Fontur 2018
Las cuentas claras, el chocolate espeso

Camilo Gaviria

Ganó Colombia. Ganó la democracia. Ganó la decencia. Ganó la independencia. Ganó la libertad. Ganó la equidad. Ganó la legalidad. Ganó el emprendimiento. Ganó la campaña de soluciones y no agresiones, que va a voltear la página del odio y la persecución que su contrincante prometía ejercer.

Llegó el momento de resaltar el triunfo de Iván Duque, que hoy dejó de ser una promesa para convertirse en una realidad. Fue una campaña espectacular llena de logros en las etapas de montaña y en los sprints finales. Primero, contra todos los pronósticos, ganó la consulta de su partido el Centro Democrático. Luego en una campaña interpartidista llena de propuestas y respeto, saco más de cuatro millones y medio de votos. Siguió avanzando haciendo equipo con una mujer ejemplar, y junto con Martha Lucia Ramírez, sacaron más de siete millones y medio de votos en la primera vuelta presidencial.  En la etapa final, de segunda vuelta marcada por los insultos, agresiones y mentiras contra su campaña y su persona, sacó más de 10 millones de votos para convertirse en el nuevo presidente de Colombia y Martha Lucia Ramírez en la primera vicepresidenta de la patria.

Las cuentas son claras. Iván Duque desde su primera victoria y hasta la ultima, derrotó a todas las maquinarias y a todo el clientelismo que las rodea. Iván Duque con su formación, carisma, claridad y decencia, se ganó el corazón y los votos de la mayoría de los colombianos. El chocolate espeso como me gusta tomarlo por la mañana, es el reflejo que podrá gobernar sin ataduras y sin compromiso alguno con quienes en una segunda vuelta, en un acto de responsabilidad pero sin votos en una elección que es de opinión, le dieron su apoyo. Iván Duque para alcanzar lo prometido, deberá gobernar con los mejores: profesionales competentes, íntegros, proactivos, positivos, y con una enorme pasión por Colombia.

Las cuentas claras, el chocolate espeso. Vamos cada uno de nosotros a apoyarlo para que de una vez por todas acabemos con la corrupción que existe en todos los estamentos públicos y privados de Colombia. No más parlamentarios que llegan con una mano atrás y una mano adelante al congreso, y después de 4 años, se convierten en los nuevos ricos del pueblo con la plata de nosotros los contribuyentes. No más nòminas paralelas en el sector publico. No más contrataciones públicas con alcaldes y gobernadores que se roban el 10 o 15%. Por eso esta nueva presidencia debe responder a la exigencia de una votación libre y de opinión que se expresó durante toda la contienda electoral y hacer un gobierno ejemplar, decente y que trabaje para todos los colombianos.

Las cuentas claras, el chocolate espeso. Por eso nuevamente invito a todos los partidos políticos de Caldas para que en las listas a los concejos y a la asamblea del próximo año escojan personas idóneas e integras. No se les olvide que estas corporaciones son las juntas del departamento y de todos los municipios. En este propósito, esperamos que el sector privado de Manizales que se ha lucido por su tibieza y apatía en la política, lancen candidatos de sus diferentes sectores que nos permitan ir a votar con ilusión. Lo propio esperamos ver en las listas de candidatos a las alcaldías y a la gobernación. Esta es la única manera de apoyar a un equipo de alto desempeño liderado por Duque y Martha Lucia.

Por último, un agradecimiento enorme a la campaña de Duque presidente por esta oportunidad que me permitió con el alma y con toda convicción aportar un granito de arena al futuro de todos.