28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ferri, Gaitán y Concha

13 de junio de 2018
Por Óscar Alarcón
Por Óscar Alarcón
13 de junio de 2018

CORTE Y RECORTE

ÓSCAR ALARCÓN NÚÑEZ

Se recordaron los setenta años del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, de quien algunos aseguran que iba a ser presidente de la República. El líder, además de su desempeño político, se le recuerda por su trayectoria como jurista, consolidada por sus estudios de especialización en Italia, con el profesor Enrico Ferri.

José Vicente Concha, además de jurista (fue catedrático en derecho constitucional y penal), fue presidente de la República de 1914 a 1918. Llegó a la jefatura del Estado en aquellos años en que los candidatos (todos conservadores) eran escogidos por los obispos, con bendición y excomuniones. Sacó adelante la llamada Ley Concha que permitía casarse por la ley civil colombina, siempre que los cónyuges renunciaran (hicieran apostasía) a la religión católica. Fue embajador en el Vaticano de 1919 hasta su fallecimiento en Roma en 1929. Diez años de permanencia en la Ciudad Eterna le permitieron compenetrarse con ese país y conocerlo al dedillo. Se movía con mucha familiaridad por Piazza Venezia y la Via del Corzo, así como por los corredores del Vaticano. Su único hijo, Luis Concha Córdoba, fue el primer cardenal que hubo en Colombia.

En una charla que sostuvo con Fernando de la Vega dijo lo siguiente, él que tenía por qué saberlo porque conocía bien a Italia y era jurista: “Allá (en Colombia) se imaginan que Ferri y su grupo contienen la última palabra de la ciencia, y están muy equivocados. Los principios básicos de aquella escuela están rectificados y muy reducidos; el mismo Ferri está pasado de moda, y usted verá que ya ninguno le toma tan en serio como antes”. (De la Vega, Fernando. De Bolívar a Concha. Biblioteca Popular de Cultura. Bogotá. 1951, página 177).

De la Vega no precisa cuando sostuvo la charla con Concha pero se supone que fue antes de su fallecimiento en 1929 cuando Gaitán hacía un par de años había regresado al país luego de sus estudios con Ferri, cuando estaba pasado de moda, según criterio del expresidente y embajador. A finales de 1928 había protagonizado su gran debate sobre las bananeras, exponiendo las tesis del gran tratadista italiano quien, por lo demás, fue cerebro jurídico del duce.

Es que Colombia siempre está a la “penúltima moda” como aseguraba Álvaro Gómez, tanto que las tesis jurídicas de Ferri se consagraron en el Código Penal de 1936.