10 de diciembre de 2018

Pacho Maturana: “Colombia, Polonia y Senegal dirán que el grupo es asequible”

18 de junio de 2018
18 de junio de 2018

Kazán (Rusia), 18 jun (EFE).- Francisco ‘Pacho’ Maturana habla con la autoridad de ser un referente en el fútbol. El balompié le ha llevado de Colombia a Arabia Saudí, pasando por España, Ecuador, Costa Rica, Perú, Argentina y Trinidad & Tobago, con dos presencias mundialistas en el banquillo ‘cafetero’, en Italia 1990 y Estados Unidos 1994.

Crédito: Conmebol|FIFA.

En una amplia entrevista con Efe, el entrenador chocoano (Quibdó, 1949) dice que cree que “no habrá grandes sorpresas” en el Mundial de Rusia, presagia una final entre Alemania y España, las dos últimas campeonas, y apuesta porque la Selección Colombia haga un buen papel: “Uno siempre espera que superen todo”.

Pregunta: La espera se ha hecho larga, pero el Mundial de Rusia ya está aquí. Usted dirigió a Colombia en las Copas del Mundo de Italia 1990 y EE.UU. 1994, y ahora ve el torneo como espectador. Imagino que con muchas ganas.

Respuesta: Lo veo con mucho entusiasmo y con la satisfacción de pertenecer a este fenómeno que es el fútbol, el más importante de la humanidad, con contenido político, social, deportivo y cultural. Es una fiesta.

Pero lo veo con los pies en la tierra, desde el papel de entrenador. Pienso disfrutar de lo que veo y aprender. No es, sin embargo, el escenario para buscar tendencias; para eso está la Champions League. En la Champions, sí o sí están los mejores del mundo; jugadores que están preparados exclusivamente para ese torneo. En el Mundial hay un sinnúmero de buenos futbolistas, aunque quizá no estén siempre los mejores y no siempre en las mejores condiciones. A día de hoy, disfruto de lo que puede ser España.

P. Dice que afronta la Copa del Mundo con ganas de aprender. ¿Qué puede aprender ‘Pacho’ Maturana, un técnico con más de 30 años de carrera?

R: Yo aprendo todos los días. El técnico que diga que no aprende está coqueteando con el orgullo, y mi vanidad no permite eso. Busco siempre los mensajes que me dan y los analizo. El día que aprendo algo estoy contento.

P. Mencionaba antes a España, campeona del mundo en Sudáfrica 2010. ¿Cree que ‘La Roja’ puede volver a conseguir la estrella?

R: Hubo un tiempo que todos conocían a España por ‘La furia roja’ o ‘La furia española’. Sin embargo, a partir de Luis (Aragonés) nos hicieron dejar de pensar en el torero y encontraron un plan de juego en el que privilegiaba el jugador y la técnica sobre la garra y la furia. Eso los llevó a ser campeones del mundo.

Si uno analiza ahora lo que ha sido la clasificación de España y ve los jugadores que tiene en la plantilla se da cuenta de que son futbolistas con una convicción y una identidad que los une. Yo siento que voy a disfrutar de España.

P. Asegura que España “tiene un plan de juego”, que se inició con Aragonés y continuó con Vicente del Bosque. ¿Cree que eso es algo que le falta a Colombia?

R: Yo analizo el fútbol como aficionado y lo hago porque lo siento. No quiero hablar mucho de Colombia. Siento que Brasil, por ejemplo, tiene un plan de juego, sobre todo tras la paliza que sufrió en casa (1-7 en semifinales del Mundial 2014 a manos de Alemania).

Ahí entendieron el papel del jugador de playa, buscaron en su pasado lo que les identificaba y reencontraron sus raíces: desde el orden hay una libertad. Siento que puede ser un buen equipo, y así lo ha demostrado en las eliminatorias: ha seducido con su juego.

P. Alemania defiende en Rusia el título conseguido en Brasil.

R: Hay que reconocer que es el campeón del mundo. Gana por acá y por allá y con la gente que sea. Gana todo lo que juega. Este equipo va a estar ahí. Sin embargo, también hay una selección que todos esperemos que aparezca un día: Francia. Pocos equipos tienen tantos y tan buenos jugadores. Pero uno no ve la estructura. Vos sabes cómo va a jugar España, Alemania, Brasil e, incluso, cómo puede jugar Uruguay, pero no sé cómo van a jugar los franceses o Argentina o Colombia.

Dependerá de muchas circunstancias. No sería raro que hicieran un plan de juego que los hicieran lucir a todos, pero hasta ahora no lo han mostrado.

P. ¿Ve algún equipo capaz de dar la sorpresa en Rusia?

R: No creo que haya sorpresas. En mi opinión, y eso lo siento yo, no creo que nadie, más allá de esos cuatro (Brasil, España, Alemania, Francia), vaya a ganar el título.

P. Colombia llega a Rusia después de ser cuartofinalista en Brasil. ¿Hasta dónde cree que puede llegar? ¿Le gusta el equipo que ha armado Pékerman?

