11 de diciembre de 2018

Seis pasos a seguir en caso de una urgencia odontológica

7 de marzo de 2018
7 de marzo de 2018

No automedicarse y asistir donde un profesional en el tema son algunas de las recomendaciones que se deben tener en cuenta a la hora de sufrir una urgencia odontológica.

Las urgencias odontológicas se pueden presentar en el momento menos esperado y afectando a cualquier miembro de la familia. Sin importar edad, género o condición de salud, cualquier persona puede sufrir un accidente bucodental.

Auto medicarse antes de la atención médica o no acudir con el personal especialista son algunos de los errores más comunes. Según la doctora Paola Cárdenas Arciniegas, odontóloga adscrita a Colsanitas Dental, “los pacientes que sufren urgencias odontológicas, y principalmente sus acompañantes, suelen cometer una serie de errores antes de acudir al médico que en muchas ocasiones afectan la correcta recuperación del paciente”.

A continuación, seis recomendaciones para evitar complicaciones cuando se presenta una urgencia odontológica mientras se busca atención médica profesional:

1.       No automedicarse: no se recomienda consumir ningún tipo de analgésico o desinflamatorio antes de llegar la consulta de urgencias. Especialmente si el paciente tiene insuficiencia renal o hepática debe extremar esta precaución. En caso de que el dolor sea muy fuerte, se puede tomar algún medicamento que en ocasiones anteriores haya funcionado de manera segura.

2.       Atención con los antibióticos: no se deben consumir por ninguna razón. Ese tipo de medicamentos solo los prescribe el especialista que trata la patología oral que causó la urgencia.

Con el uso indiscriminado de antibióticos hay un riesgo creciente de que las bacterias se vuelvan resistentes a estos fármacos y posteriormente complique cualquier tratamiento para un proceso infeccioso que necesite tratamiento.

 Además, los antibióticos tienen una acción dirigida según las bacterias que se quieran atacar y las que se encuentran en la boca son diferentes de las que están en las vías respiratorias y el intestino o la piel.

3.       Pérdida de piezas dentales: cuando por causa de un traumatismo se pierde una o más piezas dentales permanentes de su posición, la forma como se presta atención en el sitio de la lesión será fundamental para reimplantar el diente que se ha desprendido por completo. 

Se debe buscar y recoger el diente por la corona, teniendo cuidado de no tocar la raíz, pues ahí están el ligamento periodontal que permiten que se pueda reimplantar. Luego, se debe poner debajo el grifo por unos segundos y si es posible reimplántalo en su alveolo (espacio del diente) de la persona que lo perdió.

Cuando eso no es posible, se debe buscar la forma conservarlo en solución salina o en la saliva. Incluso, otra medida es que la persona lo mantenga entre sus molares posteriores y la mejilla mientras va camino a recibir la atención.

La pieza dental no se debe guardar en alcohol, desinfectantes o solución yodada.

4.       Fractura de piezas dentales: en caso de una fractura en la corona (parte visible del diente) se debe recoger la parte del diente que se partió y llevarla a la atención de urgencias, pues dependiendo de la afectación se puede reparar con el uso de resinas. 

Para controlar el sangrado se debe hacer presión con una gaza, pañuelo o algodón sobre el área afectada.

5.       No dejar de buscar atención prioritaria: ante una urgencia odontológica lo fundamental es conseguir atención prioritaria para el dolor y la estabilización. El dolor se atiende de acuerdo con la causa que lo generó, sean un trauma, inflamación o una infección. 

En algunas ocasiones, aunque el punzante desaparezca, se debe acudir a buscar atención odontológica pues la pulpa del diente puede estar afectada. 

De otra parte, el riesgo de complicaciones por no buscar atención prioritaria para una inflamación o infección a causa de una caries o enfermedad periodontal se eleva cuando la persona no tiene un buen estado nutricional ni adecuada condición de vida. El sistema inmunológico no funciona adecuadamente cuando no hay buena nutrición y su respuesta está disminuida ante infecciones como las que se presentan a nivel bucodental.

6.      Cuidado con la celulitis: cuando se trata de dientes superiores, en cuestión de 36 horas una persona que no tiene un estado nutricional adecuado puede hacer una celulitis, que es una inflamación del tejido celular subcutáneo y subir hasta alcanzar el área del globo ocular y luego el cerebro hasta producir una meningitis comprometiendo la vida de la persona. De igual modo en dientes inferiores la infección puede llegar a cuello y comprometer la vía aérea.

Colsanitas