20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Titulares de prensa

17 de septiembre de 2018
Por Coronel RA Héctor Álvarez Mendoza
Por Coronel RA Héctor Álvarez Mendoza
17 de septiembre de 2018

Coronel  RA  Héctor Álvarez Mendoza

Luego de un breve repaso a los titulares de algunos medios de comunicación, queda la impresión de que el mundo está llegando a unos niveles de absurda demencia colectiva, tal la dimensión de las incoherencias y despropósitos que dejan adivinar los encabezados de los noticiosos más autorizados y consultados de nuestro medio, que preocupan y desconciertan a todos los lectores. O si no, veamos algunos de la semana anterior.

La versión virtual de El Tiempo del 11 de septiembre, contiene este titular:

El vallecaucano que se cortó orejas y nariz para parecer una calavera

Se trata de un caso, más de competencia de la psiquiatría que de un tema periodístico. Es la historia trágica del joven Eric Yeiner Hincapié de Cartago, Valle, tatuador profesional de 22 años, quien a raíz de la pérdida de su madre, decidió familiarizarse a la muerte, así que decidió que lo mejor era parecerse físicamente a una calavera, por lo cual, mediante procedimientos quirúrgicos, se hizo cortar las orejas, mutilar la nariz y partir la lengua en dos para aparentar una lengua bífida, además de llenar su cuerpo de tatuajes, entre ellos, alrededor de los ojos y de la boca, provocándose graves e irremediables alteraciones en su aspecto físico y adoptando a continuación el ridículo alias de “Calaca Skull”. Habría que examinar el criterio ético que animó a los médicos a realizar las absurdas mutilaciones quirúrgicas solicitadas por el joven paciente, quien sin duda alguna merece una evaluación cuidadosa de su estado mental, para descubrir qué alteración lo motivó para justificar tamaña estupidez.

En EJE21 del 12 de septiembre, se encuentran algunos titulares que llaman la atención,

Once Caldas pide sancionar al uruguayo Lucero Alvarez por insultos racistas”. En este caso se trata de insultos del portero uruguayo del Rionegro Aguilas contra el joven jugador Johan Carbonero del Once Caldas, a quien seguramente comparó con un simio, como ha sido la costumbre de cuanto resentido futbolista europeo o del sur del continente, cuando de molestar y ofender a un contrario se trata, especialmente si es un “sudaca” en el caso de los europeos, o si es afro descendiente o con rasgos indígenas, propios de la tierra en cualquier otro caso. Extraño gesto, especialmente viniendo de un individuo cuyo nombre de pila es “Lucero”, motivo más que suficiente para vivir envenenado contra toda la humanidad, ya que en cualquier ambiente, probablemente él mismo haya sido víctima, desde su infancia, de matoneo. Pues al pobre Lucero le salió cara su ligereza, pues las noticias más recientes permiten saber detalles de la suspensión por varias fechas y la multa que le fue impuesta por su falta de creatividad en la escogencia del lenguaje apropiado de un arquero para molestar a los delanteros y goleadores del equipo contrario, alterarles el pulso y así hacerlos fallar en sus intentos al arco.

Gobierno venezolano dice que lacras colombianas se llevan la carne del país”. El vicepresidente del Área Económica  y ministro del Poder Popular para Industrias y Producción  Nacional de Venezuela, Tarek el Aissami, autor de tal declaración, cuyo ampuloso cargo tiene más letras que buenos resultados su gestión, probablemente se refiera a los excedentes de carne de conejo resultantes del masivo sacrificio de estos roedores que debe haber ocurrido a partir del “ingenioso” plan madurista, mencionado en varios de mis comentarios previos, ambicioso proyecto anunciado con bombos y platillos por el propio Maduro en septiembre de 2017, consistente en dotar a cada hogar venezolano de una pareja de conejos y así patrocinar la cría casera de este roedor como alternativa contra la guerra económica del imperio y de paso remediar la progresiva carencia de proteína de origen animal, tan necesaria como ausente en la dieta del ciudadano de esa nación, cuya industria ganadera, como todo lo que ha caído bajo la tutela del gobierno de la revolución del siglo XXI, se ha convertido en una actividad comercial cuyo único recurso exportable en abundancia es la fiebre aftosa y toda suerte de calamidades que afectan ese tipo de explotación.

