Jose Luis Cámara 2018-2022
“Manizales es una ciudad universitaria, pero debe abrirse a otros negocios”: Jorge Eduardo Arbeláez

Manizales, 10 de febrero de 2018. Manizales se ha desarrollado mucho a partir de nuevas empresas y las universidades están generando conocimiento, riqueza y dinámica empresarial, dijo el aspirante a Senado por el Partido Verde, Jorge Eduardo Arbeláez.

Con 60 mil o 70 mil estudiantes en educación superior, Manizales es una ciudad universitaria con un cluster de negocios muy importante, pero debemos abrirnos a otro tipo de negocios, expresó Arbeláez, quien estima que es perfectamente posible el desarrollo respetando el medio ambiente.

“Uno puede tener un closter universitario muy interesante pero no debemos perder de vista el resto”, manifestó este ingeniero civil que se declaró un enamorado incondicional de todo lo que huela a naturaleza.

“Manizales tiene con qué”, planteó Arbeláez al destacar su recurso humano, la calidad de los servicios públicos y la infraestructura.  “Pensemos en bajarle los costos de producción y de transporte a la ciudad y desarrollemos otra serie de Clusters”, propuso.

“Conectemos a Manizales y Caldas por aire, tierra y ferrocarril no solo para que lleguen los visitantes, sino para que la ciudad consolide su desarrollo y los empresarios y productores puedan sacar sus productos sin dificultades”, añadió.

De hecho, Arbeláez destacó mucho el componente universitario por todo lo que le aporta a la ciudad:

“Luis Amigó, por ejemlo. No es una universidad muy grande pero está en pleno crecimiento.  La Universidad de Manizales en cuyas instalaciones funcionaba un colegio de niñas, ha crecido considerablemente, es toda una empresa, genera muchísimos empleos y el postre de la corona es la universidad Autónoma. Están igualmente las universidades Nacional y de Caldas que han crecido vertiginosamente. Pero hay otras empresas en Manizales que también han crecido como Supercoco, Mabe,   Skinco Colombit “, dijo.

Finalmente, Arbeláez Hoyos planteó que todos estos procesos deben ir de la mano de un desarrollo rural pleno que garantice nuestra supervivencia, buscando a la vez que se revitalice y mejore su rentabilidad.