16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Declarada alerta verde hospitalaria en el centro de Caldas por caída de cenizas

21 de septiembre de 2018
21 de septiembre de 2018

Ante la emisión de ceniza volcánica, la Territorial de Salud de Caldas declaró la alerta verde hospitalaria para Manizales, Villamaría y Chinchiná. El propósito es garantizar la adecuada prestación de servicios de salud y responder de manera oportuna ante cualquier emergencia.El médico del CRUE, Juan Manuel Jiménez, indicó que las secretarías de salud, gerentes de instituciones prestadoras de servicios públicas y privadas deberán seguir las siguientes indicaciones, con el fin de salvaguardar la vida y seguridad de las acciones de salud en la comunidad:

•          Activar los canales de comunicación entre el Hospital y el Centro Regulador de Urgencias, al igual que con los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres (CMGRD).
•          Verificar y estimar las reservas de los elementos indispensables para la asistencia como: insumos médico-quirúrgicos, agua potable, combustible para la planta eléctrica.
•          Determinar cuáles serán las áreas que pueden ser utilizadas como áreas de expansión en caso de necesidades de atención inicial.
•          Actividades con los empleados para recordar partes importantes del plan.
•          Determinar grupos de apoyo interno dentro del hospital en caso de necesitarse.

Ante este suceso es importante tomar medidas que eviten afectaciones a la salud, por lo cual el subdirector de Salud Pública de la DTSC, Diego Luis Arango Nieto, entregó algunos consejos:

  • Las principales lesiones que puede ocasionar son en los ojos, en las vías respiratorias y en la piel.
  • Con respecto a los ojos es importante que no se los sobe, pues esta ceniza puede actuar como una despulidora de la conjuntiva ocular y producir ulceraciones.
  • Usar gafas y tapabocas para protegerse.
 La alerta implica que de manera indefinida todos los centros de salud de estos municipios deben estar preparados ante cualquier eventualidad, contar con los recursos humanos y físicos para dar atención inmediata a los sucesos producidos por caída de ceniza.