Fontur 2018
¡No más engaños a los colombianos: bienvenido el cambio!

Por Darío A. Mejía Pardo

dario mejiaEl General Gustavo Rojas Pinilla (1900-1975) fue un militar, Ingeniero Civil, y político colombiano, quien, tras un golpe de Estado al Presidente Conservador  Laureano Gómez, ocupó la presidencia de Colombia del 13 de junio de 1953 al 10 de mayo de 1957; su mandato se caracterizó por la realización de grandes obras de infraestructura, el inicio del proceso de despolitización de la Policía, el inicio del servicio de televisión, y el derecho al voto a las mujeres, etc.; su  gobierno fue avalado por el Ejército y amplios miembros de la sociedad civil y política  colombiana; su gobierno tuvo con una clara tendencia conservadora; el 10 de mayo de 1957 Rojas Pinilla, después de gran inconformidad nacional, debió retirarse y en su sustitución, se nombró un gobierno militar de transición.

La Alianza Nacional Popular, fue fundada por Rojas Pinilla, (1962) y se presentó por primera vez a las elecciones para las corporaciones públicas y para las presidenciales en el año1962; en las elecciones presidenciales de ese año los votos por López y Rojas Pinilla, sumaron el 38%, sin embargo fueron considerados nulos por las autoridades electorales por oponerse al sistema bipartidista del Frente Nacional, y además porque Rojas fue considerado un candidato ilegal. Posteriormente, resuelta la situación legal de Rojas, la ANAPO logró numerosos escaños en el Congreso Nacional en las elecciones de 1968 y en 1970, Rojas se había transformado en una opción política, con gran arraigo popular; en las elecciones presidenciales del 19 de abril de 1970, se enfrentó  al candidato del Frente Nacional Misael Pastrana Borrero; las elecciones resultaron parejas y el resultado oficia, dio 64000 votos de ventaja para Pastrana; sin embargo, Rojas Pinilla y sus partidarios, y un amplio sector de colombianos, incluyendo algunos medios periodísticos e historiadores, señalan la dudosa veracidad de estos resultados.

Dentro del grupo inconforme de la ANAPO, existían grupos de líderes, estudiantes, actores, intelectuales, escritores y dirigentes de izquierda, (algunos de ellos provenientes de la ANAPO, del Partido Comunista y las Farc, con ideas no compartidas por Rojas Pinilla), de los cuales surgió luego el movimiento guerrillero M19, al considerar agotadas las vías electorales; su objetivo fue combinar las armas con la política, actuando fundamentalmente a nivel urbano; con estas premisas nació el M-19, una nueva guerrilla que conmocionó al país; en su nombre y sigla, decidieron recordar el día en el que “las oligarquías, pisotearon la decisión de grandes mayorías de nuestro pueblo”, el 19 de abril de 1970; en su cúpula se destacaban Jaime Bateman, Álvaro Fayad, Iván Marino Ospina y Luis Otero Cifuentes, y 22 comandantes fundadores, entre otros; el M19 se aleja del marxismo-leninismo y de la revolución cubana para tomar una postura nacionalista; sus primeras acciones se desarrollan a partir de 1974 con el robo de la espada de Bolívar; en 1980, un comando ingresó a la embajada de la República Dominicana, y en 1985 la toma sangrienta del Palacio de Justicia; con el paso del tiempo el movimiento se consolida como anti oligarcarquico,  tomando las ideas del socialismo científico, creado por Marx y Engels,  aplicándolas a las necesidades y condiciones concretas de Colombia. Con la toma del Palacio de Justicia, y en diferentes confrontaciones con las fuerzas del orden,  perdieron la vida muchos de los más importantes dirigentes del M19, y la organización a partir de ese momento, se empezó a debilitar. En el año 1989 se realizó la primera reunión oficial entre el movimiento y el gobierno del presidente Barco, para llegar a varios acuerdos, lo que permitió finalmente, las negociaciones de Paz, la desmovilización y amnistía del M-19, durante el gobierno de Virgilio Barco, y posteriormente, en el gobierno del presidente Cesar Gaviria, logra su participación en la Asamblea Nacional Constituyente y la promulgación de la nueva Constitución Política de 1991, donde el M-19, fue la principal fuerza política opositora a los partidos tradicionales. En el año de 1974, cuando el M19 inicia sus actividades subversivas, el hoy candidato presidencial Gustavo Petro, escasamente era un niño de 14 años de edad; en el año 1985, momento de la toma del Palacio de Justicia, era un mozalbete, que se encontraba preso, en una cárcel colombiana, relacionada con  “el porte ilegal de armas con relación a su actividad subversiva”, en la zona urbana del municipio de Zipaquirá (Cundinamarca), lo que descarta su participación en la toma del Palacio de Justicia.

