Santrich, llega al santoral

Largo & Ancho

Por Rubén Darío Barrientos G.

El Tribunal Superior de Bogotá, declaró improcedente una acción de tutela interpuesta impúdicamente por alias Jesús Santrich (Seuxis Pausias Hernández), para que le fueran restablecidos sus derechos fundamentales al buen nombre y a la honra.  Como se recuerda, hace un mes, Santrich se enfrentó con congresistas del Centro Democrático en una de las comisiones de la Cámara de Representantes, precisamente durante la audiencia pública sobre las circunscripciones transitorias especiales de paz. El representante Edward Rodríguez, le gritó al exguerrillero: “Esta gente mató a mi hermano. Asesino, asesino, asesino”. Poco tiempo después, fue cuando alias Santrich interpuso una acción de tutela por las palabras injuriosas y calumniosas, en el propósito de que hubiera retractación y se le protegieran sus derechos fundamentales. Y como tutelante, encaminó la acción contra el citado Rodríguez, y contra Santiago Valencia y  los periodistas Saúl Hernández y Gustavo Rugeles.

Alias Santrich perteneció al frente 19 de las Farc, que operaba en Sucre y como militante de esa guerrilla estuvo ligado a las estructuras del Caribe (en zonas como la Sierra Nevada, los Montes de María y Córdoba) y el nororiente del país (Serranía de Perijá). En septiembre de 2017, fue elegido como miembro de la Dirección Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, el partido creado tras la “desaparición” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Prepotente, provocador y amigo de las pullas, alias Santrich es la mano derecha de alias Iván Márquez y fue fanático seguidor de Chávez. El argumento de este angelito de alias Santrich es el de que él es amnistiado y no hay manera de probarle que es asesino. Y agrega que él es un revolucionario y no un criminal. Esa es la retórica de estos nuevos militantes del grupo político, que tienen en alias Timochenko y alias Iván Márquez, candidato presidencial y cabeza de lista de Senado, respectivamente, otros seres celestiales.

Como todos conocen, la joyita de alias Santrich será cabeza de Cámara por el nuevo partido político de los exguerrilleros. Este personaje estuvo hospitalizado este año por una huelga de hambre vinculada con la ley de amnistía, en un show mediático de esos que acostumbra hacer. Se especula mucho acerca de sus gafas oscuras: unos dicen que es invidente (glaucoma severo) y otros afirman que es una postura mentirosa de una disminución visual. Muchas veces las cámaras lo ponchan mirando el celular, lo que crea incógnitas. Al lado de la Madre Laura y del Padre Marianito, parece que habrá que situar a alias Jesús Santrich, quien de acuerdo con su ausencia de prontuario y de hombre humanista, acaricia el santoral colombiano. En la tutela, concluyeron los magistrados que las manifestaciones que se hicieron hacen parte de la dinámica en que se desarrolla el debate político. Y la desestimaron, al declararla improcedente.

La periodista Saúl Hernández, en Blu Radio, calificó la tutela de alias Santrich como “una torpeza, una estupidez y un cinismo”. Ese es un buen resumen y menos mal que los togados del Tribunal optaron por el camino sensato. Como bien lo define Eduardo Mackenzie, “Santrich es un provocador en jefe”. No olvidemos que alias Santrich está amnistiado por rebelión, pero no por los delitos de lesa humanidad en los que está incurso, por lo que el propio gobierno ha dicho que debe comparecer ante la JEP. Ahora resta esperar que a este exguerrillero lo propongan para los altares colombianos, al ser toda una monjita de la caridad.

[email protected]