16 de noviembre de 2018

El sentido democrático de la consulta

21 de agosto de 2018
Por Luis Fernando Loaiza
Por Luis Fernando Loaiza
21 de agosto de 2018

 

 

Luis Fernando Loaiza

 

 

 

 

La consulta popular anticorrupción convocada para el próximo 26 de agosto tiene la connotación histórica para la democracia de nuestro país, de haber sido tramitada por iniciativa ciudadana, por fuera de cualquier componenda entre partidos políticos y mucho menos tramitada por presidente alguno con afanes plebiscitarios o populistas.

Frente a ésta convocatoria ciudadana y en desarrollo pleno de su ejercicio mediante el voto, nos encontramos haciendo uso de la soberanía popular y participando directamente en resolver la aberración moral que padece Colombia, como lo es la corrupción. De ahí que los treinta y seis millones de ciudadanos hábiles para votar no podemos ser indiferentes a este proceso, porque en el caso de serlo estaríamos aceptando implícitamente que nuestra sociedad merece tener más inequidad social, más impunidad, más violencia y una democracia de papel.

Éste ejercicio de soberanía popular se justifica para Colombia por los siguientes motivos:
1- Cuestiona qué tan íntegros somos como personas y como ciudadanos en los asuntos
públicos del país
2- Plantea de una vez cómo empezar corregir el flagelo de la corrupción en Colombia
3- Transmite el mensaje a los Colombianos que se deben alejar de la cotidianidad las practicas
que transgreden las diferentes normas
4- Deja claro que al pagar impuestos, nos da el derecho a decidir qué hacemos con ellos y
cómo los controlamos
5- Le hace saber a los políticos, servidores públicos y particulares que si no actúan con
transparencia, honradez y respeto por lo público, tendrán sanciones como la extinción de
dominio y la prohibición de contratar con el Estado
6- Exige de los congresistas la rendición de cuentas en cuanto su asistencia, participación en debates, votaciones en proyectos de acto legislativos y de ley, y las demás actuaciones
propias de la representación
7- Demuestra que los presupuestos públicos con participación democratizan más la inversión pública
8- Induce a que los dineros públicos que no serán objeto de malversación, corrupción o de la reducción del salario de los congresistas contribuyan a incrementar la inversión pública

En definitiva esta consulta nos pondrá ante el reto de lo que somos como sociedad, porque aquí no elegiremos ni presidente, ni congresistas, ni gobernadores, ni diputados, ni alcaldes, ni concejales, ni ediles, aquí decidirá el pueblo colombiano en que capacidad esta como sociedad para corregir uno de sus males, como lo es la corrupción.