25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El encanto del baile mantiene la vitalidad del Festival de Tango de Medellín

22 de junio de 2018
22 de junio de 2018

Jeimmy Paola Sierra

Medellín (Colombia), 21 jun (EFE).- Más de 700 bailarines han llenado de vitalidad al Festival Internacional de Tango de Medellín con sus apariciones en diversos rincones de la ciudad donde murió hace 83 años Carlos Gardel y que se esmera por mantener viva una tradición y el culto a este género musical.

Este festival, celebrado en junio para conmemorar la muerte del «Zorzal Criollo», rinde en su duodécima edición un homenaje al compositor argentino Homero Expósito, dueño de una obra bella y sobresaliente en la historia del tango, a propósito de los 100 años de su natalicio.

«Tenemos el segundo festival más importante del mundo. Medellín le sigue apostando a este género desde el baile, el canto y la música. La idea siempre es mantener viva esta tradición en la ciudad porque hay mucha gente que quiere al tango y lo escucha a diario», explicó la secretaria de Cultura de Medellín, Lina Botero.

En esta ocasión, los organizadores apostaron por llevar parte del corazón de este evento al centro de la ciudad con algunos «performance» como «Un tango para vos, Evita» y «Hombre de la esquina rosada», con el Teatro Pablo Tobón como escenario.

Allí también han asomado momentos de milongas que abrieron las puertas del campeonato de baile, en el que 690 artistas dieron brillo al festival, que se celebra del 18 al 24 de junio.

Entre ellos está la pareja venezolana conformada por Miriam González y Carlos Andasor, quienes partieron de su natal Mérida para poner a prueba su capacidad artística en un campeonato avivado por la magia de una urbe tanguera.

«Siento que es un festival muy bien organizado y bien hecho. Ha sido una experiencia muy linda conocer y ver en vivo a tantos bailarines que admirábamos en los videos», dijo a Efe González tras participar en la categoría Milonga de Pista.

Bailar tango, además de permitirles conocer a la colombiana Alejandra Sánchez, les ha dado un «poco de aire» en medio del difícil momento que atraviesa Venezuela.

«Allá no se baila tanto como en Colombia y Argentina, pero hay una comunidad muy bonita de tangueros, especialmente milongueros, que a pesar de la situación del país, se mantiene quizá porque el arte te hace escapar un poco de esa realidad», reflexionó Andasor, por su parte.

Al ritmo de tangos como «Quejas de bandoneón», «Desencuentro», «La Cumparsita», «La Mariposa» y «Pata Ancha» se han ido desgranando las presentaciones de parejas entre figuras estilizadas, sensualidad y formidables interpretaciones que le han dado brillo a la primera parte la programación del Festival de Tango, que en esta ocasión eligió al baile como apertura.

Para el profesor y coreógrafo Camilo Bernal, el baile es el mejor vehículo para mantener vivo a este género musical, pues en la belleza de los movimientos y en el sentimiento de sus intérpretes en una pista se envuelve mucho de su mística.

«Bailar es una manera de conectar al público y de sensibilizar a las personas con una magia que no se puede describir. En el campeonato hay niños desde los cinco años que bailan tango a un nivel impresionante. Hay mucha emoción y sentimiento», sostuvo Bernal, que tiene como pareja de baile a su esposa, Mayi Yepes.

Indicó además que en Medellín el tango «brota de la tierra» y eso hace que cada año las academias de bailes y los adeptos aparezcan para mantenerla como una capital tanguera.

«Todo el tiempo respiramos tango. Es como la vida misma», dijo a Efe Yepes, quien ve en la disciplina la única forma de destacarse en el escenario, donde prioriza tener «buenas líneas y lanzamiento de pierna limpios y con técnica».

En el Festival de Tango, luego de poner el listón alto con el campeonato de baile y de canto, que ganó la argentina Silvia Cristina Sab, viene la parte «más nutrida» de la programación, que pretende «reunir a los amantes del tango y captar nuevos públicos», según la secretaria de Cultura.

La Plaza Botero, donde reposan 23 esculturas del artista Fernando Botero, acogerá mañana una noche de gala sinfónica que tendrá a la cantante argentina Susana Rinaldi como artista principal.

También contará con la presentación de la Pan American Symphony Orchestra (Washington) y del pianista argentino Juan Esteban Cuacci, además de un espacio para los ganadores de los campeonatos de baile y canto.

Entre sábado y domingo, la Plaza Gardel estará reservada para la Feria Tanguera, que espera recibir a más 5.000 asistentes para luego bajar el telón con un homenaje a Carlos Gardel en la conmemoración del aniversario 83 de su muerte.

Se presentará además la Big Band Orquesta La Pascasia para darle otra dimensión al tango al trasladarlo a ritmos como la salsa y el bolero. EFE