Fontur 2018
Sensor electrocardiográfico monitorea la actividad cardíaca durante más de un mes

Imagen Unimedios

Manizales. El dispositivo portátil monitorea la actividad cardíaca durante más de un mes. La información es transmitida en tiempo real a un teléfono móvil, tableta o computador. El sistema ofrece un beneficio para los pacientes que padecen de arritmias.

El aparato consta de dos electrodos metálicos en forma de broche y no necesitan de extensiones adicionales para medir un electrocardiograma.

Francisco Javier Martínez Tabares, doctor en Ingeniería-Automática de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, explica que una de las bondades del equipo es que mientras esté funcionando se le puede poner un sistema de carga (una batería de por ejemplo 1.000 miliamperios) por periodos cortos para alimentar y recargar el sensor.

“Para cargar otros dispositivos comerciales la persona se lo debe retirar del cuerpo. Nuestro producto funciona sin necesidad de desconectarlo por completo, es decir que se le puede conectar un solo cable, o de forma inalámbrica”, dice el investigador.

Es por esto que la Superintendencia de Industria y Comercio le otorgó patente a la U.N. y a la empresa Celbit Ltda. por la creación denominada: “Electrocardiógrafo portátil que incluye electrodos vestibles para monitoreo de bioseñales de muy largo término”.

La resolución fue emitida el 29 de enero de 2018, con vigencia del 2 de octubre de 2015 al 2 de octubre de 2025.

Imagen Unimedios

Electrodos textiles

Patricia Cardona Cuervo, magíster en Ingeniería Ambiental de la U.N. Sede Manizales y otra de sus creadoras, manifiesta que el sensor se ubica en diferentes zonas del tórax para adquirir distintas formas de electrocardiograma.

Algunas de las zonas preferidas están a lo largo del esternón, dado que la piel de estas zonas suele tener una baja porción de tejido adiposo y por lo tanto tiende a entregar un nivel adecuado de potencial eléctrico del corazón.

Regularmente el equipo funciona con adhesivos pegados al cuerpo. Sin embargo, otra de las novedades de este invento es que se le pueden conectar electrodos textiles en forma de banda o faja abdominal.

“No es solo para personas que tengan problemas cardiacos, sino que también lo pueden utilizar deportistas o personas que quieran medir su ritmo cardiaco”, señala la investigadora.

Asistencia diagnóstica

El diseño de la innovación recibió apoyo de la U.N. Sede Manizales y del Grupo de Procesamiento y Reconocimiento de Señales que dirige el profesor Germán Castellanos Domínguez, quien es coinventor de esta patente, junto con la empresa Celbit, que la conforman Francisco Javier Martínez Tabares y Patricia Cardona Cuervo.

Este dispositivo está pensado para asistencia diagnóstica, es decir, para facilitar el trabajo de profesionales, especialmente en cardiología.

Unimedios