Jose Luis Cámara 2018-2022
Yerra, apócope, como un puño, coherente

Quisquillas de alguna importancia

efraim osorio

Las preposiciones ‘por’ y ‘de’, ellas solas, sin necesidad de ninguna ayuda, desempeñan su oficio en la oración.

 Una atenta lectora, la señora Marleny Lince Díaz, me comentó que la respuesta de una de las guías de un crucigrama de LA PATRIA fue ‘yerra’, no la inflexión verbal de ‘errar’ (‘equivocarse’), sino la ‘acción de marcar con el hierro los ganados’, ‘la yerra’. Como a ella, me pareció un ‘yerro’ mayúsculo, puesto que no existe el verbo ‘yerrar’. El castizo es ‘herrar’ (“marcar los ganados con hierro y ponerles las herraduras a las caballerías”), verbo irregular que se conjuga como ‘cerrar’. Fui, entonces, a los diccionarios, y, para mi sorpresa, en ellos la encontré –sinónimo de ‘hierra’ (‘la hierra’)–, pero como regionalismo de Argentina, Bolivia y Uruguay. Es el mismo fenómeno fonético de ‘hierba’ y ‘yerba’. Lo que no puntualizan las fuentes, porque no lo especifican, es si en esos países, con ese mismo sustantivo, expresan también el ‘herrado’ (“operación de herrar”) de las caballerías. Habría que preguntárselo a los gauchos de las pampas argentinas y de los ‘potreros’ uruguayos. *** 

Hace poco me referí a la expresión ‘como un puño’, que debe usarse en vez de la equivocada ‘de a puño’, que, bien analizada, nada dice. Estoy seguro de que el editorialista de El Tiempo no lee lo que escribo, y aunque lo hiciese, no me pararía bolas. Sea de ello lo que fuere, esto garrapateó: “Es una verdad de a puño que el gigante asiático…” (El Tiempo, China y su gran cambio, 27/10/2017). Esa locución, repito, nada significa. Hay que notar que la combinación ‘de a’ se emplea en las oraciones en las que se expresa una distribución, verbigracia, ‘cada uno de los contendores recibió de a puño cada uno’*. En el mismo editorial se lee: “Y hay que decir  que al plantearse esta meta  no se utilizó el apócope ‘gran’…”. ‘La apócope’ o ‘apócopa’, sustantivo femenino, porque viene del femenino griego ‘apocopé’ (‘corte, separación’), a través del también nombre femenino latino ‘apocopa-ae’ o apocope-es’ (‘supresión’), es la “supresión de algún sonido al fin de un vocablo”. *Nota: ‘Puño’, colombianismo por ‘puñetazo’. ***

El sustantivo ‘coherencia’ (“conexión, relación o unión de unas cosas con otras”) rige la preposición ‘con’, por ejemplo ‘la coherencia de su actuación con sus enseñanzas’. Lo mismo se aplica a su adjetivo ‘coherente’ (“que tiene coherencia”). El columnista Leonardo Pineda escribió: “Suele suceder que cuando el villano es un ser carismático y con una maldad coherente a sus acciones…” (LA PATRIA, Zapping, 25/10/2017). “…coherente con sus acciones”, como si dijéramos “acorde con sus acciones”, porque este adjetivo ‘acorde’, rige también la preposición ‘con’, que, en ambas  frases, establece un enlace de conformidad del actuante con lo actuado. ***

Insisto, aunque sé que pierdo este espacio, mi tiempo y mi esfuerzo: las preposiciones ‘por’ y ‘de’, ellas solas, sin necesidad de ninguna ayuda, desempeñan su oficio en la oración. ‘Por parte de’ y ‘de parte de’ son ya una peste universal e incontrolable, tanto, tanto, que no hay nadie que no haya sido por ella infectado. Y no me refiero solamente a los comentaristas deportivos ni a quienes leen las noticias en la radio y en la televisión ni a los comunicadores oficiales. Señalo también a escritores que, se supone, deben redactar castizamente, como el  editorialista de El Tiempo y uno de los periodistas de ese diario. Este último escribió:   “El destituido presidente de Cataluña es acusado de rebelión, sedición y malversación por parte de la Fiscalía de España” (Internacional, 2/11/2017). Y el primero, el mismo día, lo siguiente: “…unidas a las presiones de parte de las autoridades…”. Relean ustedes, analicen lo que escribieron, supriman ‘parte de’, en la primera muestra, y ‘por parte’, en la segunda, y entenderán: “…es acusado… por la Fiscalía de España; y “…unidas a las presiones de las autoridades”. ¿Cómo les parece? Así, lo recuerdo,  escribían cuando escribían bien.

[email protected]