Recuperación lenta para la economía colombiana en 2018

Foro de Proyecciones Económicas 2018: Despacito 

  • Corficolombiana prevé que la economía colombiana crecerá 2.6% en 2018. • La inflación seguirá disminuyendo, especialmente en el primer trimestre, y se ubicará en un promedio anual de 3.3%. 
  • El Banco de la República también continuará con los recortes de su tasa de interés en los primeros meses de 2018 hasta 4.25%, o incluso 4%. 

 

  • El dólar en Colombia podría presentar algunas presiones alcistas en el primer semestre debido a la incertidumbre política asociada a las elecciones legislativas y presidenciales en el país.

Bogotá, 6 de diciembre de 2017. De acuerdo con el informe anual de proyecciones económicas de Corficolombiana, la economía mundial continuará repuntando moderadamente en 2018, pero alcanzará su mayor tasa de crecimiento desde 2011, principalmente impulsado por un mayor fortalecimiento de las economías emergentes. Por su parte, el desempeño de las avanzadas será similar al de este año, en parte limitado por la continua incertidumbre sobre el curso de la política económica en EEUU durante un año electoral y por la lenta recuperación en Europa y Japón.

En particular, el estímulo fiscal asociado a la reforma tributaria en EEUU será menor que el estimado inicialmente, por lo que su impacto sobre el crecimiento económico también será moderado. Además, los bajos niveles de inflación continúan generando dificultades para la normalización de la política monetaria en ese país. Por esta razón, Corficolombiana sigue siendo escéptica sobre la capacidad de la Reserva Federal para incrementar 3 veces su tasa de interés objetivo en 2018, que es lo que actualmente estiman los miembros del Comité de Política Monetaria. En Europa y Japón, las perspectivas de crecimiento económico continúan siendo moderadas y la inflación se encuentra muy por debajo de la meta, además de que persisten una serie de importantes riesgos financieros y políticos en el Viejo Continente.

De esta manera, Corficolombiana dijo que espera que la política monetaria en los países avanzados siga siendo altamente expansiva y que las condiciones de liquidez a nivel global continúen siendo muy favorables.

Corficolombiana cree que el peso colombiano se verá beneficiado por la amplia liquidez global y por el gradual fortalecimiento de la economía mundial, incluyendo la local. Esto contribuirá a que los precios del petróleo se sitúen en niveles similares o superiores a los de 2017, que se mantenga un ritmo saludable de flujos de inversión extranjera hacia Colombia y que continúe el ajuste de sus cuentas externas con una disminución del déficit de la cuenta corriente.

“No obstante, la economía colombiana sigue siendo altamente vulnerable a choques externos, los cuales podrían repercutir en su calificación crediticia y, a su vez, generar una mayor volatilidad en el mercado cambiario en 2018”, afirmó Andrés Pardo Amézquita, Director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de la Corporación. Además, Pardo anticipa que la incertidumbre política asociada a las elecciones legislativas y presidenciales también podría generar algunas presiones alcistas sobre el dólar en Colombia en el primer semestre del próximo año.

“Nuestro escenario base asume que la nueva administración no alterará significativamente el marco de política macroeconómica de las dos últimas décadas, así que anticipamos una corrección a la baja del dólar en el segundo semestre. Esperamos que la tasa de cambio se sitúe en un promedio de 3000 pesos por dólar en 2018 y que cierre el año en 2900 pesos, fluctuando en un rango de 2850 a 3250-3300 pesos, pero principalmente en el primer semestre”, añadió Pardo.

A nivel local, Corficolombiana espera una aceleración del crecimiento del PIB a 2.6% en 2018, principalmente impulsado por una lenta recuperación de la inversión fija, del consumo de los hogares y de las exportaciones, mientras que el gasto público se desacelerará para cumplir con el ajuste fiscal que exige la Ley de Regla Fiscal.

Los principales factores que explican este pronóstico son: i) un fortalecimiento del gasto de los hogares como consecuencia de una menor inflación, menores tasas de interés para los créditos de consumo y una mayor confianza de los hogares; ii) una continua recuperación de la inversión fija, impulsada por menores tasas de interés, una menor carga tributaria y una relativa estabilidad de la tasa de cambio y de los precios de las materias primas; iii) un aporte positivo de la inversión de capital de las empresas petroleras al crecimiento del PIB, a diferencia de su contribución negativa en los últimos 3 años; iv) un mayor aporte de las inversiones de capital de los proyectos de infraestructura vial de Cuarta Generación (4G); v) una recuperación moderada de la construcción de edificaciones; vi) una política monetaria que pasará a ser ligeramente expansiva; vii) un mejor comportamiento de la demanda de los principales socios comerciales del país; viii) unas condiciones de liquidez internacional que seguirán siendo favorables; ix) una mayor incertidumbre asociada a las elecciones legislativas y presidenciales en el primer semestre del año y a la posibilidad de una nueva reforma tributaria en el segundo semestre de 2018.

La Corporación estima que la inflación volverá a caer con fuerza en el primer trimestre del próximo año, pues en esos meses se diluirán los efectos de una sola vez de la reforma tributaria de 2016. Los mecanismos de indexación también jugarán a favor en 2018, puesto que la inflación al cierre de 2017, que es la que determina los ajustes de algunos precios a comienzos de año, será sustancialmente menor que la de 2016. Finalmente, aunque la entidad espera un repunte en el crecimiento del PIB, la brecha del producto seguirá siendo negativa y la demanda interna se mantendrá débil, lo cual contribuirá a un mayor descenso de la inflación en 2018.  Luego de la caída que se observaría en el primer trimestre, Corficolombiana estima que la inflación se mantendrá relativamente estable y cerrará el año en 3.3%.

El informe anual resalta que, bajo este escenario de menor inflación, de lenta recuperación económica y de presiones moderadas sobre la tasa de cambio, el Banco de la República retomará la senda de recortes de su tasa de intervención en el primer trimestre. De esta manera, la tasa de intervención bajaría a 4.25% en el primer trimestre y se mantendría estable en ese nivel hasta el cierre de 2018, aunque la Corporación cree que hay un riesgo elevado de que los recortes se extiendan a niveles de 4%.

En el frente fiscal, Corficolombiana considera que la reforma tributaria de 2016 contribuyó a mejorar las perspectivas fiscales de Colombia, pues restableció la credibilidad del Gobierno para cumplir con las metas de déficit fiscal en 2017 y 2018, lo que a su vez evitó una reducción de su calificación crediticia este año. “No anticipamos mayores contratiempos para cumplir con la meta de déficit fiscal de 3.1% del PIB en 2018, aunque podrían requerirse algunos recortes de gasto adicionales a los que se incorporaron en el presupuesto. El gran reto tiene que ver con las medidas que tendrá que tomar la nueva administración para poder cumplir con la Regla Fiscal a partir de 2019. Creemos que hay una alta probabilidad de que se requiera una nueva reforma tributaria en el segundo semestre de 2018, aunque no descartamos que el debate también gire en torno a la posibilidad y viabilidad de modificar la Ley de Regla Fiscal. Esta opción no es del todo descabellada, pero si no se hace con cautela, podría significar la pérdida de la calificación crediticia del país, junto con los potenciales efectos negativos que produciría sobre la economía”, afirmó Andrés Pardo.