Fontur 2018
Usuarios pierden 29 horas de conexión por bandas que hurtan infraestructura

El hurto de infraestructura de telecomunicaciones es una de las razones por las que se presentan interrupciones en los servicios de internet, telefonía y televisión en toda la geografía nacional. Cada robo ocasiona que los consumidores sean afectados en los servicios mencionados, por ejemplo, en robos de la red de cobre el tiempo de recuperación del servicio es de 29 horas, según estimaciones de TigoUne. En cuanto a las redes móviles cuando sustraen las baterías, los equipos quedan dependiendo de la continuidad del servicio de energía que en algunas zonas del país presentan muchas deficiencias.

En los últimos años, los operadores han detectado que esta práctica delictiva incrementó, con el consiguiente perjuicio para los clientes de servicios de telecomunicaciones. La tendencia, de acuerdo con expertos de seguridad, es que se han comenzado a estructurar organizaciones delictivas que utilizan técnicas y equipamientos más especializados para realizar los hurtos a mayor escala, lo que genera mayor afectación a los usuarios.

El sector de las TIC es uno de los más afectados con el delito de hurto con más de 111 mil delitos ocurridos en 2017, según cifras oficiales. El cable de cobre y las baterías siguen siendo los artículos más hurtados. Particularmente, las redes de TigoUne sufrieron 677 afectaciones por hurto de infraestructura. En cuanto a ciudades, Montería resultó ser la más afectada por este flagelo con 158 casos el año anterior.

Sumado al hurto de cable y fibra, los grupos delictivos también buscan equipos como baterías, tarjetas inteligentes, aires acondicionados; entre otros.  La delincuencia ha encontrado en los elementos de red y soporte, que facilitan la conexión en hogares y empresas, una fuente de ingresos, puesto que estos equipos tienen alta demanda en los mercados ilegales.

Usuarios los más afectados

Los más afectados por estas acciones de bandas delincuenciales son los usuarios. Los tiempos necesarios para restablecer el servicio después de un robo a redes fijas pueden ser de días completos. Días en los que empresas y familias enteras se quedan sin internet, televisión o telefonía, que en la mayoría de los casos son herramientas fundamentales de trabajo.

De acuerdo con estimaciones realizadas por TigoUne, es necesario invertir anualmente cerca de 4.400 millones de pesos para reponer y reparar las redes que se ven afectadas por hurtos. “Estos recursos podrían ser invertidos en el despliegue de nuevas redes que ayudarían a conectar a más empresas y consumidores en todo el país”, señaló Teresa Reyes vicepresidenta de Operaciones de TigoUne

Equipos de seguridad de TigoUne han identificado que las bandas dedicadas al robo de infraestructura tienen dos tipos de líderes uno operativo y otro técnico. El primero tiene conocimiento suficiente para organizar el personal y el segundo es especialista en redes de energía. Usualmente, entre tres y cuatro personas se necesitan para hacer el desmonte y transporte del material hurtado. También se identificó que este comercio puede ser transnacional, ya que la demande de fibra, cobre y baterías es alta en países cercanos.

Identifique y denuncie

Las comunidades cercanas a los sitios donde está la infraestructura pueden jugar un papel fundamental para enfrentar este flagelo. En el caso de que un operador como TigoUne desarrolle trabajos de instalación, o mantenimiento de infraestructura, los usuarios deben tener en cuenta:

  • Los vehículos en los que se transportan los equipos y el personal están identificados con los logos de la Compañía.
  • El personal técnico debe estar debidamente uniformado y portar identificaciones en un lugar visible.
  • En los sitios en los que se desarrollan los distintos trabajos se realiza una demarcación o cerramiento con cintas y conos.
  • En casos donde el servicio será suspendido por trabajos de mantenimiento, mejoras u otros trabajos en la red, la Compañía informa a las familias del sector involucrado.

En caso de identificar anomalías, TigoUne tiene disponible la Línea Ética. En este canal de servicio, nuestros usuarios pueden reportar este tipo de casos. Las personas se pueden comunicar al 018000521100 desde cualquier lugar de Colombia y sin costo.

Así mismo, pueden escribir al correo [email protected]. También pueden comunicarse con los números de la Policía Nacional, de acuerdo con su ubicación.