Jose Luis Cámara 2018-2022
Las entrevistas de Petro y Germán Vargas causaron escozor

Política con pimienta

Le correspondió el turno a de la Calle

De la Calle en entrevista con Vicky Dávila. Imagen W Radio.

La comidilla política en los tertuliaderos  de El Cable, a donde se trasladaron de la Plaza de Bolívar, recae semanalmente sobre las entrevistas que a las doce del día realiza en la W la monita Vicky Dávila. Por allí han pasado que recordemos Gustavo Petro y Germán Vargas Lleras en sendas entrevistas y ayer le correspondió el turno a Humberto de la Calle Lombana, el caldense manzanareño candidato a la Presidencia de la República. Como que el oriente del departamento lleva la honra de haber tenido en los últimos años candidato al alto cargo. Recordamos que Oscar Iván Zuluaga, de Pensilvania, también lo fue. Dentro de los pollos que se están cocinando, están Mauricio Lizcano, quien es antioqueño- riosuceño y Hasta de pronto Hernán Penagos de Samaná. Vaya uno a saberlo.

No tuvo interlocución con Vargas Lleras

Pero a lo que vinimos. Tanto la entrevista de Petro como la de Germán Vargas causaron escozor. Y las respectivas barras se manifestaron por las redes sociales con profusión y agresividad manifiestas. Es que las descalificaciones recíprocas de ambos candidatos fueron de amplio calibre. Las pueden buscar en los archivos de la Doble W. Y ayer le tocó el turno a nuestro candidato De la Calle, quien recibió las banderillas de la monita con cierto desparpajo y vehemencia, y quien aprovechó para sacarse unas espinitas que lo habían herido por parte de Vargas Lleras, con quien, según De la Calle, no tuvo ninguna clase de interlocución durante el tiempo en que fue Presidente de la delegación en La Habana y quien se desempeñó como Vicepresidente de Colombia durante el mismo término. Primera noticia. ¿Cuales son las razones para que entre De la Calle y Vargas Lleras – un Vargas que se cree Lleras, según la venenosa frase de Carlos LLeras de la Fuente, tío del pollo Germán-  no se crucen palabra, cuando De la Calle, Luis Guillermo Giraldo y otros mozalbetes liberales fundaron a Cambio Radical en el Teatro Libre de Chapinero hacia 1998 como rebelión contra las directivas liberales de ese entonces, que auspiciaban la candidatura de Horacio Serpa?, se preguntaba un tertuliano. La política es dinámica. Ahí está un jeroglífico para que lo resuelvan los politólogos, quien añadió que entre Luis Guillermo y Germán tampoco hay comunicación de ninguna clase, ni entre De la Calle y Giraldo Hurtado. Esta es Política con Pimienta.

¿La Noche Triste para De la Calle será la del 11 de marzo?

La monita sometió a De la Calle a un bravo o bravío interrogatorio durante una hora y media. Y hasta lo puso a cantar, Mi noche triste, que es el tango que más le gusta al candidato. Bastante destemplado, en honor a la verdad, en comparación como canta Vicky, que lo hace muy bien en las rancheras, según cuentan quienes son cercanos a la monita y hacen bohemia con ella. No faltó el guazón que dijera que la Noche Triste para De la Calle será la del 11 de marzo si su Partido Liberal fracasa en las urnas. Habrá que esperar. Pero bueno. De la Calle respondió con agudeza las preguntas de Vicky y sin exaltarse pero en voz alta, repitió su conocido discurso sobre el cumplimiento de las acuerdos de La Habana, las fallas de la implementación y algo fundamental: que era claro en el acuerdo que los señores de las Farc pasarían por la Jep -Jurisdicción Especial para la Paz- antes de presentar sus nombres para las elecciones populares. Que la Jep, debió haber empezado a funcionar a principios del 2017 y que quien impidió tal hecho fueron los integrantes de Cambio Radical, el Partido de Vargas Lleras, quienes dilataron y entorpecieron en el Congreso su implementación. Que decidió ser candidato Presidencial después de lo de La Habana, mientras que Vargas Lleras había decidido ser candidato desde que aceptó ser Vicepresidente y que aprovechó el cargo para alimentar su aspiración. Que el, De la Calle, siempre prestó servicios al Estado pero nunca puso al Estado a su servicio. Y que no odiaba. Que su campaña sería siempre la del respeto a los demás, y que jamás sería capaz de darle a nadie en la cara marica ni mucho menos tratar a coscorrones a sus subalternos. Explicó su alianza con Clara López y reconoció sin ambages que Maduro es un dictador, violador de derechos humanos de los venezolanos. Y que su castrochavismo, el de De la Calle, era un mal chiste.

De la Calle es un tipo decente

Mucho para destacar de la entrevista susodicha. Pero por razones de espacio, hasta aquí llegamos. Consultamos las redes sociales y desde luego encontramos opiniones encontradas. Pero en su mayoría reconocieron que De la Calle es un tipo decente, caballeroso y ajeno a la controversia descalificatoria. Salvo con Vargas Lleras. Con Petro fue suave. Pidió que no lo estigmatizaran ni insistieran en victimizarlo. Que no haría alianza con el ni con Timochenko, pero que ojo con la violencia física contra ellos. En esta columna tratamos de ser objetivos. Pero consideramos que en la Entrevista con Vicky, De la Calle ganó puntos. Goza de cabal salud, aun cuando las encuestas no lo favorecen. Creemos que con su nadadito de perro y hasta yendo a cine en vez de irse a echar discursos, puede llegar. Lo que sería beneficioso para los caldenses, que con su nombre, lograrían colocar su retrato de origen en la galería de los Presidentes colombianos.

Escuela para formar oradores

Por el correo de las  brujas, nos enteramos que en el jueves de esta semana, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Caldas, y a solicitud  de unos estudiantes de abogacía, César Montoya Ocampo comenzará a dictar un curso de oratoria. Cómo es posible que  este negro que va a  cumplir 90 años, tenga esos arrestos. Sabemos que lo hace muy bien en la tribuna, ¡ah también con la pluma!, pero debiera estar recogido en  su hogar, camándula en  mano, arrepintiéndose de los muchos pecados que ha cometido (que no son pocos),  y no haciendo giras políticas con Omar Yepes, y mucho menos sorprendiéndonos ahora con una cátedra para el bien hablar. Qué longevidad tan jóven, qué años que apenas lo sapotean, dejándolo vitalmente  activo en el campo del intelecto. Con qué lo alimentarían de niño, qué ejercicios físicos  hará para mantenerse   brioso como un soldado, cuándo pensará meterse en los cuarteles de invierno. Montoya Ocampo es nuestro colaborador muy apreciado, y aplaudimos su radiante juventud.

Foto exterior la FM