Fontur 2018
 ¡Salvemos las abejas!

Comunidad y Desarrollo

uriel ortiz

Ante el deficiente manejo del medio ambiente y la no preservación de los recursos naturales, sumado al uso indebido e inadecuado de los agroquímicos, nuestra madre naturaleza empieza a pasarnos cuenta de cobro.

Como consecuencia de lo anterior, la industria apícola, está que desaparece y con ella uno de los insumos básicos y medicinales, utilizado como materia prima para la elaboración de productos: alimenticios, farmacéuticos y de tocador, como es la miel de abejas.

Ante las voces de alarma que se están presentando a nivel mundial, debe emprenderse campaña eficiente para salvar la industria apícola, que además de importante fuente de desarrollo agroindustrial y comercial, genera millones de empleos directos e indirectos en nuestro País y en el Mundo.

Desde esta columna hacemos un llamado al gobierno, para que inicie cuanto antes acciones orientadas, a la preservación y orientación de la industria Apícola, no dejando acabar los panales, de donde se extrae la miel y otras delicias de vital importancia en la vida del ser humano y la industria: farmacéutica, de belleza y alimentaria.

Los panales de abejas se cultivan en mayor o menor grado en las fincas cafeteras u otros cultivos, proporcionando a los pequeños y medianos agricultores ingresos extraordinarios, para paliar sus más urgentes necesidades, puesto que se adaptan a diferentes climas por ser de fácil expansión.

Contemplar un panal de abejas y ver cómo trabajan, es algo asombroso: toda comunidad o panal, está integrado por: la reina, las obreras, los machos y los zánganos; todos con una función específica que deben cumplir dentro de unos parámetros para la evolución de producción de miel.

Son varios los poetas, escritores y pintores, que han dedicado a las abejas hermosas páginas y bellas acuarelas, impresionados por la labor que cumplen dentro de la organización conformada en un panal:

 

La Abeja

 

Miniatura del bosque soberano

Consentida del vergel y del viento

Los campos cruza en busca de sustento

Sin perder jamás el colmenar lejano

 

De aquí a la cumbre y de la cumbre al llano

Siempre en ágil y constante movimiento

Va y torna como lo hace el pensamiento

En la colmena del cerebro humano

 

Lo que recoge del néctar de las flores

Lo lleva a su celda reducida

Y continúa sin descanso sus labores

 

Sin ignorar ¡ay! que en su vaivén ignoto

Lleva la miel para la amarga vida

Y el blanco cirio  para el pobre muerto  

Autor: Enrique Alvarez Henao

 

[email protected]