2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El territorio del río Grande de la Magdalena

4 de junio de 2018
4 de junio de 2018

Por: Gonzalo Duque-Escobar*

RESUMEN: Una declaratoria que priorice al río Magdalena como uno de los escenarios más representativos en la historia del país, debería partir del concepto del territorio como sujeto de derechos. Si su cuenca es el hábitat donde se dan nuestras relaciones con el bioma andino tropical, también el río, pese a haber sido fundamental como ruta de acceso para la ocupación del territorio, y como medio para la consolidación de la nación durante el siglo XIX, hoy como víctima del olvido se encuentra degradado y contaminado. Amparar sus derechos ambientales, es darle primacía a sus 30 mil pescadores, y  a los humedales y bosques secos que lo circundan, no sólo para ponerle límites a las intervenciones que buscan  establecer un canal navegable para que no alteren su vaguada ni los humedales como ecosistemas vitales, sino también para ordenar el cumplimiento de las acciones que demanda su recuperación integral.

Yuma (“río amigo”) o Huanca-hayo (“río de las tumbas”), bautizado en 1501 por Bastidas Río de la Magdalena, fue a lo largo de cuatro siglos y medio el principal medio de transporte en Colombia y el eje de desarrollo nacional. Jiménez de Quesada, lo remontó hasta Barrancabermeja, desde donde penetra las montañas del Opón, para subir al altiplano y fundar Bogotá. Posteriormente, bogas en champanes, en extenuantes jornadas de hasta dos meses remando en dirección aguas arriba, suben y regresan para transportar cientos de personas que en el proceso de ocupación y consolidación de la Nueva Granada, deben soportar la inclemencia del ardiente clima y la incomodidad del viaje.

El río Magdalena que nace en el extremo suroccidental del país, a 3.685 metros de elevación, en el Páramo de las Papas, recorre 1.528 km de los cuales 900 km son navegables, hasta desembocar en Bocas de Ceniza sobre el mar Caribe. Como parte de la cuenca Magdalena-Cauca que con el 75% de la población del país, constituye el sistema de drenaje más importante de nuestra región andina, en su sinuoso recorrido esta juvenil corriente, se relaciona con 12 parques naturales nacionales, baña 20 departamentos, recibe entre otros tributarios al Cauca, su principal afluente, y también descarga parte de sus aguas a la Bahía de Cartagena por el Canal del Dique, construido en el siglo XVI para acceder por Calamar a Cartagena de Indias.

Los comienzos del desarrollo industrial en Colombia a principios del siglo XX, marcaron el inicio de la afectación ambiental asociada a la contaminación y la deforestación. Pero desde mediados del siglo XX, conforme se daba el crecimiento y la modernización del país, con el advenimiento del transporte aéreo y las carreteras, el río como medio de transporte se fue olvidando, y con la revolución verde impulsando la expansión de la frontera agrícola y propiciando los procesos de migración hacia los centros urbanos, también llegaron los impactos de la deforestación, la erosión, el descontrol pluviométrico y la contaminación, fenómenos que se expresan en sedimentos, descontrol hídrico y pérdida de ecosistemas. Esto sin mencionar las consecuencias sociales y económicas que de allí se derivan.

Dadas las condiciones geológicas, toda la parte media del río está constituida por un complejo sistema de humedales y un curso inestable; allí, los municipios ribereños en la mayoría de los casos, muestran bajas condiciones de vida y pobreza. El área de la gran cuenca, es de 257.400 km2; y aunque representa el 24% de la superficie del país y es el asiento de 32,5 millones de habitantes, según el Foro Ambiental Nacional, el 77% de su cobertura vegetal ha sido arrasada, el vertimiento de mercurio no para y el daño a páramos y humedales continúa.

La Ley 161 de 1994 constituyó Cormagdalena como una entidad corporativa especial, con presupuesto administrativo y autonomía financiera. Su misión, garantizar la plena utilización del río Magdalena; además de la navegación, la actividad portuaria, la conservación del suelo, la generación hidroenergética, emitir también lineamientos para la administración hidrológica, el manejo integrado del río, el uso sostenible y la preservación del medio ambiente.

Solo que las estrategias en lo corrido del siglo, para impulsar la navegación, abordar el complejo marco institucional, conocer y participar de la coordinación del sistema ambiental de la cuenca, han palidecido por múltiples factores, entre los cuales creo que sobresale la falta de un instrumento filosófico y jurídico de orden superior, para orientar la planificación de acciones y priorizar objetivos, mirando el río como un territorio sujeto de derechos bioculturales.

Es que el territorio, entendido como una construcción social e histórica, es un sujeto de derechos ambientales. Por ejemplo, siendo el Magdalena tierra de ranchos de hamacas, de chinchorros, de subiendas, de los vapores por el río y de la Expedición Botánica, de conformidad con las sentencias de la Corte Constitucional, que en 2016 y 2018 protegen al Atrato y al Amazonas, también al poseer derechos que amparen sus ecosistemas y a 30 mil pescadores de sus poblados ribereños, solo deberá ser objeto de una restauración que sea ecológicamente sólida y compatible con su cultura.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia http://godues.webs.com  Imagen: Rio Magdalena: Inundaciones rápidas y lentas según el PMC del Magdalena., Mapa de Cormagdalena  [Ref.: La Patria. Manizales, 2018/06/4]

Documentos U.N. 
Agua como bien público.

Arroyo Bruno, entre la muerte negra y la vida wayuu.

Calentamiento global en Colombia.

¿Cuál es el mejor sistema de transporte para Colombia?

Deuda histórica con el Pacífico Colombiano.

Dos plataformas logísticas para la ecorregión.

Eje Cafetero: Construcción social e histórica del territorio.

El eje Urabá – Tribugá y la salida a los océanos en Colombia.

Empresas de vapores en el Caribe Colombiano: La navegación fluvial y los ferrocarriles en el Magdalena Grande y el Bajo Magdalena, 1870 – 1930.

Estudio Ambiental de la Cuenca Magdalena -Cauca y elementos para su ordenamiento Territorial.

Fundamentos de economía para el constructor.

Hidro-Ituango: una lectura a la crisis.

Legalidad y sostenibilidad de la guadua en la Ecorregión Cafetera.

Los peajes en Colombia están sobreutilizados.

Magdalena River: a Tropical Institutionally Complex System, River and River Basin Strategies.

Manual de geología para ingenieros.

¿Para dónde va el Magdalena?

Pacífico biogeográfico y geoestratégico.

Plan de manejo de la cuenca Magdalena Cauca – PMC

Plan Estratégico Macrocuenca Magdalena Cauca.

Plataformas Logísticas y Transporte Intermodal en Colombia.

Procesos de Control y Vigilancia Forestal en Colombia.

Reflections on the Magdalena River Master Plan in Mexico City.

Riesgo sísmico: los terremotos.

Río Blanco como área de interés ambiental.

Significado y desafíos del regreso del tren.

The Magdalena Basin and the Horizontal and Vertical Distribution of Its Fishes.

The Magdalena River: Master Plan.

Un río difícil. El Magdalena: historia ambiental, navegabilidad y desarrollo.

Un plan maestro de transporte “multi” pero no intermodal.

UMBRA: la Ecorregión Cafetera en los Mundos de Samoga.

Vida y desarrollo para el territorio del Atrato.

TEXTOS “VERDES”