22 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

Enunciado peliagudo

19 de noviembre de 2018
Por Coronel RA Héctor Álvarez Mendoza
Por Coronel RA Héctor Álvarez Mendoza
19 de noviembre de 2018

Entre el nutrido y agobiante menú de noticias terribles y asombrosas, sobre puentes torcidos, condicionadas pruebas de carga solamente aptas para ser ejecutadas por operarios suicidas o muy necesitados, edificios colapsados, inmigración desbordada de venezolanos que inexplicablemente huyen del paraíso bolivariano promocionado a los cuatro vientos por Maduro, Cabello y compañía, de contrataciones amañadas, abrumadores testimonios póstumos de auditores de grandes proyectos de obras públicas, hoy bajo sospecha, descuidadas botellas de agua con cianuro, causantes de lamentadas muertes presumiblemente accidentales, regresamos hoy a un tema bastante liviano y de escasa trascendencia, apropiado para distraer nuestra atención de tan preocupantes asuntos y prevenir así la depresión y el infarto.

Se trata de hablar de las palabras pentavocálicas, o sea de aquellas que contienen las cinco vocales. En alguna oportunidad y a través de una de tantas redes sociales que nos bombardean diariamente con sus noticias, comentarios, chismes y demás fruslerías, conocí una información según la cual, la conocida y prestigiosa escritora española Lucía Etxebarría había asegurado que la palabra “murciélago” era la única del idioma español que contenía las cinco vocales, es decir que era la única y solitaria palabra pentavocálica de nuestro idioma. Creo recordar que algo parecido le había escuchado a algún erudito profesor de alguno de los antiguos cursos de “Preceptiva Literaria” parte del pensum de mis lejanos años de bachillerato en la antigua “Quinta Mutis”, del norte de Bogotá, por ese entonces, sede de la educación secundaria del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, regentado por monseñor José Vicente Castro Silva, “Rector Magnífico”, el mejor orador sagrado colombiano de la época. Por cierto, los terrenos de la Quinta Mutis eran muy extensos pues contaba con un campo de béisbol debido a la gran cantidad de alumnos internos de origen costeño, amantes de este deporte y además con ocho campos de fútbol, por lo que frecuentemente era utilizado por las figuras del equipo capitalino de los Millonarios para sus prácticas y “entrenos”, como tan originalmente llaman ahora los futbolistas a las sesiones de entrenamiento. Allí nos familiarizamos con algunas de las estrellas locales e importadas del “ballet azul” como Adolfo Pedernera, Nestor Raúl Rossi, Alfredo Di Stefano, el “Cobo” Zuluaga y el inmenso Julio Cozzi, uno de los mejores y más célebres arqueros argentinos que han pasado por el fútbol colombiano.

De ser cierta la versión sobre la afirmación de la señora Etxebarria, resulta claro que a la distinguida intelectual ibérica se le habrían pasado por debajo de la enagua multitud de otras palabrejas que adelante me voy a tomar el tonto e inútil trabajo de relacionar. No obstante, más tarde la misma escritora negó ser autora de una declaración en tal sentido. El asunto me pareció interesante, por lo que me propuse averiguar en varias fuentes que me aclararon que en realidad en el idioma español, tan rico y con tan amplio vocabulario, existen muchísimas palabras pentavocálicas y hasta al menos una que contiene las cinco vocales dos veces, es decir, pentavocálica por partida doble. De hecho, encontré al menos un centenar de palabras pentavocálicas solamente entre las que empiezan por A, que ya es mucho decir. Así que tome nota apreciado, paciente y desocupado lector al siguiente menú de pentavocalismo, en estricto orden alfabético:

ABANIQUEMOS, ABANIQUEO, ABDIQUEMOS, ABDUCCIONES, ABSOLUCIONES, ABSTUVIÉRAMOS, ABSTUVIERON, ABUELITO, ABULTAMIENTO, ABURGUESAMIENTO, ABURRIENDO, ABURRIMIENTO, ACAUDILLEMOS, ACEITUNADO, ACEITUNO, ACENTUACIÓN, ACHIQUEMOS, ACIDULEMOS, ACOQUINARSE, ACOSTUMBRÉIS, ACTUACIONES, ACTUALICEMOS, ACTUALIZACIONES, ACUARELÍSTICO, ACUARTELAMIENTO, ACUATICEMOS, ACUCHILLADORES, ACUCHILLEMOS, ACUCIEMOS, ACUCIOSAMENTE, ACUCLILLÁNDOSE, ACUDIENDO, ACUDIERON, ACUÍFERO, ACUSACIONES, ADECUACIÓN,  ADJUDICACIONES, ADJUDIQUEMOS, ADOQUINADORES ADOQUINARÉ, ADOQUINE, ADQUIERO, ADUCIENDO, ADULTERIO, ADULTERINO, AERONÁUTICA, AEROPORTUARIO, AFINQUEMOS, AGLITINÁNDOSE, AGLUTINEMOS, AGRICULTORES, AGROPECUARIO, AGRUPACIONES, AGUIDICEMOS, AGUERRIDO, AGUILEÑO, AHOGUÉIS, ARQUETIPO, ARQUITECTO, AHUYENTARÍAMOS, AJUICIÁNDOTE, AJUNTAMIENTO, AJUSTICIÁNDOLE, ALBARICOQUE, ALEUTIANO, ALHARAQUIENTO, ANQUILOSÁNDOSE, ALQUILEMOS, ALUCIONACIONES, ALUCINÓGENO, ALUDIENDO, ALUNICEMOS, ALUVIONES, AMIGUERO, AMORTIGUADORES,  AMUNICIONARÉ, ANARQUICEMOS, ANGUSTIEMOS, ANQUILOSARSE, ANTICUERPO, ANTIOQUEÑA, APICULTORES, APLAUDIENDO, APLIQUEMOS, APUÑALAMIENTO,  AQUERENCIÓ, AQUIETADO, ARQUEOLOGÍA, ARQUETIPO, ARQUITECTO, ARRUINEMOS, ARTICULEMOS, ASUMIENDO, ATESTIGUÓ, ATURDIERON, AUDICIONES, AURELIO, AURÍFERO, AUTÉNTICO, CENTRIGUGADO, CINCUENTONA, COMUNICANTE, COMUNÍCATE, CONFITURERA, DESAHUCIADO, DESAGUISADO, ECUACIÓN, EDUCACIÓN, ENCUBRIDORA, ENUMERACIÓN, ENUNCIADO, ESQUILADO, ESQUILMADO, ESCUÁLIDO,  ESTANQUILLO, ESTIMULADOR, EUCALIPTO, EUCARÍSTICO, EUCARIO, EUFORIA, EUFRASIO, EUFROSINA, EULALIO, IRRESOLUTA, JERÁRQUICO, MENSTRUACIÓN, METICULOSA, MILONGUERA, MUERDAGUITO, MUERGANITO, MURCIÉLAGO, PELIAGUDO, PERTURBACIÓN, REPUDIADO, RETICULADO, REUMÁTICO y SAHUMERIO.  Es claro que existen muchísimas más pero creo que nadie tiene la paciencia ni el interés de continuar explorando en terrenos y materias tan insulsas, así que quedémonos en sahumerio. Además, como lo comenté antes, existe al menos una palabra pentavocálica por partida doble, GUINEOECUATORIAL, que contiene dos veces las cinco vocales.