22 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

Duque y su tren de la victoria

3 de julio de 2018
Por Antonio Cano García
Por Antonio Cano García
3 de julio de 2018

Antonio Cano García

En el primer vagón el de primera categoría, lujoso y con servidumbre elegantemente vestida con uniformes del Royal C D, va el Excelentísimo Sr. Presidente Iván Duque acompañado de su esposa y sus hijos. Allí también van el fundador y dueño del Centro Democrático, el mesías  y profeta del pueblo colombiano, el Dr. Álvaro Uribe. Él también viaja con su esposa y sus retoños, todo es algarabía por esos diez millones de votos que obtuvieron en esa fecha memorable del 17 de Junio del 2018. Allí también va la Dra. Martha Lucia Ramírez, su esposo y su padrino y mentor el Dr. Pastranita, ahora sonriente y feliz. Allí también viaja Monseñor Ordoñez repartiendo bendiciones y seleccionando libros para la próxima quema.

En el siguiente vagón lujoso y con comunicación con el primero van los amigos más cercanos y directores de campaña como el Dr. Echeverry, la Dra. Paloma, la Dra. Cabal que después de la victoria esta en sus cabales, el Dr. José Obdulio, el Dr. Fabito valencia  y otros cardenales del CD, como el Dr. Carrasquilla pontífice en las doctrinas económicas de Keynes y Adam Smith y que con sus proyectos de reforma tributaria, terminará con la pobreza en que nos dejó el Dr. Cárdenas, autor de solo tres reformas tributarias, el mismo que unido al bandido de Pretelt empezó la persecución a los pensionados colombianos, con el ánimo de hacer más ricos a los dueños de los fondos privados de pensiones. En este vagón también  va el gran Omar Yepes ex-presidente del Directorio Nacional Conservador, desde donde con el Dr. Uribe se gestó esta victoria, se me olvidaba allí también va la vecina de Yepes, la Dra. Adriana Gutiérrez líder de Centro Democrático en Caldas.

En el tercer vagón también lujoso pero ya sin comunicación directa con los dos primeros viajan los Senadores de Centro Democrático y algunos Representantes que lograron colarse, pues algunos son muy queridos y trabajadores pero muy provincianos y se teme que los manjares adornados de caviar los puedan poner mal del estómago. En este vagón no hay tanta algarabía. Allí se saca pecho y se maneja el Yo, si el yo saqué la mayor votación, yo soy muy amigo de Iván y Álvaro, yo me reuní con ellos, yo tengo línea directa, yo seré el próximo presidente del Senado, yo seré embajador. En este vagón viajan los saca pecho, inflados como sapos en tomatera. En este vagón viaja Carlos Felipe muy feliz y muy ronco. Le ha tocado gritar mucho en los cambios que le metieron a la JEP.

En el cuarto vagón se siente una risa chillona, es el Dr. Gaviria que ahora no grita Uribe mentiroso, Ahora exclama Uribe usted es un verraco, usted es mi mejor amigo, y  murmulla, que puesto me le darán a Simoncito? Qué sacrificios tenemos que hacer a veces los padres por sus hijos, qué sacrificios tiene que hacer el partido Liberal, que pesar del Dr. De la Calle ahora pidiendo limosna para saldar la deuda que el partido, el pobre partido liberal, le dejó.  Todo esto para no quedar sin burocracia, Allí también viajan Barguil, Cepeda y Andrade que juraron amor eterno a Vargas Lleras, mientras lamían la mermelada que esparcía Santos y luego con veloz carrera corrieron a los brazos de Duque tal como en mi último artículo lo había pontificado, en este vagón podría estar Arturo Yepes, pero después de reunirse con Duque y comprometerse con él para la consulta y la primera vuelta, Cepeda le ordenó cambiarse para Vargas Lleras, perdió el tiquete para montarse en este tren. Qué lástima, de nada le servirá mendigarle un apretón de mano al Dr. Uribe, quien ni olvida ni perdona.

En el último vagón cercano al cuarto de maquinas, muy tiznados por el humo del tren viajan los que un día Uribe les dio la mano y después desde el Congreso se volvieron Santistas a Morir y miraron con desdén burlón a Uribe y a su séquito. Este espacio es ocupado por el otrora flamante presidente del Senado, el Dr. Lizcano, a quién no le importa estar cerca del cuarto de máquinas que no lo deja hablar, pero tiene la esperanza que el Dr. Uribe su padrino de matrimonio le perdonara y lo cambiara de vagón en este tren de la victoria. En este mismo lugar podría estar Roy Barreras, pero por orden del Dr. Uribe no lo dejaron entrar. Allí tampoco pudo entrar Hernancito el Senador quemado de Samaná, quién fue hechura del doctor Oscar Iván Zuluaga y de Adriana Gutiérrez y traiciono al CD. Ahora quemado y sin curul  desde lontananza mirará pasar esta majestuosa locomotora.

Desde las orillas del hermoso paisaje Colombiano, los pobres miramos con fe ciega, que  en estos cuatro  años que estará viajando este tren, las  cosas cambiarán, ya no habrá paseos de la muerte, ya COSMITET no tendrá más contratos para atender a los pobres maestros de cinco departamentos, incluido Caldas, tendremos aeropuerto en Palestina, así sea solo para usarlo en ocasiones especiales, es decir cundo el Dr. Duque venga a Caldas, ya la contratación será como Dios, manda es decir sin el CVY. Los pensionados podrán aspirar que, como Duque no prometió  bajar los aportes para la salud del 12% al 4%, él si lo haga con el ánimo de ayudarles por lo menos a esos pobres pensionados que reciben menos de tres salarios mínimos. Ahora las elecciones serán limpias y se competirá con ideas como en el pasado y no con plata mal habida, costumbre costeña adoptada en todo el territorio nacional.

Dr. Iván Duque: salve usted a Colombia y que cuando este tren llegue a su destino, el 7 de Agosto del 2022, los colombianos lloremos de tristeza de no poderlo reelegir, de lo contrario lloraremos de alegría porque Iván el terrible termino su mandato.