Julio Cesar Cámara 2018-2022
El gobierno reiteró su voluntad de reactivar el cese al fuego y negociar uno nuevo

Tras el llamado presidencial, el jefe del equipo negociador del Gobierno con el Eln, Gustavo Bell, se reunió en la Casa de Nariño con el Mandatario y el Alto Comisionado para la Paz.

Bogotá, 12 de enero de 2017. El Gobierno reiteró en la tarde de este jueves su voluntad de reactivar el cese al fuego y negociar uno nuevo para evitar el retorno al conflicto y proteger los logros humanitarios alcanzados en los últimos tres meses.

El propósito está contenido en una declaración pública del Jefe del Equipo Negociador del Gobierno, Gustavo Bell, al deplorar que, “a pesar del clamor de la comunidad nacional e internacional y nuestra disposición expresa por mantener y prorrogar el cese al fuego, el ELN haya optado por reanudar sus acciones ofensivas en la madrugada de ayer contra la comunidad, las Fuerzas Armadas y la infraestructura del paìs”.

La declaración:

Quiero ante todo reafirmar y hacer propia la voluntad de paz que ha expresado y liderado el Presidente Santos a lo largo de su mandato. Alcanzar la paz es indispensable para garantizar un mejor futuro para los colombianos.

El lunes pasado llegué a Ecuador por primera vez con el nuevo equipo negociador para iniciar el quinto ciclo de diálogos.

Esa misma noche nos reunimos con Pablo Beltrán, Aureliano y Bernardo del ELN. Me acompañaron Alberto Fergusson y Alejandro Reyes de la delegación de Gobierno.

En esa reunión se habló en términos esperanzadores sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo final antes del fin del mandato del Presidente Santos. La reunión terminó en un ambiente positivo y quedamos de instalar oficialmente la mesa el miércoles 10 de enero.

Deploramos que, a pesar del clamor de la comunidad nacional e internacional y nuestra disposición expresa por mantener y prorrogar el cese al fuego, el ELN haya optado por reanudar sus acciones ofensivas en la madrugada de ayer contra la comunidad, las Fuerzas Armadas y la infraestructura del paìs.

Condenamos el asesinato del soldado Luis Guillermo Ascencio Alape en Arauquita y el ataque al puesto de Infantería de Marina donde resultaron dos infantes heridos. Nuestra solidaridad está con sus familias.

De igual manera lamentamos los ataques al oleoducto. Estas acciones son ante todo una afrenta contra las comunidades y contra el medio ambiente.

Ante el llamado de la Iglesia, organizaciones sociales, países amigos, y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que el día de ayer expresó “su esperanza de que el gobierno de Colombia y el ELN reanuden los esfuerzos para acordar una renovación y fortalecimiento del cese al fuego para evitar el retorno al conflicto y proteger los logros humanitarios alcanzados en los últimos tres meses”, el Gobierno reitera su voluntad de reactivar el cese al fuego y negociar uno nuevo.

Llamamos la atención que el mandato a las Naciones Unidas para supervisar el cese al fuego venció el pasado 9 de enero, y ya varios de los componentes de esa misión están regresando a sus países.

Naciones Unidas nos ha expresado que para que ellos puedan mantener el esquema de verificación, requieren que se les informe prontamente sobre la decisión de reanudar el cese al fuego,

Este es uno de los muchos temas que el Presidente Juan Manuel Santos abordará con Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, durante la visita de este último a Colombia pasado mañana.

El Presidente me ha pedido que asista a esta reunión para continuar evaluando el proceso. Permaneceré en Bogotá en espera de las instrucciones que reciba del señor presidente al término de la reunión con el Secretario General de la ONU.

Mientras tanto, como lo señaló el señor Presidente de la República ayer, las Fuerzas Armadas seguirán actuando para proteger la vida y honra de los colombianos, como ordena la Constitución Nacional.

El Gobierno reitera una vez más su voluntad de llegar a un acuerdo para terminar el conflicto armado con el ELN.

Esta disposición del Gobierno Nacional requiere hechos inequívocos de paz que permitan alivios humanitarios en beneficio del bienestar y la tranquilidad de las comunidades y la construcción de confianza para adelantar el proceso.