Fontur 2018
El nuevo país

MACROLINGOTES

ÓSCAR ALARCÓN NÚÑEZ

Antes del Farc “elegían” al presidente. ¿No fue así como escogieron a Andrés Pastrana? Bastó con que se entrevistara con ellos en la selva, que le regalara un reloj a Tirofijo, que les anunciara el despeje en el Caguan, para que ganara las elecciones. Después vendría Álvaro Uribe quien anunció que los iba a combatir. Así lo hizo, con su seguridad democrática, y salió electo en primera vuelta. El Congreso aprobó el “articulito”, fue reelecto, también en la primera vuelta, con la bandera de seguir en el combate. Luego su exministro de Defensa y su candidato escogido, Juan Manuel Santos, con las mismas banderas, logró salir electo. Cambió el camino y gracias a que en su posesión anunció que tenía “las llaves de la paz”, comenzó las conversaciones con las Farc que le permitió la reelección, apartado de Uribe.

Desaparecida las Farc, quien “elige” es Uribe. El país sale a votar a su favor y en su contra. Así pasó con el plebiscito: 6.377.464, por el No contra 6.431.372 por el Si. Este año, en la consulta interpartidista, también el país se mostró dividido entre quienes votaron a favor de “el que diga Uribe” y quienes votaban en contra: 5.948.682 contra 3.359.490.

En las elecciones de primera vuelta Iván Duque logró 7.567.439 y los otros candidatos (Petro, Fajardo, De la Calle, Vargas Lleras y De la Calle), 11.245.369. El pasado domingo (segunda vuelta): 10.373.080 de Duque contra 8.034.189. Es la más alta votación de un candidato para llegar a la Presidencia y también la jamás alcanzada por la izquierda. Pero ¿este alto volumen es de Petro, o es de la izquierda? No, es el mismo país polarizado en donde gran parte de esta votación es la de aquellos que no gustan de Uribe y que no tuvieron otra opción.

Colombia es un país distinto. Antes quien “elegía” era las Farc. Ahora es Uribe. Gran reto el que tiene Iván Duque con un discurso conciliador, sin espejo retrovisor en la búsqueda de un nuevo país. Que sea cierto lo del fin de le mermelada, que siempre es para los de la cifra repartidora.