Fontur 2018
Agustín Magaldi, la voz sentimental de Buenos Aires

 

Jaime Rico Salazar

“La voz sentimental de Buenos Aires” fue el título que le acomodaron al desaparecer  físicamente Carlos Gardel  del escenario artístico argentino… y así lo continuamos recordando cuando ya han pasado 80 años de su fallecimiento…  Y aun cuando en Argentina el recuerdo de su voz, de sus canciones y de su figura se fueron desdibujando con el pasar de los años, en Colombia continuó siendo una figura de primera fila en la evocación de la canción argentina y del tango…

Magaldi siempre sostuvo que la fecha de su nacimiento había sido el 15 de agosto de 1900, y declaraba haber nacido en Rosario. Datos que concuerdan con la ficha que tiene el Registro Nacional de las Personas. Y así se habría mantenido la vigencia de esta fecha sino se hubiera encontrado en los años sesenta la partida de bautismo del cantor, en el libro de Bautismos de la parroquia de Santa Rosa del Rosario, acta 342 del 27 de febrero de 1899 que hace constar que: “El presbítero José Colángelo, puso óleo y crisma a Agustín, que nació el día 1º de diciembre de 1898 hijo legítimo de Don Carlos Magaldi, natural de Italia de 25 años…” Y no nació en Rosario, nació en Casilda.

Contaba Magaldi que su primera actuación la hizo en 1919 cantando en una compañía teatral el “Brindis” de Pagliacci que le había escuchado a Caruso. Y a instancias de algunos amigos decidió incursionar en la canción popular formando un dueto con Juan Carlos Espinosa. Siendo el ambiente artístico muy reducido en Rosario decidieron buscar otros horizontes en la capital… en  Buenos Aires. Cuando se les agotaron los pocos pesos que llevaban para pagar una pieza no tuvieron otra alternativa que dormir en la calle. El guitarrista Enrique Maciel les colaboró en aquella situación y los presentó en la casa grabadora Victor, pero después de hacer la primera prueba de grabación no los aceptaron. En tales circunstancias  resolvieron regresar a Rosario.

Volvió a Buenos Aires en 1924 y tuvo la suerte de encontrarse con Rosita Quiroga que ya estaba vinculada a la Victor desde 1922 y formaron el dúo Quiroga-Magaldi acompañados por un guitarrista. En el mes de noviembre de 1924 grabaron la cueca “Chilena ingrata”, en una segunda sesión el 9 de diciembre,  grabaron la zamba “La jachalera” y el gato “El amor de los amores”. Realizaron algunas giras por el interior del país y además se presentaron en varias estaciones de radio.

El dúo Magaldi-Noda…

A principios de 1925 se dio el encuentro de Pedro Noda con Agustín Magaldi a instancias del guitarrista Enrique Maciel que consideraba que la segunda voz de Noda era la ideal para la voz de Magaldi. Y fue tanta la empatía musical que encontraron que el 5 de mayo (1925) llevaron sus voces por primera vez al disco, grabando la zamba “No me despiertes nunca”  y  la chacayalera  “¿ Cuando ?”.  Actuaron en teatros por primera vez en el cine Minerva y continuaron haciendo presentaciones en importantes programas radiofónicos. Seis canciones más grabaron en 1925. Y continuaron grabando en la Victor, un tema de Agustín como solista y en el reverso del disco otro de Magaldi y Noda. Hasta el 20 de octubre de 1928 cuando realizaron las dos últimas grabaciones para la Victor, el tango “Pasó la mina” (como solista) y la tonada “Dejá nomás”. Agustín alcanzó a grabar con Pedro Noda en esta etapa de su vida 45 temas y 50 como solista.

Cambian de sello disquero en 1929…

El 1º de enero de 1929 comenzó a funcionar en Argentina la Brunswick, empresa disquera nor-teamericana (que también fabricaba billares) contando en su elenco a artistas como Azucena Maizani, Pedro Maffia, la orquesta de Donato-Zerrillo y también fue contratado el dúo Magaldi-Noda. Iniciaron las grabaciones con el tango “Yo me quiero divertir”  con Magaldi como solista y con Noda grabó la zamba “El farol de los gauchos”.  Durante cuatro años, hasta 1932 estuvieron vinculados a este sello, dejando grabadas 77 canciones como dueto y otras tantas grabó Magaldi como solista.  Sin lugar a dudas los grandes éxitos de este repertorio fueron los tangos “El penado 14” (letra de Carlos Pesce con música de Magaldi) que grabó en dos oportunidades y “Aquaforte” de Carlos Marambio Catán, que curiosamente había compuesto en Italia.

Fueron estos años de una gran actividad artística en teatros haciendo espectáculos relacionados con la historia del tango, actuando en Radio Nacional, en Radio Splendid y grabando regularmente para la Brunswick. El nombre de Magaldi como solista y como compañero de Pedro Noda alcanzaba la máxima cotización. Desafortunadamente por mala organización administrativa, porque los discos se vendían muy bien, la empresa disquera tuvo que cerrar los negocios en Argentina en el año 1932 y en Norteamérica la recesión económica que se vivió entonces acabó por clausurar definitivamente la actividad de la Brunswick.

