Fontur 2018
Duque modera su discurso de derecha para la segunda vuelta presidencial

Imagen campaña

Bogotá, 8 jun (Sputnik).- El candidato de la derecha a la presidencia de Colombia, Iván Duque, continuó el miércoles su carrera por hacerse con el apoyo de los votos en blanco y de centro, para lo cual ha empezado por moderar su discurso de cara a la segunda vuelta de las elecciones, prevista para el 17 de junio.

“Nosotros no estamos buscando la revocatoria de las cortes, ni debilitar la acción de tutela, todo lo contrario; (queremos) fortalecerla como un mecanismo importante para proteger los derechos fundamentales de los colombianos”, dijo Duque durante un encuentro con magistrados de la Corte Constitucional, indicó la emisora local RCN Radio.

Las declaraciones del candidato del Centro Democrático significan un revés frente al discurso duro y de derecha que le permitió llegar a la primera vuelta electoral -celebrada el pasado 27 de mayo- como el candidato con mayor intención de voto.

Duque, delfín del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) ha debido morigerar sus propuestas con el fin de cautivar una parte de los 6.500.000 electores que optaron por los candidatos de centro en los comicios y que ahora se debaten entre el voto en blanco y el abstencionismo.

“Queremos preservar la jurisdicción constitucional y nosotros hemos invitado a un diálogo y a un consenso, para que con las altas cortes y las fuerzas políticas le demos a Colombia en los próximos años una reforma de la cual todos nos sintamos orgullosos”, afirmó el candidato, luego de que durante su campaña planteara unificar las cortes.

Duque, quien registra una intención de voto de 52 por ciento, garantizó a los magistrados que en caso de ganar la Presidencia respetará las instituciones y la independencia de los poderes públicos, así como los derechos ciudadanos amparados bajo la figura de la tutela.

Sin embargo, ese no es el único punto en el cual el aspirante de derecha ha dado un giro a su propuesta de campaña.

El pasado domingo, durante una visita al Putumayo (suroeste), el segundo departamento de Colombia con mayor cantidad de hectáreas sembradas con coca, Duque aseguró que de llegar al gobierno no va a retomar las fumigaciones aéreas con herbicidas, lo que significa un fuerte timonazo a su política de lucha contra las drogas.

Para algunos sectores, dicho viraje significa un intento por cautivar el voto de los sembradores de coca y de los campesinos, que de manera tradicional se han inclinado hacia la izquierda.

Luego de celebrada la primera vuelta electoral Duque recibió la adhesión a su campaña del tradicional Partido Liberal y de un ala del oficialista Partido de la U, lo que también le llevó a cambiar su discurso con lo que otrora fue su punta de lanza de campaña: los acuerdos de paz con la ahora desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Así, de un discurso que prometía “hacer trizas” lo firmado en La Habana con la organización armada, el aspirante presidencial pasó a propugnar por “ser amables y generosos con la base guerrillera que ha hecho tránsito a la desmovilización, al desarme y a la reinserción”.

Aunque sostiene que se debe garantizar “que los máximos responsables (…) cumplan sus penas”, Duque ha sido claro en señalar que no será tras las rejas sino “en granjas agrícolas”.

Más de 36 millones de ciudadanos están habilitados para votar en la segunda vuelta electoral del 17 de junio, en la que una Colombia polarizada deberá elegir entre Duque y el izquierdista Petro, cuya intención de voto es de 34 por ciento, según la más reciente encuesta revelada el martes por la firma Yanhaas.(Sputnik)