Gustavo Petro Urrego (Ciénaga de Oro, Córdoba 1960) es economista y político, actualmente (2018) candidato a la Presidencia de Colombia; desde temprana edad vivió en Zipaquirá (Cundinamarca) , ciudad donde ocupó varios cargos públicos; en su juventud conformo la organización guerrillera insurgente M19; fue además Senador de la Republica por el Polo Democrático Alternativo (PDA) en el periodo 2006-2010, cargo al cual renunció para aspirar a la Presidencia de la Republica en el año 2010; fue Alcalde de Bogotá, periodo 2012-2015 con el partido Progresista, periodo durante el cual fue perseguido, suspendido y sancionado, por el cambio del modelo de la recolección de basuras y aseo, y fue convocada una revocatoria de su mandato que no tuvo éxito;  fue sancionado por 15 años para ejercer cargos públicos por Alejandro Ordóñez, Procurador General de la Nación; sin embargo, el Consejo de Estado, revocó la decisión del jefe del Ministerio Público; en su vida como político se ha caracterizado por combatir la corrupción, denunciado emblemáticos e importantes casos, como los procesos de contratación del Alcalde Mayor de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, de su propio partido PDA, y los famosos Falsos Positivos durante la Presidencia de Álvaro Uribe Vélez, así como la estrategia del  Paramilitarismo, dentro de la política de la Seguridad Democrática.

Se resalta la oposición Gustavo Petro frente al gobierno Distrital de Moreno Rojas en el año 2009,  que lo llevo a distanciarse radicalmente del Senador Jorge Enrique Robledo, quien para esa época respaldo integralmente la administración y el gobierno del cuestionado Alcalde Moreno Rojas, circunstancias que aún en el 2018, han marcado distancias irreconciliables entre los 2 políticos, y que son el inicio de la desintegración y la crisis de esa organización política, PDA; como consecuencia, la aspiración a la Presidencia de la Republica de Gustavo Petro, periodo 2018-2022, se da por recolección de firmas y por el Movimiento Colombia Humana, un nodo de su movimiento político anterior, el Movimiento Progresistas fundado en 2011.

LOS PRESIDENTES Y FAMILIAS GOBERNANTES EN COLOMBIA DESDE 1958

  • Familia Lleras (periodos 1945-1946 y 1958-1962), Lleras Camargo y Lleras Restrepo (periodo 1966-1970) total 10 años.
  • Familia Pastrana (periodos 1970-1974), Misael Pastrana, y Andrés Pastrana (periodo 1998-2002) total 8 años.
  • Alfonso López Michelsen (periodo 1974-1978) total 4 años. Su padre Alfonso López Pumarejo fue Presidente en los periodos 1934-1938 y 1942-1945. Total familia López 11años.
  • Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos, Presidentes en los periodos 2002-2010 y 2010-2018. Total periodo 16 años. El Presidente Uribe reformó la Constitución Política para su segundo periodo e intento reelegirse para un tercer periodo, siendo declarado inconstitucional el proceso, por la Corte Constitucional. El Presidente Santos en su primer periodo se eligió con votos del ex presidente Uribe y es hijo del ex presidente Eduardo Santos Montejo, periodo 1938-1942. Total periodo familias Santos y Uribe Vélez. 20 años.
  • Guillermo León Valencia (periodo 1962-1966), Julio Cesar Turbay Ayala (periodo 1974-1978), Virgilio Barco Vargas (periodo 1986-1990) , Cesar Gaviria Trujillo (periodo 1990-1994), Ernesto Samper Pizano (Periodo 1994-1998), total 20 años.

