29 de mayo de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tres momias ayudaron a que el jugador Paolo Guerrero esté en el Mundial 2018

17 de junio de 2018
17 de junio de 2018
Crédito: AFP.

Hace casi 20 años, en la frontera entre Chile y Argentina, los cuerpos congelados de tres niños que vivieron en el Imperio Incaico fueron descubiertos en la cima de un volcán.

Preservados perfectamente en un frío helado a 6.000 metros sobre el nivel del mar, yacían allíintactos desde su sacrificio hace cinco siglos.

Han pasado casi dos décadas, pero su descubrimiento aún nos está enseñando cómo era el mundo cuando los pequeños vivían.

A lo largo del año pasado, estas tres momias jugaron un rol importante en la lucha del delantero y capitán de la selección peruana, Paolo Guerrero, por participar en el Mundial Rusia 2018 tras sus suspensión por dopaje.

Paolo Guerrero insiste en que no consumió cocaína. Siempre sostuvo que la prueba de octubre de 2017 en la que dio positivo se practicó después de que hubiera bebido un té de hierbas contaminado.

En Perú, no es raro consumir hojas de coca. En la actualidad, se usan más para preparar mate, que es una forma más cómoda de tomarlas que chaccharlas, una tradición de 8.000 años de antigüedad que consiste en embutirse un fajo de hojas en la boca para masticarlas durante horas.

En varias partes de Sudamérica, el consumo de hoja de coca cruda es completamente legal e incluso se dice que ayuda a combatir el mal de altura. Funciona como un estimulante leve y sus efectos han sido comparados al de una taza bien cargada de café o té.

Dista mucho del infame polvo blanco que resulta de un proceso químico.

Pese a ello, una taza puede bastar para que alguien no pase una prueba antidopaje.

Como parte del recurso presentado por Guerrero ante la audiencia celebrada por la FIFA en diciembre, sus abogados recurrieron al bioquímico brasileño LC Cameron, de la Universidad Federal del Estado de Río de Janeiro.

Él testificó que la concentración de benzoilecgonina hallada en la de muestra de orina de Guerrero era consistente con la de alguien que hubiera bebido mate de coca, más que con la de alguien que hubiera consumido cocaína.

Cameron llevó consigo a Charles Stanish, un arqueólogo estadounidense del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Florida del Sur.

Stanish, un experto en la cultura inca, explicó en la audiencia la popularidad y el lugar especial que el mate de coca tiene en Perú. También dijo que era posible que una infusión de hierbas acabara contaminada con otra y que, en realidad, podía resultar imposible diferenciar el sabor si eso hubiera llegado a ocurrir.

Pero la mejor defensa de Guerrero todavía estaba por llegar.

EL DATO: Mostró la prueba definitiva de que un resultado como el que arrojó la muestra de Guerrero podía deberse a un mate de coca y no sólo a cocaína. Y lo hizo utilizando las momias congeladas de los niños de la cultura incaica encontradas en el volcán Llullaillaco 18 años antes. En 2013, los análisis forenses del cabello de las momias dieron positivo por benzoilecgonina, la misma sustancia detectada en la orina del capitán peruano.

(BBC Mundo)