19 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Manizales la cultura política SÍ está cambiando

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
28 de agosto de 2018
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
28 de agosto de 2018

 

 

Por Julián Andrés García Cortés

 

 

 

 

Estamos despertando. Nunca nadie en la historia había obtenido una votación tan alta, tan importante, sin recursos públicos y con pocos recursos económicos como se hizo en la consulta anticorrupción. Sorprende que el no, en ninguna pregunta de la consulta obtuviera el 1%, toda una bofetada a los corruptos y a aquellos que no creían en esta consulta.

Desde ningún punto de vista este resultado puede ser una derrota, estuvimos a menos de quinientos mil votos de obtener el umbral de 12.140.342 votos, solo nos hizo falta el 1.30% para demostrarle a Álvaro Uribe Vélez, a los escépticos y a los amigos de la corrupción, que parte de este territorio quiere una transformación política, administrativa y social.

Haber logrado que en parques, tiendas, colegios y universidades la gente hablara de la corrupción y sus efectos, se indignaran con los altos sueldos de los congresistas, sus formas de entregar contratos a dedo y ver cómo muchos de ellos salen millonarios tras dejar su cargo, es el mayor logro que nos deja esta consulta; y la terea no para, de ahora en adelante este seguirá siendo el tema más importante en la política nacional, hasta que logremos erradicarla de nuestra vida cotidiana y de lo público.

Conseguir eliminar muchos mitos que querían desviar la discusión de fondo sobre esta consulta, dieron resultados; hay que señalar que la democracia tiene un costo, pero que es mucho menor si se compara con el precio de la corrupción. Aquellos que decían que era una consulta de mucho valor económico, se les puede argumentar que tan solo con dos días y medio que no se pierda en corrupción se puede recuperar el valor de la consulta. Y es que en Colombia se pierden $1’585.489 por segundo, $95’129.375 por minuto, $5.707’762.557 por hora y $136.986’301.369 por día. Y aunque esto no se pudo lograr con la consulta, queda un mandato tácito para el congreso y el nuevo gobierno sobre lo que la mayoría está pensado acerca de la corrupción.

El resultado de esta elección puede ser una señal de la transformación del relacionamiento entre los partidos políticos, los candidatos y el electorado. Un mensaje que les anuncia que los votantes no necesitan transporte, comida o una contraprestación económica para salir a votar. Este puede ser un gran paso que indica que las formas de hacer política en muchas regiones del país están cambiando.

El caso de Manizales y Caldas es extraordinario. En este departamento seis municipios (Aranzazú, Chinchiná, Manizales, Marquetalia, Pensilvania y Villamaría), pasaron el umbral, como casos importantes se destaca Pensilvania, el cual pese a ser de tradición uribista, sus habitantes le dijeron siete veces sí a la consulta anticorrupción; el otro caso impactante es Villamaría donde el 44.42% de la población avaló esta consulta, sin embargo, en la gran mayoría de municipios hubo una importante votación que respaldaba la lucha contra la corrupción.

El caso de Manizales es muy notorio, es la cuarta ciudad capital con mayor votación en toda Colombia, superada solo por Bogotá, Pasto y Tunja. Los 146.000 votantes ratificaron lo obtenido el pasado 27 de mayo, donde un candidato presidencial sin maquinaria y con pocos recursos económicos fue capaz de ganarle al uribismo en una zona donde ellos historicamente habían dominado el electorado.

Sumando las votaciones obtenidas en primera vuelta por: Sergio Fajardo, Gustavo Petro, Humberto de La Calle, votos en blanco, nulos y no marcados, da un resultado aproximado de 135.000 votos, 11 mil menos que los obtenidos el pasado domingo, una validación que muestra que la cultura política en Manizales está cambiando y que en el 2019 los políticos de los partidos tradicionales no continuarán detentando el poder. Para eso nos estamos organizando y vamos a participar en todos los escenarios electorales posibles el año entrante y además vamos a ganar.

@julianelpolit