EPÍLOGO

Cinco familias nos han gobernado en los últimos 78 años, por un periodo de más de 49 años, Lleras, Pastrana, López y  Uribe-Santos; en ese mismo periodo de 78 años (periodo 1940-2018) solamente han participado 10 familias. El Presidente y Premio Nobel de Paz, merece reconocimiento especial en los logros y sus esfuerzos por la Paz, pero en las demás políticas, gobernó con las familias y políticos de siempre.

Colombia ocupa lugares destacados en la variable de la inequidad y la injusticia  en el mundo, relacionada con la insuficiente distribución de la riqueza y el cubrimiento de las necesidades básicas de la población; la incapacidad del Estado y sus gobernantes en la solución de las anteriores problemáticas, como lo han destacado investigadores e historiadores, son factores determinantes en el conflicto armado que se ha vivido, conflicto que tiene más de 50 años; la polarización y la guerra, tienen el reconocimiento internacional, de diferentes Naciones y de múltiples organismos internacionales como la ONU, OEA, y la CE, que interpretan que el conflicto armado, encuentran en el actual Acuerdo de Paz, el principio de la solución, a partir de reformas estructurales del Estado colombiano, para lo cual, los gobernantes en casi 80 años no han tenido las responsabilidades éticas y solidarias que reclama una sociedad empobrecida, y carente de los mínimos en salud y educación, y como si fuera poco, con políticas que desconocen en muchas ocasiones los derechos fundamentales, la vida y la libertad, la seguridad y el trabajo digno, vivienda y servicios públicos, entre otros.

En el actual proceso electoral se define el futuro de Colombia en asuntos vitales; se presentan 2 propuestas, una de la cuales representan el statu quo y el paradigma de Estado vigente, que agrupa a las familias que han gobernado al país en muchos años, pero con sus propios intereses y de los partidos políticos que los representan; muy grave es el anuncio del candidato Duque, de volver “trizas” los Acuerdos de Paz, poniendo en riesgo los avances que son tangibles en la pacificación y erradicación de la violencia; entre las familias del poder político y económico en Colombia se encuentran la casi totalidad de los jefes de Estado y todos los dirigentes, que en una gran mayoría representan el clientelismo y la corrupción nacional, al lado de los Ñoños, Popeye, Reficar, los Nule, Samper a través del proceso 8000, Kiko Gómez, Oneida Pinto; Álvaro Uribe con la Parapolítica, el eje Uribe-Santos, Zuluaga con Odebrecht; Musa Besaile, Alejandro Lyon, Gustavo Moreno, Otto Bula, Juan Carlos Abadía,  Álvaro Ashton, y el ex-vicepresidente Germán Vargas Lleras, el Cartel de la Injusticia,  el “Cartel de la Toga”, los magistrados Malo, Ricaurte y Leónidas Bustos, entre otros muchos.

Los colombianos tenemos la oportunidad de derrotar la corrupción y el clientelismo, actualmente unidos alrededor del candidato Duqueuribista, respaldado por todos los medios de comunicación casi sin excepción y los jefes y partidos políticos que han gobernado a Colombia en los últimos años; llego el momento de dejar atrás este paradigma, caduco y corrupto, y acompañar un político nuevo, GUSTAVO PETRO, con una propuesta que genera esperanza y el acompañamiento de los colombianos independientes y conscientes de la necesidad que se encuentren nuevas alternativas; dejemos atrás la política del miedo y el terror, el Castrochavismo no existe y si algún político colombiano representa el papel del “Dictador”, no es otro que Álvaro Uribe Vélez; como se ha planteado reiteradamente, otra Colombia es posible: atrevámonos y no permitamos más engaños de los mismos de siempre.

[1] Darío A. Mejía Pardo. Consultor e Investigador en calidad de la Educación Superior. Par Académico Conaces MEN. Ex Rector Unicaldas