10 de diciembre de 2018

¿Por qué mataron a San Valentín si los enamorados lo querían?

14 de febrero de 2018
14 de febrero de 2018

Por Guillermo Romero Salamanca

No se sabe a ciencia cierta dónde nació Marco Aurelio Valerio Claudio, pero lo cierto es que gobernó como emperador romano entre los años 268 y 270. Cuando asumió el poder se hizo nombrar como Caesar Marcus Aurelius Claudius Augustus, pero la gente lo simplemente lo llamaría después como Claudio el Gótico.


Sus años de gobierno se caracterizaron por las permanentes guerras que emprendió, primero contra los alemanes que se les ocurrió atravesar los Alpes y atacar a Italia por el norte. El emperador los derrotó en la batalla del lago Benaco. Luego, los godos –no confundir con los conservadores de Colombia—les dieron por invadir unas regiones de los Balcanes y los venció en la batalla de Naissus. Y desde esa victoria lo llamaron como Claudio el Gótico.

Después tuvo la tarea de luchar contra el Imperio Galo y logró el control en el valle del río Ródano. Estaba en esas luchas cuando el presbítero Valentín observaba que los jóvenes soldados se les incrementaban la oxitocina, es decir que se enamoraban de las doncellas y entonces determinaba casarlos. Todo iba bien hasta cuando aquello se convirtió en una epidemia de amor. Entonces al emperador Claudio El Gótico se le sobresaltó la adrenalina porque no podía permitir que sus soldados profesionales estuvieran en amoríos, mientras él, planeaba batallas. Consideraba que si no tenían esposas, podría pelear mejor.

Lo mandó llamar a palacio y hablaron sobre el tema, pero cada uno tenía sus razones y un grupo de militares pidió la cabeza del sacerdote.

Eso fue el 14 de febrero del 269.

La soldadesca quedó entristecida con el martirio del curita y los cristianos comenzaron a rendirle homenajes hasta que la tradición lo convirtió en el santo de los enamorados.

El emperador Claudio siguió en sus operaciones militares y en julio o agosto del siguiente año, murió víctima de la viruela o de la peste.

El padre Valentín sabía que los soldados estaban enamorados y por eso los llevó al santo matrimonio, pero sólo 18 siglos después, los sicólogos y los científicos descubrieron que hay una relación entre la actividad cerebral y la secreción de oxitocina que hace que las personas tengan un determinado comportamiento y uno de ellos es el de estar enamorados.

Es gente que literalmente pierde la cabeza.

Tal vez, por abundancia de oxitocina el jerezano –porque nació en Jerez de la Frontera, España—Manuel Álvarez-Beigbeder Pérez, conocido como Manuel Alejandro compuso el tema “Estar enamorado”, que fue interpretado magistralmente por el linarense –porque nació en Linares, España—Miguel Rafael Martos Sánchez, más conocido como Raphael.

 “Estar enamorado –dice el maestro Manuel Alejandro— es descubrir lo bella que es la vida. Confundir la noche con los días. Caminar con alas por el mundo. Vivir con el corazón desnudo. Ignorar el tiempo y su medida., contemplar la vida desde arriba., divisar la estrella más pequeña. Olvidar la muerte y la tristeza. Ver el mar con árboles y rosas. Escuchar tu voz en otra boca. Respirar el aire más profundo. Confundir lo mío con lo tuyo”.

Y muchos son capaces de llevar flores, chocolates, joyas, perfumes, cremas, prendas con el único fin de incrementar en sus cuerpos la oxitocina y celebrar el Día de San Valentín.