11 de diciembre de 2018

Las organizaciones colombianas son vulnerables a ciberataques según la última encuesta de EY

10 de enero de 2018
10 de enero de 2018
  • A nivel global, el 56% de las organizaciones encuestadas están preocupadas por el creciente impacto de las ciberamenazas para sus estrategias y planes de negocio.

 

  • El 42% de las empresas colombianas no cuentan con un grupo de trabajo específico o un centro de operaciones de ciberseguridad que monitoree el comportamiento, amenazas y ataques a sus sistemas de información.

Bogotá, enero de 2018. Las organizaciones en todo el mundo, incluidas las colombianas,  están convencidas de que las condiciones actuales de los negocios y el desarrollo tecnológico las ponen en riesgo de sufrir ataques cibernéticos, según la más reciente Encuesta Global de Seguridad de la Información desarrollada por EY, firma global de consultoría y servicios profesionales.

¿Cómo se están preparando y cuáles son las debilidades percibidas en los sistemas? Estas fueron algunas de las preguntas que respondieron más de 1.200 altos ejecutivos de reconocidas empresas a nivel mundial en la vigésima edición de la encuesta.

El 78% de las empresas invierte menos de un millón de dólares anuales en estrategias para evitar ataques informáticos, lo cual aumenta considerablemente los riesgos de un ataque cibernético. Razón por la que las empresas del país deberán invertir aún más para proteger su información y la de sus clientes.

La protección de la información de las organizaciones y la de sus clientes requieren de talento e inversión en el mismo. Por lo tanto, es fundamental que las juntas directivas de las compañías conozcan los retos, las amenazas y el costo para protegerse. El 73% de las empresas colombianas considera que el conocimiento de sus juntas directivas sobre seguridad de la información y la importancia de protección de la información son insuficientes, lo cual reduce la capacidad de acción de una organización en caso de ataques.

Las principales amenazas percibidas por los ejecutivos fueron los hacktivistas y  los empleados maliciosos o descuidados. Estos colaboradores son particularmente importantes, pues la proliferación de dispositivos móviles y portátiles expone la información a más riesgos, entre ellos robos y uso inadecuado.