13 de diciembre de 2018

Carga explosiva del Centro Democrático contra Santos

8 de agosto de 2018
8 de agosto de 2018
Crédito: Presidencia de la República de Colombia

El Centro Democrático, Partido que llevó a la Presidencia al joven Iván Duque Márquez, arrancó el siete de agosto  con una carga explosiva contra el Presidente Juan Manuel Santos y su gobierno. En el diario El Tiempo de Bogotá pagó una costosísima página con un memorial de agravios en el que considera que su gobierno que terminó con un cuarenta y siete puntos de aceptación en las encuestas, por encima del porcentaje obtenido al final de sus respectivos gobiernos por dos de los ex presidentes presentes en el acto de posesión de Duque, Pastrana y Samper, es merecedor al exorcismo del Padre Chucho. Y por la tarde, el huilense y periodista (?) Ernesto Macías, como Presidente del Congreso, en su discurso, después de tomarle el juramento a Duque, repitió, ampliado y redondeado el manifiesto de por la mañana, ante la socarrona sonrisa de la asamblea uribista que en público y en privado aplaudió a rabiar sus palabras. El Presidente Duque, por el contrario, en unas cortas alusiones en su discurso a las fallas del gobierno de su antecesor Juan Manuel Santos invitó a la unión de los colombianos a mirar el porvenir sin odios, “sin revanchas ni mezquindades”, según sus propias palabras. En cincuenta y siete minutos expuso su programa con una lectura ágil de telepronter, en el que se vio sereno y con buena dicción, sin titubear y con una pareja entonación. Esta podría ser una apretada síntesis de lo que vimos por TV, ya que a Eje 21 no lo invitaron a estar presente en la original puesta en escena de la posesión del Presidente, oriundo de Bogotá pero de familias antioqueñas y tolimenses.

Más trabajo tiene el Padre Chucho con  Ernesto Macías y Gustavo Petro

Crédito: Getty Images

La puesta en escena merece una excelente calificación. El desfile del Presidente con su familia, su señora María Juliana Ruiz y sus hijos Luciana, Matías y Eloisa, en medio de gaitas escocesas interpretadas por un conjunto de la marina colombiana y pisando una larga alfombra azul, desde el llamado Palacio de Nariño hasta el Capitolio Nacional, fue un buen abrebocas para lo que se vería en la Plaza de Bolívar. El escenario de color azul como la alfombra, permitió apreciar conjuntos musicales, a los invitados extranjeros, a la Vicepresidenta, a la familia presidencial y a los ex presidentes Pastrana, Samper y Gaviria. Las cámaras no los enfocaron, pero hubiera sido muy atractivo mirar sus rostros en los corteses diálogos que tuvieron y muy en especial, la cara que pusieron con el discurso de Macías. El Partido Conservador de Pastrana recibió mermelada de Juan Manuel Santos  hasta empalagarse, como se lo reclamó el mismo Pastrana con Marta Lucía Ramírez  con sadismo, así hoy hubieran terminado en el duquismo más abyecto, y Gaviria y Samper con su Partido Liberal “mamaron” durante ocho años, solidariamente, de las ubres generosas de Santos. No sabemos si aplaudieron a Macías, pero no sería extraño, porque “así es la política”, según el estadista pereirano. La lluvia y los vientos de agosto trataron de deslucir el acto pero los asistentes, con contadas excepciones, permanecieron aguantando el chaparrón. Varias banderas cayeron al suelo y los agoreros como Petro, quien estuvo presente en la Plaza de Bolívar y luego se fue a perorar al Parque de La Hoja ante sus seguidores, vieron tal hecho como de mala suerte para el gobierno que comienza. Más trabajo tiene el Padre Chucho con  Ernesto Macías y Gustavo Petro, quienes parecen poseídos por el odio y el resentimiento. Un estricto exorcismo no les caería mal.

A Macías se lo van a comer vivo

Crédito: Facebook @GustavoPetroUrrego

Gustavo Petro, nuestra paisana Angela María Robledo y los sectores de izquierda no contaron con una respuesta multitudinaria a su convocatoria que tenía como bandera la defensa de la vida y el lema de  que la paz no nos cueste la vida, que debería efectuarse paralela a los actos de la Plaza de Bolívar de Bogotá. No vamos a decir que no les fue gente si no que Bogotá siempre le ha respondido a Petro y en esta ocasión no lo fue tanto. Petro y sus parlamentarios estuvieron en la posesión de Santos, igual que algunos parlamentarios de las Farc, que salieron a las volandas a cumplir con los de la Hoja. Y su discursos estuvieron enfocados más contra Macías que contra Duque. Lo que vaticina que hoy miércoles, la sesión del Senado va a estar fogosa y divertida. A Macías se lo van a comer vivo. Las sesiones del Congreso y de la Comisión Primera no nos las vamos a perder. Estos son los espectáculos que nos ofrece la democracia, nuestra democracia que da señales de madurez, como ayer, que no hubo un solo acto violento ni en Bogotá ni en el resto del país. Recordamos aciagos años de atentados y balaceras con el cambio de régimen. Transcurrió en paz el de ayer. Aplausos.

Uribe le dió el beneplácito al discurso de Macías

Alvaro Uribe Vélez anduvo con doña Lina, a quien hacía años no veíamos. Y con algunos de sus parientes. Y recibió con “humildad republicana” los vítores y las demostraciones de afecto de la ceremonia uribista. El discreto elogio del Presidente Duque, agradecido, y el ditirambo del Presidente del Congreso Ernesto Macías. Estuvimos pendiente del protagonismo de los caldenses en el acto de posesión y no nos pescamos a ninguno. Salvo al Senador Carlos Felipe Mejía, que madrugó a sentarse al lado del Senador Uribe, quien en varias ocasiones tuvo que halarlo del saco para calmarle sus ímpetus vocingleros. Pero Uribe se las trae. Noticias Uno logró meter un teléfono infiltrado a la celebración uribista en el segundo piso del Congreso y allí captó las palabras con que Uribe le dió el beneplácito al discurso de Macías, quien también fue vitoreado en privado. Muy entusiastas con Macías, en especial, quien lo creyera, las mujeres. Paloma y las demás damas uribistas adoran a su jefe. Uribe también estuvo en el besamanos de Palacio, donde tampoco vimos a ningún caldense y se mostró muy amigable y querido con su protegido victorioso Iván Duque Márquez. ” Que Dios y la Virgen lo protejan y lo guíen mijito” fueron las palabras que le dijo en Palacio. Y bien que necesita esa protección divina, señor Presidente Duque Márquez, agregamos nosotros.