24 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

Antropoceno… ¿concepto cultural o geológico?

22 de octubre de 2018
Por Gonzalo Duque Escobar
Por Gonzalo Duque Escobar
22 de octubre de 2018

En 2000 el Nobel de química Paul J. Crutzen y el Profesor de la Universidad de Michigan Eugene F. Stoermer, propusieron el Antropoceno en la escala del tiempo geológico, como una época asociada a la presencia de los seres humanos en el planeta. No obstante, darle sentido al término supone tener evidencias estrato-cronográficas, como marcadores de un fenómeno de extensión global. Aunque la época propuesta partiría del comienzo de un impacto humano significativo en la geología y los ecosistemas de la Tierra, desde la filosofía y otras disciplinas asociadas a las ciencias del comportamiento -antropología, ciencias políticas y sociología-, el Antropoceno ofrece múltiples miradas dado su carácter dual geológico y cultural.

Así se trate de sustituir el Holoceno que es la época posglaciar que surge hace 11700 años como subperíodo del Cuaternario en la historia terrestre, o de insertar una subdivisión al Holoceno, para empezar veamos, entre otros impactos de la especie humana que servirían de punto de partida, el cambio climático antropogénico, ya como fenómeno que podría estar asociado al surgimiento de la Revolución Agrícola ocurrida entre 12000 a 15000 años atrás; como un fruto de la Revolución Industrial del Siglo XVIII, o como una consecuencia de la Gran Aceleración de 1945.

Uno, el advenimiento de la Revolución Agrícola en el Neolítico, porque tiene como antecedentes la invención de los calendarios y como consecuencia el surgimiento de los poblados. La agricultura y la ganadería empezaron en diferentes lugares del planeta de manera independiente y en distintas fechas; por ejemplo, a diferencia de egipcios y babilonios que cultivaron el trigo, posteriormente incas y mayas -quienes también desarrollaron sus calendarios basados en el Sol y en la Luna-, cultivaron el maíz. La dificultad de esta propuesta, es la falta de uniformidad temporal del proceso, que si bien explotó 8000 años aC en Mesopotamia y Egipto, tardó hasta el 6000-5000 aC en India y China, hasta el 4500 aC en Europa, y hasta el 3000- 2500 aC en África y América.

Dos, en cuanto a la Revolución Industrial relacionada con la era del vapor, por tratarse de la mayor transformación de la humanidad desde el Neolítico, fruto del cambio de una economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y el comercio, a otra economía de carácter urbana, industrializada y mecanizada, lo que conduce a un incremento espectacular de la población y del percápita a partir de 1800 como nunca en la historia. No obstante, algunos investigadores contra argumentan que las implicaciones ambientales, fueron graduales.

Y tres, respecto a la Gran Aceleración, se arguye el impacto del incremento en un tercio de la concentración del dióxido de carbono en la atmósfera por el uso de combustibles fósiles, con lo cual se ha debilitado la capa de ozono sobre la Antártida, aunque las fracciones más pequeñas son el resultado de la urbanización y deforestación. Al respecto, podemos señalar que pese a la presión ejercida por la humanidad en la naturaleza, haciendo que el planeta se caliente, el nivel medio del mar se eleve y los océanos se acidifiquen, los hechos globales aunque notorios, materialmente no constituyen evidencia estratigráfica.

La inexistencia de capas en secuencia como prueba material de que la humanidad ha logrado convertirse en una fuerza geológica de ámbito planetario, invita a mirar otras causas de cambios dramáticos, diferentes a la biodiversidad (extinción del Mamut), la bioquímica de los mares (acidificación) y la físico-química atmosférica (gases de invernadero), para soportar el Antropoceno en evidencias geológicas de origen antrópico: de ahí que se proponga la era atómica por las huellas radiactivas de restos nucleares o los “plastiglomerados” como depósitos de residuos de aluminio, hormigón y plástico, fruto de la actividad humana.

Si algo en común tienen algunos de estos fenómenos, sin capa rocosa como testimonio, es que varias de las consecuencias más sobresalientes se asocian a las emisiones de CO2, o a eventos de naturaleza funesta, donde sobresale el actual modelo energívoro y consumista que se expresa en una huella hídrica y ecológica que supera la biocapacidad del Planeta, razón por la cual, el fin de este Antropoceno podría marcarlo el cambio de nuestro modelo de desarrollo, si es que no no queremos la desaparición de la vida comprometiendo la especie humana, de persistir en una vocación suicida.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia http://godues.webs.com Imagen: Períodos geológicos según The British Geolodical Survey, y Luces urbanas en La Tierra por  investigadores de NASA GSFC y NOAA NGDC.

ENLACES U.N.:

Agua como bien público.

Amenaza para la Reserva de Río Blanco en Manizales

Arroyo Bruno, entre la muerte negra y la vida wayuu

Aspectos geofísicos de los Andes de Colombia.

Calentamiento global en Colombia.

Cerro Bravo, tras trescientos años de calma volcánica.

Degradación del hábitat y gestión ambiental.

Desarrollo urbano y huella ecológica.

El camino a las estrellas

El futuro de la ciudad.

El inestable clima y la crisis del agua.

El Paisaje Cultural Cafetero.

El misterioso lado oscuro del universo.

El modelo de ocupación urbano – territorial de Manizales.

El territorio del río Grande de la Magdalena.

Geociencias y Medio Ambiente.

Geotecnia para el trópico andino.

Guía astronómica.

Huella hídrica en Colombia.

Huracanes y Terremotos acechan.

Juno auscultaría en Júpiter origen del Sistema Solar.

Las cuentas del agua.

Los guetos urbanos o la ciudad amable.

Manual de geología para ingenieros.

Paisaje y región en la tierra del Café.

¿Para dónde va el Magdalena?

Perfil ambiental de Manizales y su territorio.

Por un territorio verde y funcionalmente integrado. 

Procesos de Control y Vigilancia Forestal en Colombia.

Riesgo sísmico: los terremotos.

Río Blanco, cuna de vida…

Sol, clima y calentamiento global.

Tiempo geológico.

Textos “verdes”.