4 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Jorge Eduardo Rojas no aspira

9 de octubre de 2018
9 de octubre de 2018

Política con pimienta

El exministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas Giraldo, no tiene aspiraciones políticas en el corto ni mediano plazo. Está dedicado al ejercicio de su profesión de ingeniero civil y se mueve como pez en el agua por todo el país. Su familia está radicada en Manizales y, por ahora, no piensa moverla. Eso sí, no falla semanalmente en la capital caldense. El lunes lo vimos caminando con su pequeño hijo por los parqueaderos de Sancancio.

Huérfano de jefe

Rojas, quien fue alcalde de Manizales, se quedó huérfano de jefe político después de que al excongresista Hernán Penagos se posesionó como magistrado del Consejo Nacional Electoral. Habrá que consultar a una experta en astrología dónde están sus afectos, si por el lado de Mauricio Lizcano, heredero de las “huestes” de Penagos, o del Centro Democrático. Más posible por el primero.

¿Luis Emilio Sierra en Bogotá?

Dicen que el “Mono” Luis Emilio Sierra se radicará en Bogotá. Su movimiento político, Salvación Nacional, está quedando en los meros “huesitos”. Un político sin curul es como un cura sin parroquia. Sus seguidores emigraron, en su mayoría a otros establos después de que Sierra decidió colgar sus “hábitos” congresales. Cuando el jefe pierde el poder, sus seguidores lo abandonan y buscan acomodo en otros sectores que les ofrecen oportunidades, sobre todo burocráticas. A lo mejor el “Mono” se levanta una embajada. Cuando Sierra se quemó para Senado en el gobierno de Álvaro Uribe, logró que lo nombraran embajador en República Dominicana. Lo último que se pierde es la esperanza.

Las penas para los funcionarios corruptos

La Comisión Primera del Senado aprobó en la noche del lunes cerca de 32 artículos del proyecto anticorrupción. El castigo a los funcionarios corruptos, es particularmente severo. Por ejemplo al enriquecimiento ilícito de servidor público se le aumentaría la pena de 9 años a 22. Sin excarcelación.  Esta pena debe poner a pensar a muchos funcionarios que llegan a la administración pública a saquear el tesoro de todos. Los recursos públicos son sagrados y nadie, absolutamente nadie, debe abusar de ellos. Así que cualquier empleado que piense robarle al tesoro público, debe pensarlo dos veces. Veintidós años en la cárcel es toda una eternidad.

Aranzazu y su Fiesta de la Cabuya

César Montoya Ocampo publica este jueves una bella página en LA PATRIA y EJE 21 sobre Aranzazu, a propósito de su tradicional Fiesta de la Cabuya que ya empezó. Como casi todo lo que él escribe, es un trazo literario enmarcado en un lirismo impactante. Recuerda episodios que marcaron una época pacata caracterizada por las limitaciones. Recuerda, por ejemplo, «los burdeles de «El Alto de los Ocampos», visitado por vampiresas que para poderlas pasar por  el área urbana,  eran encostaladas para evitar  voceríos  adversos a los deslices de la carne. Eso ocurrió a principios del siglo pasado» También evoca su zona de tolerancia que él conoció como a la palma de su propia mano: «Después fue Cachipay. Era una calle larga descendente, de balcones aéreos, atestados de voceríos femeninos, y en los salones de los nepentes ululaban músicas de despecho, alternadas con el estrépito de las cumbias frenéticas». Continuar citando sus apartes, sería privar al lector de degustarla. El jueves podrán leerla y sacarle todo el jugo.

Vía del futuro

“Las Partidas”, es un paraje en la vía entre Varsovia (3 kilómetros) y Filadelfia por donde hay un desvío carreteable que lleva al Kilómetro 41. Son 16 kilómetros a “Juntas”, en zona de influencia de Pacífico 3, que se recorren en menos de una hora por una carretera veredal en precarias condiciones. Las “fuerzas vivas” del norte le solicitaron al gobernador Guido Echeverri que le haga una buena inversión en su recuperación para que los municipios de la región tengan una salida digna a Buenaventura. Echeverri les dijo que sí. Recuperado este tramo, un vehículo pequeño haría el recorrido en menos de media hora entre “Partidas” y “Juntas” , facilitando el transporte de sus productos a los centros de consumo y al principal puerto sobre el Pacífico. Ahora que el norte está metido de lleno en el cuento del aguacate Hass (en México lo llaman el oro verde), esta vía se ha convertido en una obsesión. Si Caldas está pensando en grande y en el océano del presente y el futuro, tiene que sacar adelante este proyecto.