9 de diciembre de 2018

Estrategias de Responsabilidad Social Universitaria

3 de junio de 2018
Por Jorge Emilio Sierra
Por Jorge Emilio Sierra
3 de junio de 2018

Por: Jorge Emilio Sierra Montoya (*)

Proyectos internos y externos:

Insistamos: las universidades no deben eludir su responsabilidad social, la cual les compete en grado sumo. Y, en forma específica, ello ha de traducirse en programas internos, con sus grupos de interés (directivos, profesores y estudiantes) o como organización social (respeto a los derechos humanos y laborales, lucha contra la corrupción, gobierno corporativo), y con grupos externos (gobierno, empresas, comunidad…) por medio de proyectos educativos, sobre salud y vivienda, en medioambiente, etc., ojalá a través de alianzas con esos grupos.

La estrategia de ASCUN:

En esta línea vienen trabajando países como Alemania y Brasil, mientras en Colombia lo hacen varias universidades y ASCUN, la asociación que las reúne, con el propósito obvio de que nuestros centros universitarios se orienten, con sus múltiples recursos, hacia la solución de problemas sociales y, en definitiva, a convertir la responsabilidad social en el tercer gran objetivo, junto a la formación educativa, profesional, y la actividad investigativa.

“Lo social debe ser la tercera hélice o el tercer motor de las universidades colombianas en estos comienzos del tercer milenio”, según han planteado directivos de ASCUN.

El foco educativo:

Y así como las empresas, por lo general, ejercen su responsabilidad social en el tipo de actividad que desarrollan para ser más eficientes en el impacto social requerido (una empresa de construcción, por ejemplo, en programas de vivienda), las universidades lo son también en el campo educativo, el cual sin embargo es bastante amplio y reúne a diversas disciplinas que son indispensables en programas de salud, económicos y empresariales, políticos y estrictamente sociales, entre otros.

Muchas empresas, además, tienen su foco de responsabilidad social en la educación, campo en el que las universidades pueden aportar bastante al igual que en los programas educativos impulsados por el gobierno y otras organizaciones sociales.

Docencia e investigación:

Por último, no podemos desconocer la trascendencia que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) deben tener en la formación educativa y la actividad investigativa de las universidades, como ya se observa en las más importantes Escuelas de Negocios en el mundo, donde tales temas forman parte, como área fundamental, de los programas respectivos.

El carácter transversal:

No obstante, la responsabilidad social ha de estar presente en cada programa, en los distintos cursos de todas las facultades, teniendo por tanto un carácter transversal, como podemos decirlo igualmente de la ética y la formación política de los ciudadanos.

(Próxima entrega: Responsabilidad social en el periodismo).

(*) Asesor en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y Universitaria (RSU) – [email protected]