21 de octubre de 2018

Teatro y Música de Yuyachkani

Por Rodrigo Zuluaga Gómez
8 de octubre de 2018
Por Rodrigo Zuluaga Gómez
8 de octubre de 2018
Cortesía Festival de Teatro
Rodrigo Zuluaga Gómez

Hemos vuelto ver al grupo Yuyachkani del Perú con su obra fundacional y primigenia, Los Músicos Ambulantes, bajo la sabia dirección de Miguel Rubio. Nos hemos emocionado nuevamente al ver personajes tan bellos, tan musicales; representando cuatro animales domésticos en un juego teatral que hace ver estos como animales de gran arraigo en los países de latinoamérica y si que lo son, porque llevan en sus atuendos la vida de los peruanos y que los actores han investigado hasta lo más profundo: la cultura de su país.

En la obra este colectivo, hace del burro, el perro, la gallina y el gato, animales humanizados. En sus

diálogos presentan las problemáticas humanas más complejas: las relaciones de poder entre empleadores y trabajadores, la ética del trabajo y otras.

En este proceso teatral hombre – animal y animal-hombre son capaces de traer al escenario el ambiente musical y las tradiciones de zonas geográficas del perú, como los andes, la selva, la amazonía y la costa. Es indudable que Miguel Rubio y su grupo con ese tipo de montaje de las “modernas tradiciones”, como él las llama, nos hace llegar a la mente recuerdos que tienen que ver con las luchas del pueblo peruano en todas su diversas regiones, esa luz intensa que se busca por una vida mejor y por quitarse de encima una opresión que tiene diversos ropajes.

Primero la presión de los españoles, después los encomenderos, luego el mundo feudal de los señores y después el mundo criollo con todos sus vicios y desigualdades, todo eso que han sufrido los peruanos y que también lo han sufrido los demás países de latinoamérica incluido colombia. Todo eso está esbozado en esta pieza musico-teatral con gran maestría y profesionalismo.

Imagen Festival de Teatro de Manizales

Los músicos ambulantes representan cada uno un animal como el burro, como el perro, como el gato y la gallina que son personajes cotidianos, no solamente del peruano sino del mundo latinoamericano, pues son los animales más apreciados en esta parte del mundo porque están siempre en nuestro compañía, sufriendo los momentos difíciles, que nos ha tocado vivir, pero que toca seguir afrontando y eso lo saben a los sectores populares en todos los procesos sociales económicos y culturales.

Hay que apreciarla, verla, impresionante es el vestuario que usa cada uno de esos animales, un vestuario completamente estudiado, cada prenda, cada movimiento tiene algo que ver con la zona del perú que representa. Así el perro representa el mundo andino con su carga de fardos y pesos que debe soportar y al mismo tiempo seguro representa también ese hombre que ha sufrido con inclemencia la explotación por parte de una clase dirigente. el perro también representa el trabajo infantil del chiquillos que andan en los buses cantando o en la calle haciendo piruetas para conseguir unas monedas para el sustento, la gallina está representando como la amazonía es amazonía, que está influenciada por lo africano y esa gallina es indudablemente una gallina negra, entonces una gallina que que danza, que tiene que ver con lo español y suena el taconeo de las danzas de sevilla en españa, también tiene que ver mucho con el mundo colorido de la zona sur de españa, con sus polleras con sus flamencos y sus “cante jondo”.

Una pieza teatral y musical de gran belleza, para deleitar el oído, para deleitar la visión y para recordar del barro que somos hechos, los nacidos en América Latina, tierra a la que muchas veces le falta la ley y la justicia.