25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Saber ganar… Saber perder.

20 de junio de 2018

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Lo que era trámite, fue pesadilla. El acostumbrado equipo rebelde, atrevido, alegre y ganador, se paseó por el campo, nervioso, sin recursos, maniatado y sin reacción. Solo una fervorosa arremetida al final, comandada por James y Falcao, desbordados como todos, elevó la temperatura con el sueño imposible del empate.

Sin duda la expulsión de Carlos Sánchez condicionó el trámite. Pero también la alineación imprevista, inexperiente, la ausencia de James y el relevo de Cuadrado. Luego llegaron las fórmulas obtusas del entrenador,  impedido de asociar el equipo reestructurándolo en sus funciones, de combinar su juego, de potenciar los bloques y arropar a Falcao, solitario y  con forzadas opciones de gol en su histórico estreno.

Fue una salida en falso que dejó en claro la incapacidad  para gestionar la  inferioridad numérica y la  adversidad en el resultado. Enseñaron tantas veces  los estrategas como hacerlo. Pekerman esta vez extravió el libreto tan confundido como su numeroso grupo asesor.

Claro quedó que sin James no hay equipo. Quintero, rebosante en talento, tiene tanque  de moto pequeña  y sabe poco de correr, ocupar espacios o presionar, cuando no posee el balón. Cardona era la solución, pero no está por cuestiones ajenas a sus desplantes irresponsables.

La inquietud hoy, además de la derrota inicial, es la inexistencia de planes alternativos en el juego. Soluciones de pizarra. Y las filtradas fisuras de vestuario, maquilladas en el pasado por los resultados.

¿Esta james lesionado? ¿ se negó a jugar desde el comienzo, como se rumora en el entorno? Dada la voracidad con que ingresó, su desenfrenado deseo de ocupar espacios y participar en todas las jugadas, atropellado y sin lucidez, se concluye que estaba apto para arrancar. Algo pasó.

No todo esta escrito. Hay  camino y hay herramientas. Los futbolistas se empeñan con sus frases en elevar la moral del pueblo, pero mas importante resulta repotenciar el equipo, fortalecerlo en su mente y en su juego. Son ellos quienes mas necesitan cambiar la actitud.

Comentarios

Menospreciamos a los japoneses

De acuerdo en casi todo. De acuerdo a que Peckerman se equivocó de cabo a rabo, de acuerdo a que gestionar un juego con 10 jugadores desde los 3 minutos es difícil, de acuerdo en que hubo jugadores inexpertos en forma inexplicable, pero donde está el coraje ?, donde está el profesionalismo ?, dónde está el mismo nacionalismo ?, dónde está la capacidad de reacción de estos jugadores y su jerarquía ?. Hubo de todo: menospreciamos a los japoneses, creímos que sin pestañear y sin esfuerzo íbamos a repetir la supuesta «hazaña» de Brasil. El Dr. Gabriel Ochoa Uribe siempre dijo que «….de los equipos con 10, líbrame Señor…» y aquí pasó todo lo contrario, en el segundo tiempo fuimos unos espectadores a ver tocar el balón a los japoneses y nada mas; un equipo inferior por donde se le mire. Hay que seguir y ganar o ganar a Polonia.
Juan Guillermo Chalela

Juan Guillermo Chalela Mantilla