REVOLUCIONES TRASNOCHADAS

Después de oír las declaraciones de los negociadores del ELN ante el gobierno nacional y la renuncia de Juan Camilo Restrepo no quedan dudas sobre la intransigencia de esta fuerza armada, que como otras, buscan una victoria revolucionaria como las que se produjeron en Rusia y en Cuba.

Pero los escenarios son tan diferentes y luego de haber fracasado el sistema en donde supuestamente hay una dictadura del proletariado, en las mismas Rusia y Cuba y China, se han venido produciendo ajustes y replanteamientos políticos porque lo que sí es claro es que la pretendida dictadura del proletariado es la de un círculo de intelectuales y militares que pretenden uniformar a todos los ciudadanos por la fuerza.

Y las respuestas, por ejemplo, que daba el guerrillero del ELN sobre los secuestros, producen pavor porque no se sabe si es respuesta ingenua o malintencionada: “nosotros no secuestramos, simplemente “retenemos” y cobramos un impuesto para financiar la revolución”. Y remató diciendo que siguen combinando todas las formas de lucha.

Frente a estos escollos el papel que jugó Humberto De La Calle Lombana en las negociaciones con las FARC, es admirable si tenemos en cuenta que por lo general los revolucionarios tienen la verdad absoluta y revelada.

Juan Camilo Restrepo es uno de los Conservadores de mayor prestigio que tiene esa colectividad y siempre se ha caracterizado por su seriedad y se aplomo en sus posiciones. Diríamos que difícilmente podemos encontrar un hombre que mejor pueda representar la institucionalidad.

Deploramos, de ser ciertas, los comentarios que han realizado algunos líderes de Izquierda sobre el papel de Juan Camilo y esperamos que algún día, con todas las dificultades que existen, podamos decir que Colombia es un país libre de movimientos guerrilleros y de otros grupos que siembran el terror y la muerte por nuestros campos y ciudades.