Fontur 2018
Menores de edad en Risaralda recibieron encargos fiduciarios

Pereira, mayo del 2018. Al menos 102 menores de edad víctimas que habitan en el departamento de Risaralda, recibieron por parte de la Unidad para las Víctimas la indemnización administrativa constituida encargos fiduciarios.

Los niños, niñas y adolescentes que recibieron la convocatoria llegaron temprano en la mañana hasta el salón VIP del estadio Hernán Ramírez Villegas, acompañados por sus padres, con el objetivo de recibir la indemnización administrativa tras convertirse la mayoría de ellos en desplazados por cuenta del conflicto armado.

Crédito: Prensa Unidad de Víctimas.

La inocencia que les caracteriza estuvo a flor de piel durante la jornada en la cual la Unidad para las Víctimas entregó $475 millones de pesos a 102 menores víctimas, pero además se tuvo una sesión a cargo de los profesionales de la Unidad explicándoles la finalidad de los encargos, el procedimiento para reclamarlos y la gran importancia de la estabilidad emocional a través de la atención psicológica especial que necesitan algunos de ellos.

“Este es un día muy especial para todos estos niños y niñas que son privilegiados con la entrega de la indemnización, sabemos que no ha sido fácil todo este proceso, pero estamos seguros que este dinero va a servir para que muchos de ustedes se pongan el objetivo de tener una reserva de cara a sus estudios superiores o por qué no aportar al cumplir la mayoría de edad con la cuota inicial de la casa propia”, expresó Freddy López, director territorial Eje Cafetero de la Unidad para las Víctimas.

“Continúen soñando y lleguen lejos, no permitan que la circunstancia que vivieron trunque sus metas”, concluyó el director de la Unidad para el Eje Cafetero.

El encargo fiduciario es un mecanismo implementado por la Unidad para las Víctimas, a través del cual se confía un dinero a una entidad fiduciaria, para que lo administre hasta que los niños, niñas y adolescentes cumplan la mayoría de edad, tengan la cédula y puedan reclamar la indemnización.

“La verdad que este tipo de jornadas le brindan a uno un poco de tranquilidad para afrontar lo que viene a futuro, el tema económico es complejo, más cuando uno es víctima del conflicto armado, sin embargo esta indemnización se convierte en un seguro para nuestros hijos y con ello podemos iniciar una carrera universitaria o un negocio, eso lo definirá él cuando cumpla los 18 años”, comentó Mónica Giraldo, madre de uno de los menores beneficiado.

(Comunicado de prensa)