Fontur 2018
El Harold Orozco que conocí

XI-11-1947 * V-1-017

Por Édgard Hozzman
Londonderry, New Hampshire I-06-018
 

En 1964 llegó a Bogotá buscando una mejor oportunidad a su vocación artística. Harold había conocido a Fernando Zamora hermano de Lyda, gracias a la devoción de los dos por la  guitarra, Orozco como interprete  internacional, Fernando como guitarrista flamenco. Este nexo lo relacionó con Lyda quien llevó a Harold   a Radio 15 y lo contactó con Alfonso Lizarazo, director de esta frecuencia juvenil.

Harold pertenecía a una familia acomodada que le dio una educación bilingüe y patrocinó sus estudios musicales. Conformó su primera agrupación musical en Cali en 1962-63, “Los Estudiantes del Ritmo” banda de la   que saldrían tres grandes profesionales de la música: Harold, cantante compositor, arreglista y guitarrista, Armando Velásquez, pianista, arreglista y Ramiro Velazco, cantante y compositor. Como dato curioso Harold no era el solista de la banda, era el guitarrista y corista, la voz del grupo era Ramiro Velazco.

Harold fue un hombre recursivo y con una gran visión para sus inversiones, paralelamente a sus afanes artísticos incursionó en el negocio de los restaurantes. En “Don Haroldo”, ubicado en la calle 20 entre carreras séptimas y sexta allí comenzó a conocer y hacer sus primeros contactos con el mundo de la bohemia capitalina.

La llegada de Harold a Radio 15 fue beneficiosa para Lizarazo quien encontró en el guitarrista caleño al músico que necesita para proyectar, dar personalidad y una dinámica diferente a La emisora.

Harold, con una guitarra clásica acondicionada a electrónica, comenzó a interpretar los éxitos de los ídolos del momento  como Enrique Guzmán, Paul Anka, Cesar Costa, Bill Haley, Elvis y Javier Solís, en “el Show de Los frenéticos”, espacio que era emitido a las 12 m desde el estudio de R15 en la bohardilla del edificio de Caracol Radio, calle 19 No. 8-48,  de lunes a viernes,  quien estaba al frente de la consola era  Javier Morales, el ingeniero de sonido de toda la vida de Radio 15,  consentido del elenco por su bondad y disposición de colaboración .

Dada la aceptación que tuvo el programa se comenzó a transmitir en vivo desde el auditórium de Emisoras Nuevo Mundo, los sábados con la técnica del ingeniero de sonido Luis Eduardo Sánchez, mago de las consolas y las grabadoras Ampex.

Sin ningún egoísmo Harold le dio la oportunidad a su amigo, Óscar Golden a quien trajo de Cali para incluirlo en el naciente elenco de Estudio 15. Le hizo las pistas para sus presentaciones en “El Show de los Frenéticos”, con arreglos e instrumentación especial.  Harold trabaja sin descanso para  el elenco que poco a poco fue creciendo en la frecuencia juvenil: Ernesto Satro, Lyda Zamora, Magda Egas, Kenny Pacheco, Alex González entre otros.

Harold y Luis Eduardo Sánchez fueron fundamentales en el nacimiento del sello Estudio 15, creado por Alfonso Lizarazo y Jaime Arturo Guerra Madrigal. Fueron muchas horas las que invirtieron el binomio Harold & Luis Eduardo Sánchez buscando el sonido óptimo, el primero en el escenario del auditórium y el segundo en la cabina de cristal desde la que se emitían los grandes shows de Emisoras Nuevo Mundo primero y más tarde del Triángulo de oro Caracol, origen de la Cadena Radial colombiana.

Jaime Arturo Guerra Madrigal llevó a Harold a  Discos Philips donde grabó su primer  álbum, el que no tuvo mucha difusión por lo que paso con más pena que gloria. Sin embargo, fue un trabajo bien concebido con arreglos de los maestros José Madrid y Jorge Ortega, músico mexicano director musical de Cesar Costa, la  dirección y producción fue del maestro Manuel Jota Bernal.

El primer gran éxito de la Nueva ola colombiana, “Zapatos pom pom”, tema original del cantautor argentino Johnny Tedesco, grabado por Oscar Golden con los arreglos, guitarras, bajo de Harold y la batería de Manuel Jiménez. El talento de Harold fue definitivo para hacer de este tema el gran suceso musical de los años sesenta.

Eran los años en que  las noches de bohemia en la bohardilla de los estudios de Radio 15, el dúo Harold & Golden divertían y animaban las reuniones previas a grabaciones discográficas o del Show de los Frenéticos, con parodias del “Dueto de Antaño”, agrupación antioqueña que fue un emblema del folclore andino.

A estas tertulias asistíamos Oscar Lasprilla, pianista y guitarrista de Ampex – Yamel Uribe, guitarrista y bajista de Ampex – Magda Egas, cantante – Manuel Jiménez, baterista -Yolima Pérez, cantante -Rodrigo García, pianista y guitarrista de Speakers – Alfonso Lizarazo locutor director de Radio 15 y Luis Eduardo Sánchez, ingeniero de sonido de la Cadena Caracol.

Harold, para darle identidad a sus primeras presentaciones, actuaba vestido de negro. No fue fácil para el, conquistar al público capitalino, el que quería a su primer ídolo, “Pipo” quien fue el primer cantante juvenil de la nueva ola.  