R. Más allá del análisis táctico, creo que Colombia tiene, así como Francia y Argentina, muchos jugadores y muy buenos. No creo que tengamos tres futbolistas de élite por puesto para estar armando polémicas sobre si falta este o aquel, y creo que están los que son y son los que están.

Debe haber un respeto por el entrenador; él sabe lo que quiere, él tiene la idea, él eligió a los futbolistas y nosotros sólo podemos aplaudir o estar de acuerdo. Teniendo toda la potestad eligió a los jugadores que se adaptan a su plan.

P. En la lista, por nombre, destacan dos: James Rodríguez y Falcao García. ¿Qué tan importantes son ellos dos en el devenir de la ‘Tricolor’ en el Mundial?

R: Eso es relativo. Uno señala a individuales y eso es injusto, ya que hay para todos los gustos. Hay gente que señala a David Ospina, a Carlos ‘La Roca’ Sánchez o a Santiago Arias, recién nombrado mejor jugador de Holanda. Recuerdo que Xavi Hernández decía que ‘mi fútbol sin mis compañeros no tendría sentido’. Esos muchachos, si usted los conoce, le dan ganas de quererlos. Son seres humanos fantásticos. Cuando uno encuentra un ser humano bueno quiere que las cosas le vayan bien.

P. Hay que gente que dice que, por jugadores, Colombia debería estar entre los cuatro mejores del mundo.

R. “Eso, tenga por seguro, que no lo dijo ni Menotti, ni Alex Ferguson, ni Bilardo… A Colombia en 1990 le decían que iba a ser campeona del mundo… Hay que dejar que la gente diga.

Pero esto es fútbol, y el fútbol es un deporte tan caprichoso. El otro día leí que ningún entrenador ‘extranjero’ había ganado la Copa del Mundo y que ninguno había repetido título (Vittorio Pozzo lo hizo con Italia en 1930 y 1934), por lo que la final que yo diría que se va a dar y que me gusta, Alemania contra España, ya no se daría. Si me dicen que (Joachim) Löw no va a volver a ganar diría que la final va a ser Brasil contra España.

P. Colombia se cruza en la fase de grupos con Polonia, Senegal y Japón. A priori, es un grupo del que debería salir vivo.

R. De colombia, más allá del análisis táctico, creo que, al igual que tienen Argentina o Francia, cuentan con muchos jugadores y muy buenos. Uno siempre espera que superen todo.

Japón, a simple vista y asaltando la sensibilidad del fútbol, uno siente que es un equipo que todavía está buscando su espacio en el firmamento del fútbol. No me da buenas sensaciones.

P. ¿Y Senegal y Polonia?

R: Senegal me llama la atención y Polonia, que está unas veces abajo y otras arriba, tiene argumentos para edificar su historia. Uno nunca sabe qué Polonia será la que aparezca. Imagino que Polonia, Senegal y Colombia, las tres, dirán que les ha tocado un grupo asequible.

De pronto, por lo que pienso, Senegal me llama la atención y creo que puede hacer algo interesante. Cuando irrumpió Camerún en el Mundial se empezó a decir eso de: ‘Cuando los africanos aprendan esto, cuando los africanos hagan esto bien…’. Estaba siempre esa teoría de que estaban a un paso, y tengo la sensación de que han aprendido bien. Este Senegal aprendió a defender y se defiende muy bien.

Desde que se inventó el fútbol estamos esperando que los africanos den ese paso, ese golpe. El mundo los ha abierto los brazos y ya los vemos en grandes ligas siendo protagonistas. Si no pierden ese sentido de identidad nacional un día pueden tener su gran día.

P. Colombia deberá estar atenta a Sadio Mané y a Robert Lewandowski, los que son, por nombre, los futbolistas más destacados de Senegal y Polonia.

R: Nadie es más bueno que todos juntos. Hay jugadores que destacan siempre, es evidente, pero los futbolistas necesitan un grupo, un equipo. Si pienso sólo en Mané mañana me aparece un ‘loquito’ de esos y listo. Lo primero, para mí, es mirar al rival con respeto y como equipo, aunque hay que respetar las individualidades, por supuesto, que son siempre importantes.

P. Estuvo cinco meses en el Once Caldas, donde los resultados no se le dieron. ¿A qué se dedica ahora? ¿Tiene pensado volver a entrenar?

R: Yo sigo con la ilusión intacta de querer entrenar; sigo aprendiendo, yendo a la universidad y hago ‘coaching’. Esto ha cambiado muchísimo. En ese cambio encuentro que soy un técnico incómodo porque hay cosas que no van conmigo; unos valores y unos principios que no negocio. Ese ‘coaching’ me enseña a ver el presente, a ver lo que es el cambio. Sigo enamorado del fútbol, pero ahora tengo la paz y la tranquilidad para poder elegir”.

P. ¿Lo veremos entonces pronto de vuelta por los banquillos? ¿En Colombia o en el extranjero?

R: Por mí me iría mañana mismo, pero hay cosas que no me gustan. Vamos poco a poco. EFE