16 de diciembre de 2018

Lunes del ajedrez: La herejía del sobrino

Fue director de Colprensa y ha sido corresponsal de Radio Francia Internacional y de la DW (Voz de Alemania).
16 de julio de 2018
Por Óscar Domínguez
Por Óscar Domínguez
Fue director de Colprensa y ha sido corresponsal de Radio Francia Internacional y de la DW (Voz de Alemania).
16 de julio de 2018

Óscar Domínguez

Hace unos años, Héctor Abad, cuya obra “El olvido que seremos”, uno de los libros más bellos y extremecedores que he leído,  será llevada al cine, dijo algo sobre el ajedrez que no compartí. Le envié estas líneas:

Hombre, Héctor Abad: Está bien que hayas vuelto de tu sabático en Berlín, con novela nueva, “La oculta”. Me contó un pajarito que tal es el nombre de una finca del suroeste y que la finca es protagonista de la novela. Ese libro lo tengo en mi pequeña biblioteca haciendo cola para despacharlo.

No me opongo (¿¡) a que se esté grabando la película “Fragmentos de amor”, en coproducción con Costa Rica, basadas en “Fragmentos de amor furtivo”, de tu propia inspiración.

Perfecto que escojas enemigos grandotes para darte en la jeta con ellos como William Ospina, Fernando Vallejo, Álvarez Gardeazábal y Alvarado Tenorio.

Está bien que ejerzas el mismo oficio del jamás olvidado Borges como director de la biblioteca de EAFIT. Mi primer oficio fue de barrendero en la biblioteca del seminario, único destino que he lagarteado.

Allí  supe de la existencia del Index Librorum Prohibitorum como decimos los que  ganamos medalla de oro en latín. Mis primeras lecturas se guiaron por ese índice. (Ahora, cuando fui a empeñar ese oro en una prendería no me prestaron un peso. Empeñé la bicicleta, o alguna alhaja doméstica, no recuerdo).

No me opongo a que hayas sido sobrino del arzobispo de Medellín, Nos García Benítez, así hubiera prohibido a María Félix quien andaba con Agustín Lara “como con un paraguas debajo del  brazo”. Tu tío Joaquín firmó mi diploma de ducho en el catecismo del padre Astete que me aprendí con puntos y coma. De allí a practicarlo….

Perfecto que hayas hablado en un programa dominical de televisión con motivo de los 25 años del sacrificio de tu ilustre e irrepetible taita. Mi retroactivo sentido pésame.

En ese programa apareció Leonardo Betancur, otro sacrificado. En La Salle, de Envigado, le decíamos “Titi”, por su sonsonete titiribiseño. Era sonriente, callado, estudioso y de bajo perfil como un alfil en dos dama.

Celebro que el libro Recetas de mis amigas de doña Cecilia, tu mami, se haya convertido en el libro más consultado en casa después del Larousse, Borges y la Biblia, en ese desorden.

Está bien que seas desganado hincha del “perderoso” DIM hasta cuando gana.

Aplaudo que en un enroque laboral te hayas liberado de la dictadura de la noticia diaria en Blue Radio, de pronto  en malas compañías uribistas.

Lo que no te perdono es la herejía que dijiste para la revista  Bienestar, de Colsánitas, la prepagada que se encarga de cuidar estos huesitos: “Me gustaba mucho jugar ajedrez, pero paradójicamente desde que las máquinas le ganan al hombre, jugar ajedrez es muy difícil”. Sírvete escupir esa herejía.

A otro perro con ese hueso. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Es como no volver a escribir porque lo hacemos en computador y no en una olvidada Olivetti Lettera 22 como la mía, que me mira maluco por haberla marginado si nunca me borró un archivo. Nada de caérsele el sistema.

O no correr los cien metros planos porque hay caballos más veloces  que un plusmarquista como el jamaiquino Bolt.

Te tocó cambiar de pretextos para no jugar ajedrez. Salvo que sea venganza por pertenecer a la cofradía de los chambones que apenas se defienden en la apertura moviendo siempre el peón rey. Como yo. O por no haber podido encontrar la belleza en ninguna partida, como pedía Fischer. Para alcanzar ese nirvana debes jugar ajedrez como si creyeras en Dios. O en todos los dioses, como los buenos ateos. Que la diosa Caissa, o Santa Teresa, patrona de los ajedrecistas,  se apiaden de ti. (Publicada en El Colombiano). (www.oscardominguezgiraldo.com)