Guillermo Valderrama “Pipo”, fue el primero en grabar un mini play y ser el telonero de un gran cantante internacional, Enrique Guzmán, al lado de “Los Ángeles”, más tarde “Los Speakers”.

Harold siempre estaba involucrado con los músicos de las orquestas que actuaban en el Show central de Caracol, Lucho Bermúdez, Pacho Galán y la del panameño, Marcos Gilker. Por Harold conocí al maestro Manuel Jota Bernal, director musical de la Cadena Caracol. En los ensayos vespertinos el maestro Bernal nos daba conciertos interpretando el órgano electrónico, el que hacía hablar. Sin ningún problema, respondía a nuestras inquietudes y fue un guía musical para para Harold.

El cantante caleño siempre estaba buscando músicos jóvenes y talentosos. Así descubrió a “Los Goldfingers” en el Chez Dedy, Carrera 7 No. 27-70 a quienes llevó a Radio 15 para integrarlos al elenco de Estudio 15 y a su guitarrista, Yamel Uribe y al pianista Óscar Lasprilla incluirlos el grupo base de grabaciones de Estudio 15.

Aclaro, Harold, Oscar Golden, Lyda Zamora, jamás pertenecieron al Club de Clan, este movimiento fue consecuencia de Estudio 15 en Todelar.

Harold fue un músico de Conservatorio, leía y escribía música, excelente guitarrista, interpretaba con gran propiedad el Bossa Nova, el folclore andino y el sonido romántico de los grandes tríos mexicanos, no fue un rockero 100%, sin embargo le metía mano.

Su talento lo tuvo muy en cuenta el maestro Manuel Jota Bernal, quien lo incluyó en el elenco de La Hora Philips, de Caracol Radio, lo que lo proyectó a nivel nacional. Durante una de sus presentaciones sorprendió a la audiencia del radio teatro de Emisoras Nuevo Mundo y de Caracol, interprendo en la guitarra,  el tema central de la Película Zorba el griego.

Juan David Botero, pionero de la publicidad organizó y dirigió una agresiva campaña para Cicolac Nestlé y su producto Milo en 1965 -66. La  gira con las más desatadas figuras juveniles del momento: Harold, Oscar Golden, Los Speakers, Los Ampex, las Chicas a Gogo ballet y la animación de Alfonso Lizarazo.

Con este elenco recorrimos Colombia de norte a sur, de oriente a occidente y de costa a costa, llenando todos los escenarios. Fue un año se actividad ininterrumpida.

En el ballet a gogo, estaba la bella María Eugenia Dávila, quien ingresó a este cuerpo de baile por amor  a Harold, quien estaba más preocupado por las fans de cada ciudad que por María Eugenia quien en su despecho intentó suicidarse en Pereira.

En 1967 escribió la música para la telenovela, “Destino a la ciudad” tema que se convirtió en uno de sus más grandes éxitos, grabado por una de las principales intérpretes del folclore andino: Berenice Chávez. Sin embargo, le versión más internacional la logró el maestro francés Frank Pourcel en 1973.

En 1972 firmó con Discos CBS, sello para el que grabó su primer álbum en México. También fue artista de Discos Fuentes, FM  Estudio 15 y Sonolux, sus grandes éxitos: “Déjala que se vaya” , “Vida Mía”, “Y por tanto” , “La Ciudad grita”, “No, no te olvidare”, “Ámame”, “Las cosas perdidas” , “Busque el gato”, “Evolución”,  “Presiento”, “ Al amanecer”, entre muchos más temas.

Harold y Armando Velázquez musicalizaron el tema que le abrió las puertas al mundo del disco a Claudia, “Tú me haces falta”. Cuando ella llegó en calidad de prueba a Discos CBS, donde encontró a quien la promovió y bautizó como de Colombia, Alberto Suárez López  para diferenciarla de Claudia, cantante mexicana.

A comienzos de los años setenta la música comercial lo absorbió y ganó lo que no estaba presupuestado como cantante. Gracias a un jingle para Eveready, “Busque el gato” volvió a los estudios de grabación con un sonido vanguardista que era adelantado para Colombia. Lo logrado por Harold con su banda en 1973 fue sorprendente y revolucionario, desafortunadamente no tuvo la difusión que requería este excelente  trabajo el que fue promovido por el novel comunicador Julio Sánchez Cristo, quien a sus 14 años comenzó a dar muestras de sus afanes como empresario.

Harold en agradecimiento lo hizo su compadre y nombró padrino de su hijo Harold Jr.

En los años noventa se interesó por la salsa e intentó hacer algunos trabajos con el concurso de su hijo Harold Jr., quien era su motivo de vivir y  fue su apoyo.

En la entrevista que le hizo Pantalla & Dial, el eje de esta fue María Auxilio Vélez,  humorista y comediante quien fue su compañera.

Hasta los últimos días de su existencia la música fue  la motivación  de su paso por esta dimensión. Como músico, cantante y compositor el mejor, fue el más integral, sabía lo que  hacía, en estudio de grabación o en un escenario, afinado y medido. Fueron muchos los estudios de grabación, giras y proyectos que trabajamos. Hasta siempre, “negro”.