De nuevo en la R.C.A. Victor…

Al clausurar la Brunswick su empresa, Agustín volvió a reincorporarse a la R. C. A. Victor y el 2 de septiembre de 1932, grabó  la ranchera “Afilador” y con Pedro Noda el vals “Mis delirios”. Ambos temas tuvieron mucho éxito. En 1935 iniciaron una serie de presentaciones en Radio París, alternando el trabajo en radio con recitales en cines. Magaldi como solista y con Noda en el dueto se cotizaban como el mejor, teniendo en cuenta que un año atrás se había terminado el dueto de Alberto Gómez con Pedro Vila. Pero era evidente  el protagonismo que ejercía Magaldi como solista.   Es además el año en que muere Gardel en Medellín y Magaldi con Noda  le musicalizaron ese mismo día los versos que Luis Acosta García le había dedicado  al payador Generoso D’Amato “¿Por qué te fuiste hermano? ”.

La ruptura del dueto…

Ya tenían 10 años de estar cantando juntos en 1935. Aparentemente la armonía entre ellos no era del todo completa. Agustín sentía que ya sobraba el dueto y que debía continuar como solista, porque por una discusión sin mayor importancia, decidió separarse de Pedro Noda.

Un domingo en que se presentaba el dueto  en Radio París,  llegó Magaldi del hipódromo sin un solo peso y  le pidió dinero prestado a Noda. Como éste le reprochó su compulsión por el juego, además de que no quiso prestarle el dinero, Agustín tomó la decisión de separarse y le puso a Noda el plazo de un mes para finalizar sus actuaciones como dueto. Y estuvieron grabando hasta  el 31 de octubre de 1935. Su última grabación con Noda fue la canción “Soñando”. El último compromiso que realizaron juntos lo hicieron en el cine Astro de La Plata el 31 de diciembre de 1935. Se abrazaron cuando el reloj dio las doce de la noche y salieron al escenario a hacer su última actuación.

Curiosamente en esta última etapa del dueto fue cuando tuvieron mayor éxito con las grabaciones que hoy los mantiene vigentes en el recuerdo: “Mañana es domingo”, “Dios te salve mi hijo”, “Consejo de oro”, “Ilusión azul”,  y cuatro temas colombianos con letra de Tartarín Moreira y música de Carlos Vieco que originalmente fueron compuestos para Carlos Gardel, los tangos: “En la calle”, “Son de campanas”, y los bambucos “Embriaguez de llanto” y “Montañerita mía”. Por cierto que a Tartarín Moreira no le gustó nunca la versión que hicieron, porque sabían más a zamba que a bambuco, aspecto por demás lógico en cantantes que nunca en la vida habían interpretado canciones colombianas.

Pedro Noda intentó presentarse como solista sin que tuviera ningún éxito. Definitivamente su segunda voz lo hacía inconfundible y aun cuando se unió al cantante Carlos Dante, entonces vocalista de la orquesta de Caló, el dueto no tuvo mayores repercusiones y tuvo muy corta vida. Magaldi hizo su debut como solista en Radio Splendid el 17 de marzo de 1936 y el primer tema que cantó fue la canción rusa “Nieve”. Canción que había tenido un impacto tremendo. El locutor Mario Oscar Catalano lo presentó entonces como “la voz sentimental de Buenos Aires” y así se quedó para la posteridad.

Ente 1936 y 1938, Magaldi alcanzó el mayor índice de popularidad en Argentina.  En 1938  continuó sus presentaciones en Radio Belgrano, grabó 6 canciones (las últimas) y en el mes de febrero se fue de vacaciones. Reapareció en Radio Belgrano en el mes de marzo y se estuvo presentado con regularidad. Volvió a surgir la posibilidad de hacer cine y le adelantaron $120.000,oo, pero nunca se cristalizó el proyecto. En el mes de agosto, el día 17 cantó en Radio Belgrano, en Radio Mitre y en la noche se presentó en Radio Porteña. Al terminar la audición se sintió muy indispuesto y se retiró a descansar. Como persistiera su situación le llevaron un médico que le diagnosticó una pancreatitis y una intervención quirúrgica inmediata. Tuvo un post-operatorio sin problemas y se estaba recuperando satisfactoriamente. El 7 de septiembre estuvo sentado en su cama escuchando radio, le tarareó algunos tangos a las enfermeras y durmió plácidamente, pero en la madrugada del día 8 se agravó… a las siete de la mañana  despertó… llamó a su madre… y se le escapó la vida…¡Qué tristeza! Desaparecía así “la voz sentimental de Buenos Aires.

Fotografía y datos biográficos del libro “Cien años en la historia de las canciones en Colombia” de Jaime Rico Salazar.