20 de octubre de 2018

Eh Ave María, déjenlo llegar siquiera!

13 de agosto de 2018
Por Norman De Sola Marín
Por Norman De Sola Marín
13 de agosto de 2018

Norman De Sola Marin 

No ha soltado la maleta en la Casa de Nariño, y ya lo están fregando! 

No se había posesionado el Presidente Iván Duque, cuando estallaron protestas, marchas y plantones. Parece que muchos aupados por odios partidistas y resentimientos clasistas, no leyeron los puntos de su programa en campaña, en resumen: unir a los colombianos en torno a un propósito común; paz, prosperidad, inclusión.

No llevaba una semana en ese potro salvaje el Presidente Duque, cuando inexplicablemente florecen manifestaciones que caldean innecesaria e injustificadamente la tranquilidad ciudadana. Esta bien que los asociados ejerzan su derecho a la protesta pacifica, que manifiesten su inconformidad con las políticas y actuaciones de los gobernantes; es un precioso Derecho Constitucional, típico de todas las democracias. Pero esperen que el recién inaugurado mandatario haga algo indebido, o no cumpla con lo que la Constitución y la Ley le exigen. Protestan en el vacío, y eso únicamente crispa un ambiente social ya molesto con un astronómico IVA  General del 19%, las 11 Reformas Económicas que Santos asesto al pueblo en sus dos cuatrienios, después de jurar, ” grabar en piedra y en mármol,“ que no aumentaría los  impuestos.

Ese vulgar IVA del 19%, deteriora el consumo de bienes y servicios, menoscaba la calidad de vida de los colombianos, y al disminuir la demanda agregada, afecta el comercio, la industria, y consecuencialmente la creación de empleo. Es mas, por ser el gravamen más regresivo, afecta principalmente a las familias de bajos ingresos, esas que medio-sobreviven comprando el “diario” para sus necesidades. Aunque las comparaciones son odiosas, va una: el IVA promedio en EE.UU. es del 8.5%, porque allá tienen consciencia que esa plata que se le saca del bolsillo al contribuyente para financiar el Estado glotón e inepto, es dinero que se le resta al bienestar de la gente y torpedea la creación de empleo. Simple.

En cuanto a la corrupción administrativa, está rampante, desbocada, y según los cálculos modestos mas recientes despoja en exceso de $50 Billones al Presupuesto Nacional!

Ahora, el Gobierno Santos incumplió frontalmente lo pactado en La Habana con las FARC en cuanto a la estructuración de Cooperativas de Proyectos Productivos para los excombatientes. A lo largo de dos años desde la firma del “ Acuerdo” con la guerrilla, periódicamente la tropa  se quejaba desde sus zonas de concentración que estaban abandonados a su suerte en el monte.

Hace unos 10 días la ONU requirió al Gobierno Santos para que cumpliera lo pactado, pues de 80 Proyectos Productivos planteados, solo 7 se habían estructurado, y 3 financiado. Muy pobre resultado después de 2 años de suscrito el acuerdo. La respuesta del Gobierno Santos al reclamo de la ONU; que esos proyectos no se organizaban de “la noche a la mañana!”

Razón tenían los exguerrilleros en quejarse. Los resultados de ese olímpico incumplimiento: las “Disidencias” y la anunciada “Refundación,” de las FARC. Ahora, el ELN siempre ha sido muy desconfiado de la palabra del Gobierno Central, y el incumplimiento con las FARC, los ha endurecido aun mas, o sea, que el gobierno Santos lanzo un arpón con cabezote explosivo dirigido a las conversaciones con ese grupo subversivo. Otro regalito al mandatario entrante.

Como si fuera poco, el nuevo mandatario tendrá que acabar con el Mar Sargasso de Erythroxylum Coca que Santos le dejo como un legado maldito. Cuando el expresidente  Alvaro Uribe entrego el poder en el 2010, solamente había unas 42 mil hectáreas sembradas en coca, pero al suspender las fumigaciones áreas mientras se pactaba la entrega del Estado en La Habana, los cultivos se dispararon y hoy suman mas de 220 mil hectáreas del  narcoarbusto. El veneno que produce es el motor de todas las violencias. Mientras Santos acariciaba su Premio Nobel,  y enmermelaba al Congreso como maniobra para desconocer el Plebiscito,  crecían las disidencias, las bacrim, llegaron carteles mejicanos, se reagruparon las FARC, y el ELN tomo un nuevo aire.

Como si lo anterior fuera poco (muy resumido por cierto), Santos le deja a la nueva Administración el chicharrón de haber reconocido a Palestina como Estado Nacional. La mayoría de países del globo considera que Palestina reúne todos los requisitos para ser reconocido como Estado.  Pero lo califico de “chicharrón,” porque riñe con la posición de nuestro principal aliado político y socio comercial, EE.UU. Además, por mera elegancia y cortesía tal decisión se debió dejar al Gobierno Duque, que ahora enfrenta airados reclamos de Israel, y de EE.UU. Falto mucha delicadeza, y comprensión de “Real Politik,” al gobierno saliente en el manejo de esta decisión. Deja un tufillo rancio en el ambiente.

Aunque me haya alargado para decirlo, lo sensato es otorgarle al Presidente Iván Duque los tradicionales 100 días de Luna de Miel con el país, para ver como y a donde se dirige, antes de montar tanta bronca en el vacío!

Pues lo que la administración anterior le entrego al Presidente Iván Duque, es un monumental desorden en todos los frentes. Recordemos que Juan Manuel Santos, recibió del expresidente Uribe un país prospero y en Paz, con una tasa de crecimiento del 4.5% anual. Si estamos muy de buenas, la economía colombiana crecerá un 1.8%, o un tris mas este año.

Comparemos notas en 100 días, digamos para mediados de noviembre del  año en curso, y entonces con cifras verídicas y hechos concretos, después de un sesudo, informado y objetivo análisis, si es del caso, chillemos!