Fontur 2018
6 recomendaciones para proteger tu información en Internet

Edith Gómez

La privacidad es algo importante que muchas veces subestimamos, pero cuando nos ponemos a pensar en las consecuencias de la exposición de nuestra privacidad a diferentes niveles, nos damos cuenta de que se trata de algo valioso y por ende, hay que protegerlo.

Internet nos ofrece mucho, entre todas sus ventajas resaltan las miles de plataformas para ganar dinero, la manera en cómo nos conecta con otros y las muchas facilidades que nos ofrece; pero también nos expone a ciertos peligros de los cuales nosotros somos responsables de cuidarnos y también a quienes dependen de nosotros.

Hoy en día con la penetración de las redes sociales podemos fijarnos que cada vez más personas publican información que en otro momento no hubiese sido de conocimiento público, pero aun así son plataformas donde nosotros elegimos qué es lo que queremos compartir con nuestros seguidores o el mundo entero. Por otro lado, también esas mismas RRRSS tienen en sus manos información acerca de nosotros que puede ser muy delicada.

Las redes sociales no son el único peligro al cual nos exponemos en Internet. De hecho, hay muchos más, por lo que debemos mantenernos alerta y darle un uso adecuado y consciente a esta importante herramienta que cada vez forma parte más activa en nuestras vidas.

Hace un par de décadas atrás el Internet era algo a los que algunos privilegiados tenían acceso y no era tan determinante en la sociedad. A estas alturas de la evolución el Internet está presente hasta en los monitores a distancia para bebés, en las casas inteligentes que empiezan a encender las luces y la calefacción cuando apenas vamos en camino, solo por nombrar algunos ejemplos.

Hemos dejado que entre a nuestros hogares y que interactúe con nosotros y nuestros seres queridos a diferentes niveles y, no significa que sea algo negativo, al contrario. Lo que es importante que notemos es que también debemos ser cautelosos con la información que compartimos porque no sabemos quiénes puedan estar usando esa información para hacernos daño a nosotros, o a personas cercanas. Por eso, a continuación, verás un listado de recomendaciones para mantener la seguridad alta a pesar de que tu uso de Internet también lo sea.

1.- Nunca dejes libre tu WiFi: esto no se trata de egoísmo, es más bien algo que necesitas hacer por tu seguridad propia. Cuando hay diferentes personas conectadas en una misma red de Internet inalámbrico todas están expuestas entre sí.

Cuando compartes el WiFi con los otros miembros de tu familia no hay tanto problema, pero si empiezas a darle la clave a tu vecino, que luego se la da al otro, en un par de meses estarás expuesto a personas a quienes ni conoces. Peor aun es dejar el WiFi libre porque en ese caso no tienes ni la más mínima idea de las personas que se conectan y cuáles son sus intenciones.

Al compartir una misma red pueden robarte datos personales, información desde los dispositivos donde te conectas y hasta acceder a los micrófonos y/o cámaras de estos. No se trata de ser paranoico, sino de tomar precauciones.

2.- Ten un buen anti-virus: no solo para mantener tu sistema operativo funcionado de manera óptima, sino también para evitar que ajenos a ti se inmiscuyan en tu ordenador y puedan robarte información personal valiosa.

Así ha sido la forma en como los hackers consiguen fotos subidas de tono de las celebridades y las venden a medios de comunicación. Muchos de ellos no hackean específicamente el ordenador de la celebridad, sino que logran hacerse con muchos datos de diferentes personas y luego, al analizar la información, se dan cuenta de que han logrado “pescar” algo gordo.

3.- Borra el historial, cookies y caché: esto es algo que debes hacer cada cierto tiempo, no solo porque liberará un poco la memoria de tu dispositivo, sino que también dejarás de compartir información con tantos sitios web que visitas a diario ¿Alguna vez has leído la política de cookies que tienen las páginas que más frecuentes? Cuando lo hagas, ya sabrás por qué necesitas borrar estos datos al menos una vez a la semana.

4.- Usa la navegación incógnita: para dejar menos rastro puedes utilizar este tipo de navegación. Utilízalo principalmente para cuando vas a utilizar los sitios web de instituciones bancarias o que tengan que ver con finanzas.

5.- Presta especial atención a los datos que tú mismo compartes a través de las RRSS: muchas personas escriben y publican de todo en sus redes sociales, hasta la dirección de su domicilio y números telefónicos, ignorando que esta información puede caer en las manos equivocadas y traer muchos problemas.

Según diferentes departamentos de policías a nivel internacional, una de las primeras fuentes que buscan los criminales para estudiar a las víctimas en caso de secuestro, son las redes sociales y el comportamiento/coordenadas que ellas comparten a través de estas. Así que la próxima vez que vayas a publicar algo, asegúrate de que no atente contra tu seguridad, ni la de tu familia.

6.- Preocúpate por gestionar tus configuraciones de privacidad: las redes sociales tienen configuraciones de seguridad y privacidad que tú mismo puedes administrar y muchas personas no saben eso. Así que si eres fanático de las redes sociales presta atención a esta área en vez de ignorarla porque puede hacer la diferencia. No te preocupes si no sabes cómo hacerlo, estas plataformas cuentan con tutoriales que puedes encontrar y seguir luego de una rápida búsqueda.