Fontur 2018
6 consejos para reducir el estrés en directores de proyecto y equipos de trabajo

Edith Gómez

La gestión de proyectos es un trabajo estresante donde el agotamiento es un peligro potencial. Por muy gratificante que sea la gestión de proyectos, también implica una gran cantidad de estrés, el cual no siempre puede ser fácil de evitar o al menos disminuir.

Utiliza algunos de los siguientes consejos junto con tu equipo de trabajo para manejar mejor los factores de estrés que seguramente encontrarán durante la gestión de un determinado proyecto.

¡Veamos de qué trata!

Planifica mejor

El primer paso para el manejo de estrés es suficiente planificación. Muchos momentos estresantes o sorpresas desagradables pueden evitarse asegurándose de que la cantidad correcta de planificación entre en cada proyecto.

Puede parecer un consejo demasiado obvio, pero incluso la tarea perdida más pequeña puede causar trabajo adicional, tener un impacto negativo en un proyecto completo y convertirse en una gran fuente de estrés más adelante.

Con el fin de planear mejor, trata de anticipar todos los riesgos posibles, identificar fortalezas, oportunidades y amenazas. Asimismo, puedes solicitar el asesoramiento de expertos en la materia para garantizar que se hayan explorado todos los ángulos.

Tómate un momento de reflexión para pensar en todo lo que has aprendido, esto les dará tiempo de medir dos veces y de cortar una sola vez.

Aprende a decir “no”

Los directores de proyectos necesitan saber cuándo decir “sí” y cuando decir “no”. Si asumes mucho, puedes meterte en una situación que no sea de interés. Al reconocer tus límites y los de tu equipo, puedes determinar cuándo corres el riesgo de comprometerte demasiado con un proyecto y poner en peligro sus resultados.

Lo mejor es que digas que “no” y que expliques tus argumentos, en lugar de decir “sí” y no cumplir con tu palabra. Esto ayuda a manejar las expectativas y a reducir el estrés innecesario en el equipo de trabajo, en las partes interesadas y en ti mismo.

Rían juntos

La frase “la risa es la mejor medicina” en realidad está basada en hechos reales.

Los psicólogos afirman que la risa es una de las mejores herramientas disponibles para aliviar el estrés, pues ayuda a segregar endorfinas en el cerebro, a establecer vínculos, fomenta la conectividad cerebral, protege el corazón y tiene efectos similares al de un antidepresivo.

Tomar tiempo para reír regularmente con el equipo puede reducir el estrés e incluso proporcionar otros beneficios. Predica con el ejemplo y comparte tus propias historias graciosas, o agrega en la agenda de tu próxima reunión un desafío de quince minutos al mejor chiste.

Asegúrate de pedirle a los miembros del equipo prepararse para el desafío, y mantener las bromas suaves y no ofensivas.

Duerme más

Muchos directores de proyecto son víctimas al caer en un ciclo de comer, dormir y respirar el proyecto. El problema con esto es que se crea un ciclo interminable entre la falta de sueño y el aumento del estrés.

El cuerpo y la mente se regeneran mientras duermes, y si no duermes lo suficiente será casi imposible manejar el estrés de manera efectiva, y de correr el riesgo de desarrollar problemas de salud adicionales.

Toma descansos cortos y regulares

Tomar descansos a lo largo del día les ayuda a ti y a tu equipo a reducir estrés, fortalecer la mente y el corazón. La clave, sin embargo, es alejarse por completo de todo lo que tenga que ver con el trabajo.

Durante el descanso, evita consultar correos electrónicos, correos de voz y documentos. Levántate de tu escritorio y realiza algo completamente relajante: toma un café, visita un compañero de trabajo y habla acerca de temas que no tengan que ver con tu oficio.

Sé más positivo

Desarrollar una visión positiva puede ayudarte a ti y a tu equipo de trabajo a lidiar mejor con el estrés. Al alterar la manera en que ves las cosas, puedes obtener resultados diferentes ya que permites que tu mente esté abierta a nuevas posibilidades en lugar de bloquear las ideas.

Cuando haya algo negativo, para y piensa estratégicamente cómo transformarlo en algo positivo. Poner esto en práctica toma tiempo y puede que a veces requiera de la opinión de otros, pero con el tiempo esta actitud se convertirá en algo natural.

Rodéate de gente positiva para mantener tu propia visión positiva del mundo, y evita ponerte en situaciones donde la negatividad constante te baje los ánimos.

Es natural que haya situaciones estresantes cuando se trabaje en un proyecto. La clave para gestionarlo es la planificación, saber cuándo decir no y que cada uno de los miembros del equipo de trabajo cuide de su salud.

Cuando las compañías encuentran maneras de conectarse con los equipos, divertirse y reír juntos, se alivia el estrés de una manera inmensurable. ¡Suelta todo ese estrés!