25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Adriana Gutiérrez y el “fajardismo”

5 de junio de 2018
5 de junio de 2018

Política con pimienta

El sábado pasado vimos hablando en Juan Valdez del Cable a la exsenadora Adriana Gutiérrez y a Alejandro Vallejo, uno de los tres asesores nacionales del exandidato presidencial Sergio Fajardo. El encuentro fue facilitado por Carlos Rojas, un dirigente caldense que se codea con los líderes más importantes del Centro Democrático, el Partido de la U y Cambio Radical. Cuentan que el propósito de esta reunión fue el de analizar la posibilidad de trabajar conjuntamente en los puntos en los cuales se sentían identificados en Caldas, uno de ellos Manizales como Ciudad Universitaria. Pero también abordaron el espinoso tema de gobernación de Caldas y alcaldía de Manizales de cara al proceso electoral de octubre del año entrante. En la baraja de candidatos no faltaron el exdiputado Jorge Iván Osorio y Alejandro Vallejo.

Primeros hervores

Mario Castaño

Pero no hay que perder de vista una futura alianza de Adriana Gutiérrez con el senador liberal electo Mario Castaño y el alcalde de Manizales José Octavio Cardona. Los observadores que le siguen los pasos a este proceso dicen que ya está en los primeros hervores y que es muy posible que antes de finalizar el presente año dé el punto. Según los bien informados costureros políticos de la capital caldense que ahora tienen sus sedes en El Cable y Sancancio, las negociaciones se encaminan por los lados de Adriana Gutiérrez para la gobernación de Caldas y el actual gerente de Aguas de Manizales, Jorge Hernán Mesa, para la alcaldía de la capital caldense. Esto no quiere decir, sin embargo, que los “negociadores” no hablen con otros sectores políticos, tal como ocurrió el sábado con Adriana y Alejandro Vallejo.

Injerencia en las decisiones políticas de Caldas

Crédito: ElEspectador.com

Estamos viendo muy de seguido por estos lares al exsenador liberal caldense Luis Guillermo Giraldo Hurtado. En el cierre de campaña de la campaña presidencial del Centro Democrático, en Expoferias, pocos días antes de las elecciones del 27 de mayo, estuvo muy tieso y muy majo celebrando el “bailatón” de Iván Duque con una atractiva pareja. No le faltó si no aplaudir. Pero en los círculos más estrechos del uribismo se dice que Giraldo tendrá mucha injerencia en los procesos de selección de los candidatos a la gobernación de Caldas y la alcaldía de Manizales. Esto siempre y cuando gane las elecciones presidenciales de segunda vuelta Iván Duque. Esta es una de las razones por las cuales Giraldo vista con mucha frecuencia su natal Manizales.

Se está “echando” la ciudad encima

El concejal del Partido Verde, Carlos Mario Marín, se está “echando” a medio Manizales, encima. Hace algunos días, en una declaración que muchos colegas consideraron “atrevida”, aseveró que los periodistas “están cooptados por la alcaldía”. Le cayeron rayos y centellas por la afirmación, empezando por el jefe de prensa de la alcaldía, John Fredy Franco, quien le envió una dura réplica. Recientemente, el Comité Integremial le observó que “se están sembrando dudas sobre la capacidad de gestión y control de las entidades públicas frente a proyectos de inversión y de intervención planificada en el territorio que, además, afectan la seguridad jurídica que requiere el sector privado o cualquier ciudadano para desarrollar sus negocios e inversiones a mediano y largo plazo». Todavía más: No tienen “sustento técnico”, hecho que calificó de “irresponsable, con lecturas parciales y descontexualizadas de la legislación local y nacional”.

Quedó al descubierto su ambivalencia

Como si todo esto fuera poco, inició una cruzada de supuesta defensa ambiental en el tema de Tierra Viva, pero como las redes tienen memoria quedó al descubierto su ambivalencia cuando meses atrás era él quien hablaba en defensa y elogios de Tierra Viva, señalando que pocos proyectos en el mundo tenían tantas ventajas.

Contra el alcalde

Pero también se fue lanza en ristre contra el alcalde de Manizales, José Octavio Cardona, a quien le endilgó competencias que no le corresponden. Cardona le pegó su vaciada:  “Basta con asistir media hora a la clase de derecho administrativo o constitucional, para entender que los actos administrativos que confieren derechos no son revocables por parte de quien los profirió, salvo que el beneficiario asienta en renunciar a los derechos contenidos en ellos o que el juez contencioso o constitucional tome una decisión que reverse las cosas al estado anterior.De hecho la corte constitucional en sentencia su050/17, dejó advertido que “por regla general, las autoridades públicas no pueden revocar actos administrativos de contenido particular y concreto sin el consentimiento expreso del titular, el legislador previó, tanto en el código contencioso administrativo anterior como en el actual, la posibilidad de omitir dicha autorización, en dos eventos: (i) cuando se trata de un acto ficto o presunto y (ii) cuando el mismo fue obtenido a través de medios ilegales o fraudulentos” así las cosas, declaro como alcalde y bajo la gravedad de juramento, que la licencia conferida al proyecto no obedece a un acto ficto o presunto y que nada me consta en relación a que la misma se haya obtenido de manera fraudulenta o ilegal, y si alguien tiene elementos que demuestren lo contrario, que lo demuestre y este alcalde no tendrá temor de proceder”.

Le falta mucho pelo para el moño

¿Será que el concejal Marín pretende parecerse en los juicios y críticas a su copartidaria Claudia López? Sus detractores sostienen que le falta mucho pelo para el moño.