Ingrima consumado por los sanguinarios lugartenientes de Asencio de Salinas, la colonización de la tenebrosa selva del sur de Sonsón sólo se da en el siglo XIX por intrépidos mineros, que penosamente avanzan por la espesura para explotar los aluviones auríferos de los profundos cañones de los ríos La Miel, Dulce, Samaná y Tenerife. Norcasia, corregimiento de Samaná desde 1938, pasará a ser municipio caldense en 1999.

Según lo señala José Miguel Alzate en “Samaná en la Historia”, erigido Corregimiento adscrito a Pensilvania hacia 1884, gracias al apogeo de la minería de socavón en la mina de La Bretaña vecina a Florencia donde se emplearon 250 mineros, la Asamblea de Antioquia de forma apresurada declara municipio a San Agustín, debiendo degradarlo dos años después en virtud de que el ayuntamiento no pudo tener vida propia; esto, hasta que ya creado el departamento de Caldas (1905), existiendo condiciones, por iniciativa del párroco Daniel María López, en 1908 se logra su erección definitiva.

La Selva de Florencia, declarada Parque Natural Nacional en 2005, posee ecosistemas que hacen parte del bioma subandino y en menor proporción del andino. Se trata de una selva húmeda tropical de diez mil hectáreas en abrupta topografía, que cubre altitudes entre los 1700 y 2300 msnm, donde se registra un alto endemismo que se expresa en el mayor número de ranas del país, 42 especies de mamíferos, 52 especies de anfibios y reptiles, y 231 especies de aves, potencial de avifauna que le merece un sitial de honor al lado de Manizales. Además, su importante patrimonio hídrico, cuyas aguas drenan por los ríos La Miel y Samaná Sur, representa un potencial hidroenergético que amerita una planificación responsable y de alto contenido socioambiental.

Y finalmente, en este municipio dotado de oro de aluvión y plata, y de fuentes de uranio que se prospectan en Berlín, y en el cual gracias a su relieve pronunciado y pese a tener tierras con limitaciones, dada la baja densidad demográfica por fortuna son pocos los conflictos de uso del suelo, también aparece la Laguna de San Diego con 138 hectáreas y una altitud de 800 msnm: este es un humedal importante y único, con posibilidades turísticas, que dada su naturaleza volcánica asociada a un explosión freatomagmática, y por los ecosistemas acuáticos y terrestres que alberga, goza de la categoría de Distrito Integrado para blindarse de la acción depredadora.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia y Miembro de la SMP de Manizales http://godues.webs.com  [Ref.: La Patria. Manizales, 2018/12/3] Imágenes. Arriba: Panorámica de Samaná, en: pdpmagdalenacentro.org. Abajo: Selva de Florencia (Eltiempo.com), y Laguna de San Diego (Akelarre196).

ENLACES U.N.:

Agua como bien público.

Aguadas: Esplendor entre neblinas y pasillos.

Anserma puntal del occidente por sus raíces Umbra.

Anotaciones a las vías de Caldas.

Bioturismo y ruralidad en la ecorregión cafetera.

Chinchiná, de frontera a puente integrador.

Chinchiná Siglo XXI.

Centro Interpretativo de la Ruta del Café CIRCA.

Ciencia, tecnología y ruralidad en el POT de Caldas.

Ciudad, puerto y río en tierra de pasillos, bundes y guabinas.

Cuatro PNN, patrimonio de la Ecorregión Cafetera.

Cultura y Turismo en Caldas.

Desarrollo urbano y huella ecológica.

Desarrollo y ruralidad en la región cafetalera.

Eje Cafetero: construcción social e histórica del territorio.

Eje Cafetero: elementos para una visión prospectiva.

El agua en la biorregión caldense.

El carácter amable, pujante y laborioso del cafetero.

El desastre de Armero por la erupción del Ruiz.

El desarrollo urbano y económico de Manizales.

El Paisaje Cultural Cafetero.

El territorio de los Ansermas de la cultura Umbra.

El territorio del Gran Caldas, “La Tierra del Café”.  

El territorio del río Grande de la Magdalena.

Elementos para la construcción de una visión estructurada del desarrollo de Caldas.

Geotecnia para el trópico andino.

Honda, frente a los devenires del desarrollo.

Huella hídrica en Colombia.

Institucionalidad en el Paisaje Cultural Cafetero PCC.

La “Perla del oriente” caldense.

La Dorada como nodo intermodal de carga.

Las cuentas del agua.

Manual de geología para ingenieros.

Marmato: desaparecen más de 500 años de cultura por reorientación minera.

Neira: entre la ruralidad y la ciudad región.

Opciones de Caldas en medio ambiente, cultura y territorio.  

Oro de Marmato: miseria o desarrollo.

Otra vez El Niño: ¿cómo adaptarnos?

Paisaje y región en la tierra del Café.

¿Para dónde va el Magdalena?

PDP-MC: una década “magdaleneando”.

Peajes sí, pero no así y menos ahí.

Plataformas Logísticas y Transporte Intermodal en Colombia.

Retrospectiva histórica de la minería en Marmato.

Río Blanco, cuna de vida…

Riosucio mestiza e indígena.

Salamina patrimonial y emblemática.

Sistema urbano y ciudad región del Eje Cafetero.

Subregiones del departamento de Caldas.

Supía: 475 años bajo la tutela del cerro Tacón.

Territorio y Región: Caldas en la Ecorregión Cafetera.

Textos “verdes”.

UMBRA: la Ecorregión Cafetera en los Mundos de Samoga.

Vías lentas en el corazón del Paisaje Cultural Cafetero.