Según reciente testimonio de Susana Rafalli, experta en alimentación de la ONG Caritas Venezuela, los niveles de desnutrición aguda en niños, pasaron del 3% en 2011 al 54% en abril y el 61% en agosto de 2018 en diez estados venezolanos en los que la organización de la Iglesia ha adelantado sus estudios. Sobre el desconocimiento cultural del consumo de carne de conejo, la experta Rafalli desmiente que cada conejo en edad de sacrificio rinda 2,5 kilos de carne como lo afirmó el optimista presidente Maduro. A lo sumo, cada animal adulto rinde 1.2 kilos. En ese orden de ideas, una familia promedio tendría que sacrificar 90 conejos al mes para poder cubrir sus necesidades de consumo de proteína de origen animal. Agrega la experta de Caritas Venezuela que el conejo es vector de leptospirosis, enfermedad bacteriana potencialmente mortal, actualmente en alza en el país y de escabiosis (sarna), que se ha vuelto endémica en Venezuela por la escasez de agua y jabón. Hasta la fecha, es un enigma saber en qué ha parado el famoso “plan conejo”, pues ningún funcionario del gobierno ha brindado un informe o comentario sobre el éxito o fracaso del promocionado proyecto, luego de un año de haber sido lanzado. 

FCF interpuso tutela para que no se revele información de reventa de boletas

Este infortunado titular se explica a gritos por si solo, así que cualquier comentario adicional resultaría obsceno.

El Tiempo del 13SEPT/2018:

Venezolanos salen con el bolsillo lleno de dólares”, Maduro. En una afirmación que más parece un chiste cruel, el mandatario asegura que cada emigrante venezolano cruza la frontera con US$5.000 en su poder, algo insólito en un país donde el salario  mínimo no supera los US$30.

O sea que, sería muy conveniente que Maduro, en vez de irse a la China a procurar nuevos préstamos por 5.000 millones de dólares que hipotecarán las reservas petroleras por los próximos cien años, solamente tendría que pedir a un millón de sus propios emigrantes, mediante una convincente y seductora alocución presidencial televisiva en cadena obligatoria, para que permanezcan en Venezuela, sigan disfrutando de la alegada abundancia que solamente Maduro, Cabello y su coro de aplaudidores son capaces de reconocer y de paso, dejen su porción individual de divisas en territorio patrio y problema resuelto, lo que adicionalmente garantizaría la conservación de la soberanía sobre los recursos petroleros del futuro. Porque al paso que van las cosas, probablemente Venezuela corra el riesgo de convertirse muy pronto en el país con las reservas petroleras ajenas, más grandes del mundo. Y si China y Rusia se convierten en los nuevos dueños de las reservas petroleras venezolanas, lo más probable es que muy pronto se acabe la gasolina regalada, se reduzca el paso de “pimpineros” fronterizos hacia Colombia, quienes, junto con los galones de combustible que logran pasar de contrabando, se cargan debajo del sobaco algunos kilos de la peligrosa carne venezolana, fenómeno de extracción que tiene tan preocupado al vicepresidente y super ministro El Aissami, y que además, ya lo advertimos, suele provenir de hatos ganaderos con deplorables condiciones sanitarias y a menudo contaminados de peligrosas epizootias.

El Tiempo del 15SEPT/2018:

Almagro no descarta una intervención militar en Venezuela”. El Secretario General de la OEA Luis Almagro, en compañía del Canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo y de José Manuel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch visitaron el viernes 14 los alrededores del puente internacional Simón Bolívar situado en la frontera entre Colombia y Venezuela y entre otras afirmaciones acusó a Maduro de “perpetrar crímenes de lesa humanidad”, cometer graves violaciones contra los derechos humanos al estar propiciando el éxodo masivo de su población, por lo que aseguró que entra las opciones para lograr restablecer el orden en Venezuela era necesario considerar todas las opciones, sin descartar la intervención militar. Hasta este momento, me resulta extraño no haber percibido las violentas reacciones a las que nos tienen acostumbrados Maduro y compañía, cuando se trata de cualquier pronunciamiento de condena a su patético régimen, especialmente cuando se habla de opciones militares. No demoran en empezar a surgir nuevamente las amenazas con los aviones Sukhoi, la destrucción de nuestros siete puentes sobre el río Magdalena y lo peor y más dañino, el envío a través de la frontera de sus excedentes ganaderos infectados con fiebre aftosa.