Fontur 2018
La gran derrotada fue la tendencia centrista

Política con pimienta

Dicen algunos analistas que no hay que ser ningún genio en ciencia política para entender que la gran derrotada en estas elecciones fue la tendencia centrista. El centro desapareció. Diez y nueve millones de ciudadanos que apoyaron una u otra de esas dos posiciones políticas, sumadas las fuerzas de la extrema izquierda y las de la extrema derecha, contra apenas ochocientos mil voticos en blanco de quienes se mantuvieron firmemente equidistantes de los dos extremos, demuestran a las claras que pensar en una política de centro en este país es una impensable utopía. Hay quienes explican el fenómeno sugiriendo que muchos centristas le creyeron a Petro la teoría de que votar en blanco era votar por Duque. Puede ser cierto, pero querría decir que esos tales no eran verdaderos centristas, capaces de jugársela por su ideología, sino ciudadanos inseguros, propensos a cambiar su manera de pensar por causa de  los odios o los temores.

Un campanazo la votación de Prieto

Crédito: Facebook @GustavoPetroUrrego

Cincuenta y dos mil millones de pesos recibirá del Estado Gustavo Prieto por los pagos de votos que obtuvo en los últimos procesos electorales. Con estos recursos podrá fortalecer su proyecto político de izquierda de cara a las elecciones de 2022. Aunque el futuro de su proyecto estará ligado a los resultados de la gestión presidencial que emprenderá el 7 de agosto próximo el antioqueño Iván Duque Márquez. Si Duque ejecuta lo que prometió y realiza un buen mandato, sobre todo en materias tan complejas como la seguridad, la corrupción y el tema fiscal, las posibilidades de Petro para ocupar el solio de Bolívar indiscutiblemente que se reducirán. Y viceversa. Los más de ocho millones de votos que sacó Petro, constituyen indiscutiblemente un campanazo al gobierno y a la clase dirigente sobre cómo deben orientar el país.

Bloque parlamentario

Crédito: EJE 21. Mauricio Lizcano.

Pocos días después de la primera vuelta presidencial, hubo una reunión en Bogotá de senadores electos del Partido de la U y Cambio Radical para analizar sus resultados, fijar su posición  frente a la segunda vuelta y trazar un derrotero de cara a la legislatura ordinaria que empezará el 20 de julio próximo. En este encuentro los congresistas acordaron dejar en libertad a sus seguidores en materia de candidaturas presidenciales, propuesta contra la que nadaban Roy Barreras y Armando Benedetti, quienes eran partidarios de que Cambio Radical y el Partido de la U ingresaran a la campaña de Iván Duque como partidos. De esta manera le dieron la oportunidad al candidato presidencial Iván Duque para que realizara un trabajo personalizado con cada uno de los congresistas electos, labor que le dio muy buenos resultados. Este grupo lo integran 16 senadores de Cambio Radical y 14 del Partido de la U, quienes actuarán en bloque en asuntos tales como la conformación de comisiones, el trámite de las iniciativas gubernamentales y el manejo de sus relaciones con el presidente electo. La tesis que triunfó en este encuentro fue abanderada por el senador Mauricio Lizcano.

Lizcano no descansa

Contrariamente a varios de sus colegas electos que poco se mueven de sus lugares de residencia, presumiblemente por “física fatiga electoral”,  el representante electo Óscar Lizcano no descansa. Una semana se recorre el oriente, la siguiente el occidente y cuando menos se piensa está en Manizales recorriendo barrios. El domingo, por ejemplo, aprovechó la jornada electoral para visitar a sus partidarios de Supia , Riosucio , Anserma , San José , Risaralda y Belalcázar, a quienes invitó a votar por Duque. Se espera que a este ritmo trabajará en el Congreso para sacar adelante proyectos que beneficien a Caldas.