12 de noviembre de 2018

Los sofismas de la democracia.

16 de septiembre de 2018
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
16 de septiembre de 2018

POR: Eduardo Aristizábal Peláez

Confirma ésta semana la Fiscalía General de la Nación que un Juez de Control de Garantías de la ciudad de Neiva envió a la cárcel al Contralor Municipal José Hildebrán Perdomo y al empresario Rene Cantillo por presunta manipulación en la elección de la Personera y el Contralor Municipal de Neiva.

En las audiencias concentradas, el Juez de Control de Garantías dispuso otras medidas, de tipo domiciliario para: Heydi Lorena Castillo, Personera de Neiva, Oscar Urueña, Diputado de Huila, Luis Eduardo Penagos, Presidente del Concejo de Neiva, Carlos Sterling y Jesús Garzón R, Concejales de Neiva.

Asimismo, fue impuesta medida no privativa de la libertad con prohibición de salir de país, presentación al juzgado y caución de un salario mínimo legal vigente al contratista de la Universidad Surcolombiana, Luis Antonio Medina, al exconcejal, Jorge Eliecer Cante y los concejales de Neiva, Roberto Escobar Beltrán, Ovidio Serrato Serrato, Deiby Martínez Cortés, Dolcey Andrade Castillo, Marco Alirio Carrasquilla.

En las diligencias, el Fiscal de Conocimiento imputó cargos a los 15 procesados por algunos de los siguientes delitos: Cohecho por dar u ofrecer, cohecho propio, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos, obtención de documento público falso, destrucción, supresión y ocultamiento de documento público.

Es decir imputaciones y delitos por docenas. Ya no es un funcionario, ni un delito, son cadenas, altos volúmenes de delitos y vergonzosos actos de corrupción. ¡ Y qué pena,! Contralores y Personeros vinculados al proceso.

Lo más grave y preocupante es que si las autoridades siguen esculcando, encontrarán hechos similares en muchos municipios y departamentos del país. Infortunadamente el Estado es inferior, impotente ante ésta avalancha de hechos criminales.

¿ Ahora que tantos colombianos se encuentran tan emocionados por los resultados de una consulta inane sobre el tema de la corrupción, que se les ocurrirá para controlar realmente el acceso de tanto delincuente a los cargos públicos. ?

Con la manoseada bandera de la democracia, la política colombiana le abre el camino a cualquier aspirante a vincularse a la administración pública y no se preocupan por legislar para realizar un control efectivo no solamente desde el punto de vista profesional, sino también personal. Que no solamente sean personas idóneas para hacer parte de la administración del Estado, sino también que superen los más estrictos controles de antecedentes y comportamientos.

Las entidades del Estado son mal administradas y se convierten en fuente de financiación de delincuentes pues a éstos cargos fungen como administradores públicos, políticos con limitados conocimientos de la cosa pública, pero muy hábiles y a veces habilidosos para abusar de la ignorancia del pueblo, respaldados por adinerados empresarios, que con base en robustas campañas publicitarias, que en este caso sería propaganda, logran captar el voto de los electores. También reconocemos que hay excelentes excepciones.

Como no va a ser importante para una ciudad, un departamento, un país, contar con personas calificadas que al menos cuiden y sepan manejar el erario público. La política permite que cualquier persona sea gerente de un municipio, un departamento o el país. Hay más condiciones para acceder a otros cargos y eso está bien, como acreditar la calidad de profesional, pero para los cargos de elección popular se elige a cualquiera, o sino coja la lista del Concejo de su municipio, de la Asamblea del departamento, también la del Congreso y de los candidatos a las alcaldías y gobernaciones.

Si en la Rama Judicial y en algunos sectores de la Administración Pública se recurre a los concursos para la escogencia y ascenso en los cargos, porque no inventarnos un sistema de selección previa, seria y científica, pues ya vemos que los partidos o movimientos políticos avalan personas que no cumplen con los requisitos y no hay sanciones, no pasa nada, todos muertos de la risa.

Lo extraño es que los políticos serios e idóneos hacen mutis por el foro y nunca se pronuncian sobre estos hechos y por eso sobre ellos también recaen los ataques a todos los políticos, en una falsa generalización, que habitualmente hace el ciudadano del común.

Decantemos y mejores los sistemas de nombramiento y elección popular, sancionemos ejemplarmente, retirando de por vida de la administración pública a los condenados y eduquemos también a los electores.