Julio Cesar Cámara 2018-2022
Videojuego para niños con déficit de atención

Manizales, 01 de diciembre de 2017. El prototipo virtual ayuda a que los menores entre 5 y 12 años de edad diagnosticados con déficit de atención e hiperactividad mejoren la concentración, la habilidad psicomotriz y la memoria tanto a corto como a largo plazo.

El videojuego se desarrolla en tres cuevas –una por cada nivel– de las cuales el personaje (el niño) intenta salir. El entorno es sencillo y de fácil interacción para el jugador; también incluye algunas pruebas de destreza, habilidad, concentración y estrategia que se deben superar para culminar el juego con la mayor puntuación posible.

Las pruebas o los desafíos se miden con el puntaje obtenido en cada nivel y la recolección de objetos que hay en cada uno.

En su entorno se incluyen controles de movimiento del personaje y botones con otras acciones como saltar, tirar flechas, dar golpes y rodar.

La vida del jugador se representa con tres corazones ubicados en la parte superior del entorno de juego, junto con un score que determina la puntuación del jugador; este último se representa con un valor numérico que aumenta cada vez que el jugador recoge objetos, como monedas, a lo largo de los tres niveles.

Así lo explicó Harold Steven Bastidas Melo, estudiante de último semestre de Administración de Sistemas Informáticos de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales y creador de este prototipo.

Recomendaciones

El estudiante advierte que siempre que el menor interactúe con el juego debe estar acompañado de una persona adulta que le lea las indicaciones del videojuego al finalizar cada nivel, según su desempeño.

Si según el puntaje el videojuego identifica que el menor tiene fallas en la memoria de corto plazo, se recomienda crear asociaciones que conecten los detalles que el niño intenta recordar, con imágenes y sonidos.

A los niños que no se fijan muy bien en el entorno del juego se les invita a hacer ejercicios de clasificación de colores o juegos de rompecabezas para que aprenda a identificar y distinguir objetos.

Así mismo a aquellos que no son capaces de coordinar los movimientos de los dedos para superar obstáculos, se les recomiendan ejercicios como cortar, pintar, escribir, rasgar, colorear y manipular plastilina, lo que permite ejercitar y mover las manos y los dedos.

Si el niño se distrae con facilidad se aconsejan ejercicios como copiar dibujos o hacerlos uniendo puntos, resolver laberintos y sopas de letras, procurando siempre que esté en un ambiente tranquilo y sin distracciones.

Para ejercitar la rapidez y habilidad del niño se recomiendan juegos de manos con cordones, como la telaraña; también es una buena idea colorear con crayones para mejorar su habilidad.

Se deben destacar las buenas decisiones o estrategias que al niño se le ocurren cuando supera desafíos en su vida cotidiana; además se recomienda disminuir el grado de dificultad cuando no sea capaz de resolver una prueba y hacer un acompañamiento integral hasta que la supere.

Bajo supervisión

El videojuego está diseñado para dispositivos móviles o tablets para que el niño tenga un contacto más directo con la interacción del personaje, y por supuesto para aprovechar los controles táctiles que hacen más divertido el videojuego sin limitar la ejecución de actividades con teclas o botones físicos.

La elaboración del videojuego contó con el apoyo del profesor Leonardo Bermon Angarita, director del pregrado de Administración de Sistemas Informáticos de la U.N. Sede Manizales.