Julio Cesar Cámara 2018-2022
Con ladrillo aprendices del SENA buscan mitigar indicadores de CO2

En Pácora aprendices del SENA Caldas trabajan en el desarrollo de un ladrillo amigable con el medio ambiente.

Hoy Andrés Camilo Echeverri Gallego, Julián González Arias, Juan David López Franco y Oscar Adrian Arias Aguirre tienen la ilusión de patentar este proyecto.

 Los jóvenes con el proyecto pretenden disminuir los indicadores de CO2 presentes en el aire.

Manizales , 21 de diciembre de 2017.- Los indicadores de CO2 en la atmósfera alcanzaron los niveles más altos en el año 2016, sin embargo el 2017 está a un paso de convertirse en el año más caluroso de la historia, así lo reveló la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su más reciente informe.

Por esta razón cuatro jóvenes que cursan el grado once en el Colegio Marco Fidel Suárez en Pácora, norte de Caldas, y que al mismo tiempo son aprendices del técnico en Manejo Ambiental del programa de Articulación del SENA con las instituciones educativas del departamento se motivaron a trabajar en la fabricación de LECO, un ladrillo absorbente de CO2.

“LECO es un ladrillo con la capacidad de absorber dióxido de carbono y tiene como objetivo mitigar las consecuencias climáticas y ambientales que vive el planeta por cuenta del exceso de este elemento contaminante, y no solo eso, también busca apoyar socialmente con la generación de empleo y por ende mejorar la calidad de vida de todos los colombianos”, explicó  Juan David López Franco, uno de los nacientes científicos.

Uno de los compuestos de este ladrillo es el silicio el cual está presente en la arena, sin embargo para la fabricación de LECO se requiere de arena con mayor contenido de este; otro de los productos es el poliepóxido, un componente que ayuda a dar dureza, firmeza y resistencia.

“Solo teniendo un ladrillo se estaría cambiando el  aire de alrededor, pensemos en grande, en una casa completa,  ayudando a la atmosfera, al medio ambiente, al trabajo que puede generar”, agregó López Franco

Actualmente el proyecto de los jóvenes está en la fase de prototipado, razón por la cual profesionales de Tecnoacademia del SENA vienen acompañando al grupo en el  diseño de las máquinas que elaborarían los ladrillos.

Julián González Arias, otro de los integrantes del ambicioso proyecto señaló que“Tecnoacademia nos presta apoyo en la parte investigativa, en nanotecnología, elaboración de materiales entre otros. Después vamos a pedir asesoría con Tecnoparque Nodo Manizales para llevar el proyecto a gran escala” 

Aunque los aprendices no se atreven a hablar con certeza de los precios de este ladrillo, creen que podría costar el doble de uno convencional, es decir alrededor de mil pesos. En su proyecto de vida esperan trascender, por eso cuando salgan del colegio su ilusión es formar empresa, que lo que comenzó como una simple idea, hoy se pueda materializar y en un futuro tener viabilidad financiera y contribuir a la calidad de vida de los colombianos.

“El técnico en Manejo Ambiental que ofertamos a través de nuestro centro de formación en las instituciones educativas precisamente lo que busca es motivar en los aprendices la conservación del medio ambiente a través del desarrollo de proyectos con base tecnológica que en un futuro les permita convertirse en empresarios”, afirmó Dayro Alexis Giraldo Bustamante, subdirector del Centro para la Formación Cafetera del SENA regional Caldas.

A octubre del presente año el SENA regional Caldas a través de su programa de Articulación con la Educación Media ha prestado sus servicios formativos a 7.895 aprendices de la región.

Pie de foto: Hoy Andrés Camilo Echeverri Gallego, Julián González Arias,  Juan David López Franco y Oscar Adrian Arias Aguirre tienen la ilusión de patentar este proyecto.