Fontur 2018
Más espacio público para una ciudad sostenible e incluyente

Por Gonzalo Duque-Escobar

Resumen: A un año de expedido del POT en Manizales, veamos algunas consideraciones sobre el espacio público, un tema fundamental urgido de una política pública consensuada y visionaria, y de herramientas de financiamiento para su expansión en beneficio de los sectores populares. Estos elementos reclamando más espacio público bien concebido y distribuido, demandan el interés de la administración y de la sociedad civil por profundizar en la materia, dada la creciente necesidad de dichos escenarios, vitales para el desarrollo de la ciudad y el bienestar de todos, si deseamos  hacer de ésta una ciudad sostenible e incluyente.

Si se omiten las áreas de interés ambientales, el espacio público es la fracción del territorio de la ciudad y el complemento de la infraestructura social, en la que nos encontramos, así sea una plaza, parque o biblioteca pública. Dichos escenarios que son la esencia de la ciudad, bien concebidos para que se apropien con usos que valoricen lo colectivo y propicien la cooperación cívica, son fundamentales para la calidad del hábitat urbano al contribuir a la construcción de la identidad y la seguridad ciudadana, máxime cuando se trata de comunidades social y espacialmente segregadas y fragmentadas como la nuestra, ávida de un espacio público suficiente y mejor distribuido, pensado para la convivencia y el desarrollo del tejido humano y capital social.

A raíz de las problemáticas de la ciudad en la materia, en el marco del control social al POT-2017, en el que se señala como meta un indicador de 15 metros cuadrados por habitante, contra un percápita de sólo 6,8 que posee esta ciudad – la mitad de ellos en parques-, y dado que el gasto público prioriza la infraestructura para un modelo urbano pensado para el carro y la jungla de concreto, se hace necesaria una política pública que le apueste a una ciudad verde y más humana, cofinanciada desde la plusvalía urbana y coordinada con otras en temáticas asociadas -como movilidad, cultura y medio ambiente- con el propósito de orientar la formulación de un plan maestro de espacio público sostenible.

Pero, si el territorio es una construcción social e histórica, además de unas características y dinámicas en sus dimensiones físico territorial, política, social, económica y cultural que le dan identidad, también expresa además de los conflictos socioambientales, el diálogo entre la administración pública como su propietaria jurídica que lo regula, y la ciudadanía que mediante la apropiación del territorio, de conformidad con unas normas acordes a los lenguajes y formas de relación de las colectividades humanas, no solo le da vida a la ciudad sino que construye un medio urbano o un hábitat, producto de procesos políticos, sociales y culturales específicos.

Pero la ciudad ha evolucionado, y con ella el espacio público: en la antigua Grecia, el ágora llegó a ser el centro económico, comercial y religioso, de la polis, y la ciudad amurallada, se desarrollaba en el entorno de dos calles principales ortogonales y orientadas, que ensanchadas en su intersección facilitaron el desarrollo del Foro, lugar en el que se asentaban las actividades públicas mencionadas. Similarmente, incas y aztecas, desarrollaron espacios físicos complejos, como lo fueron sus ciudades para una organización social jerarquizada y estructurada, que demandaba espacios públicos como escenario de encuentro de la población alrededor de una serie de actividades, como el esparcimiento y la interacción entre individuos y grupos.

Al examinar la historia de Manizales, vemos cómo surge la ciudad cuándo cerca de 400 familias asentadas en este territorio, requieren de la plaza como lugar de reunión y mercadeo, para lo cual trazan las calles y construyen el templo, dotando el poblado fundacional de un primer espacio de reunión para satisfacer sus demandas espirituales y económicas, y de otros para la comunicación y el tránsito de una propiedad o estancia a otros lugares. Allí, la plaza y la calle principal se conciben con continuos urbanos, que para expresar la identidad, riqueza y poder de sus habitantes, al recibir mayor atención gradualmente son objeto de ornamentación de las fachadas y otras medidas sanitarias de seguridad.

