1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Oratoria con telescopio presidencial

6 de junio de 2018
Por César Montoya Ocampo
Por César Montoya Ocampo
6 de junio de 2018

cesar montoya

Tengo poca autoridad para abordar este tema. Soy un pésimo orador. Se me empantanan las palabras, me atasco,   peor aún, las musas son esquivas. Sin embargo, con cínica impudicia me subo a los balcones.  En más de 70 años hago carambolas verbales en las plazas públicas, y pocas veces gano un “chico”. Envidio a los buenos tribunos. Carlos Holmes Trujillo, (q.e.p.d.) en la Pensión  Duque de Bogotá  compartió conmigo un modesto cuarto estudiantil. Su obsesión era la plaza pública. Tenía un  espejo grande y ante él modulaba gestos, ensayaba la movilidad de los ojos, estiraba los brazos, los recogía, se apuntalaba en un pie, después en el otro, pronunciaba frases y me preguntaba “lo hago bien…o no? De 1 a 5, que nota me pones?”. Esa era su academia privada, el proceso formativo de quien, finalmente, fuera un orador espectacular.

El ágora pertenece a los osados, a los que no se asustan con la sorpresiva chispa  de los relámpagos, ni tampoco temen los remolinos que se encaracolan en los ríos. El que se asoma a una ventana tiene arrojo, es Tarzán que se balancea en los columpios, un cazador de términos golpeantes y, a priori,  sabedor  que el éxito es esquivo y  la inspiración remilgona. El orador es esencialmente ciclotímico. Reacciona velozmente a los estímulos, sus tiempos son rápidos, es extrovertido,melancólico también, epicúrero en el énfasis sentimental de lo que expresa. De todo tiene visión macro. Gusta de lo ampuloso, poco de la síntesis. Por ser verboso, se explaya y generaliza, engloba circunstancias y mueve sus labios en una amplia circunferencia de metáforas.

En esta contienda presidencial hemos tenidos buenos manipuladores del teatro. Iván Duque y Gustavo Petro los mejores. Cuando se había vuelto costumbre hablar despectivamente  de los que utilizan los balcones, nos hemos topado con plazas abarrotadas para escucharlos, reventaron tímpanos los gritos de euforia, y hubo una evidente competencia para demostrar capacidad de convocatoria.

Sergio Fajardo profesoral, campesino en el gesto, de mano ancha y dedos rígidos, con mensaje expuesto con alternancias titubeantes.  Es limpio en los conceptos, pedagógicamente repetitivo,con dulce reflejo de bondad. Hubiera sido un presidente singular. Vestido de  blujeans, zapatillas deportivas, camisas sin fulgor y una testa de pelo anárquico, ondulado, caído en grumos por las laderas de su cuello.

Humberto de la Calle es un manantial de  virtudes. Brillante en la exposición, fluído, experto para manejar el énfasis.  Devela exquisitez literaria. Fue formado en la academia de la vida. Revoltoso en la universidad, conquistado para el cigarrillo y la bohemia por Gonzalo Arango, de pronto con un pucho de marihuana semimascado, bailarín de ágiles cabriolas en las zonas de tolerancia, noctámbulo y tanguero. Rigurosamente culto. Orador de cláusulas severas, escritor de tesis,  burócrata de postín. Oscar Salazar Chávez  lo puso en vitrina ante el país. Siendo éste gobernador de Caldas, lo tuvo a su lado como secretario de confianza. Después Salazar, magistrado de la  Corte Suprema de Justicia, lo candidatizó para Registrador Nacional del Estado Civil y fue elegido. De ahí en adelante se transformó en un meteoro. Magistrado de las Altas Cortes,  Ministro de asombro, Embajador en Inglaterra, Vicepresidente de la República y ahora  candidato presidencial. Pese a su infortunio electoral, Colombia lo respeta.

Gustavo Petro es un hombre peligroso. Asusta su pasado guerrillero, y por lo mismo es autor material o intelectual de secuestros, asaltos, asesinatos , exterminio de la Corte Suprema de Justicia  y otras delincuencias tenebrosas. Es increíble que un personaje con ese pasado judicial, haya ascendido tanto.  Cualidades tiene. Es culto, terco en el combate, parado sobre sí mismo  con insolencia desafiante y es magnífico orador. Rebusca la construcción de las frases, las acaricia y por último las lanza con relamida melosidad. ¡Qué miedo con este mal estadista y pésimo Alcalde de Bogotá!

Es inconcebible la suerte de Germán Vargas Lleras. El solo apellido trabajaba para él. Objetivamente, era un óptimo candidato. Se formó para ser mandatario  de esta república.  Elitista,halagado de presagios venturosos, convencido de su predestinación. Además, por férrea decisión  personal, se sometió  a disciplinas macerantes, para apoderarse  de horizontes que eran suyos  por privilegios de sangre  y un cerebro atiborrado de  potencias espirituales. Exitoso en todo. Como congresista, como  ministro, con desempeño estelar en la vicepresidencia y además,mártir. Cuántas emboscadas en su contra dejáronlo convertido, casi,  en un Blas de Lezo. La Divina Providencia milagrosamente lo salvó. Tenía un meditado programa de gobierno ¡el mejor! y su boca se transformaba en oro para exponerlo.  Pero…!Ah de la veleidosa democracia!

Debo hablar del próximo Presidente de Colombia, Iván Duque Márquez. Marta Lucía Ramirez, es  nuestra líder conservadora, y los  votos azules fueron y serán  para esa dupleta. Duque es un descubrimiento nacional. Los recientes Jefes de Estado sabían quién era y qué valores ostentaba,  pero el país desconocía sus méritos. Fueron suficientes 4 años como parlamentario para que fuera calificado como el mejor legislador y a base de inteligencia y mucho imperio intelectual, desbrozó obstáculos y  por mayoría aplastante será el nuevo mandatario. Maneja un cofre de excelencias. Juventud. Llega al poder con pujanza vital, con visión fresca, concentrando en sí un acopio selecto de valores que servirán de base  sólida para recrear una nueva Colombia. Tiene sorprendente  formación de estadista. Se ha  movido en el alto mundo de las finanzas, como un visionario de soluciones. Su mente es ágil y rápida, polemista brillante, hortelano de un  lenguaje que  llega fácil al público expectante. Sus émulos le hicieron gavilla para destruirlo, le armaron encerronas. Lo dejó lelos con sus respuestas contundentes.

Una reflexión final. Los partidos ¡todos los partidos! están anémicos. Hay una realidad palpable. Estamos polarizados en una derecha que preserva valores esenciales de la civilización y una pujante izquierda revolucionaria comandada por demagogos.

Hubo un desvío del tema inicial. Hacíamos referencia a la oratoria. Los tartamudos desvaloran con alusiones peyorativas a quienes se encaraman a una tribuna. La respuesta la acabamos de percibir. Los candidatos llenaron ágoras, no propiamente de sordos, no de enemigos de la palabra, sino de inteligencias porosas que anhelaban verlos  y oirlos para alimentarse de sus mensajes. Sobre trípodes seguras colocaron sus telescopios para dimensionar, en corta lejanía,  a quienes pretenden  reemplazar a Bolivar en el comando del Estado.

[email protected]