Pero si los espacios citadinos constituyen el producto de largos procesos políticos, económicos y sociales, también hoy, cuando lo público involucra la opinión pública como espacio de articulación entre las sociedades civil y política, los manizaleños debemos empezar por hacer de la gobernanza del espacio público y de la planificación, las herramientas para la intervención del Estado en un medio urbano como el nuestro, donde la inequidad y las desigualdades sociales urbanas, además de los procesos de transformación del espacio público, y de la carencia de equipamientos sociales para los sectores más deprimidos, explican los guetos urbanos, el abandono y la degradación de sectores poblados, y un centro histórico afectado por la informalidad y la inseguridad, sumadas a la esclerosis de la movilidad.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia y Miembro de la SMP de Manizales. http://godues.webs.com [Ref.: La Patria. Manizales 2018/07/16] Imagen: Espacio Público en Manizales. POT de Manizales 2017.

ENLACES U.N.

Agua como bien público.

Agua, ordenamiento territorial y desastres.

AL: oportunidades en la economía del conocimiento.

Árboles, poblaciones y ecosistemas.

Calentamiento global en Colombia.

Centro Histórico de Manizales: lineamientos conceptuales.

Ciencia, tecnología y ruralidad en el POT de Caldas.

Colombia: riesgos geodinámicos y hábitat.

Conflicto socioambiental en la reserva de Río Blanco. 

Construyendo el territorio UMBRA.  

¿Cuál es el mejor sistema de transporte para Colombia?

Cultura y Astronomía (CyA).

De la tienda al hipermercado.

Degradación del hábitat y gestión ambiental.

Dimensión urbano-regional de la movilidad.

Dinámicas y contra rumbos del desarrollo urbano.

Economía verde y economía del conocimiento.

Eje Cafetero: Construcción social e histórica del territorio.

Eje Cafetero y Transporte Intermodal.

El desarrollo urbano y económico de Manizales.

El eje cafetero, en la agenda De la Calle.

El eje Urabá – Tribugá y la salida a los océanos en Colombia.

El futuro de la ciudad.

El modelo de ocupación urbano – territorial de Manizales.

El Paisaje Cultural Cafetero.

El territorio del Gran Caldas, “La Tierra del Café”. 

El territorio del río Grande de la Magdalena.

Geotecnia para el Trópico Andino.  

Gestión del riesgo por sismos, volcanes y laderas.

Gestión municipal en un territorio conurbado.

Guía astronómica.

Guerra o Paz, y disfunciones socio-ambientales en Colombia.

Huracanes y Terremotos acechan.

Hidro-Ituango: una lectura a la crisis.

La Ciudad Región Pereira – Manizales.

La encrucijada ambiental de Manizales. 

La historia del Cerro Sancancio.

Las dinámicas territoriales en la plaza de mercado.

Los frágiles cimientos de la democracia.

Los guetos urbanos o la ciudad amable.

Los peajes en Colombia están sobreutilizados.

Manizales, ¿ciudad del agua?

Manizales, por la senda verde.

Manizales: un diálogo con su territorio.

Manizales y “El derecho a la ciudad”.

Más Estado para una nueva sociedad.

Medio ambiente, mercado y Estado.

Nuestras aguas subterráneas.

Nuestro frágil patrimonio hídrico.

Movilidad y Modelo Urbano.

Observaciones al componente general del POT de Manizales.

Pacífico biogeográfico y geoestratégico.

¿Para dónde va el Magdalena?

Participación de la sociedad civil en el Ordenamiento Territorial. 

Perfil ambiental de Manizales y su territorio.

Planificación estratégica para la movilidad. 

Plataformas Logísticas y Transporte Intermodal en Colombia.

Por un territorio verde y funcionalmente integrado. 

Plusvalía urbana para viabilizar el POT de Manizales.

¿Por qué el Aeropuerto del Café? 

Procesos de Control y Vigilancia Forestal en Colombia.

Reflexiones sobre el POT de Manizales.

Retrospectiva de la Constitución Política.

Riesgo sísmico: los terremotos.

Riesgo  para el agua en la ecorregión cafetera de Colombia.

Río Blanco como área de interés ambiental.

Subregiones del departamento de Caldas.

Temas cívicos para agendas de desarrollo regional.

Temas rurales para la ecorregión cafetera. 

Textos “verdes”.

Un contexto para el puerto de aguas profundas en Tribugá, Colombia.

Un modelo educativo anacrónico y aburrido.

Un plan maestro de transporte “multi” pero no intermodal.

Un TIM verde para el POT.

Vías lentas en el corazón del Paisaje Cultural Cafetero.

Vulnerabilidad de Río Blanco frente a la expansión urbana.

Fuente: GDE en el Repositorio Institucional de la Universidad Nacional de Colombia. ……