Centrales de beneficio, otra opción para mejorar la calidad del café y la rentabilidad del negocio

  • Se reducen los costos de mantenimiento y actualización de equipos en las fincas.
  • El caficultor vende café cereza pero se le paga como si fuera café pergamino seco.
  • Modelo permite más opciones comerciales para el café, los coproductos y subproductos.

Bogotá, noviembre 29 de 2017.  Las centrales de beneficio de cereza se han convertido en una oportunidad para el aseguramiento de la calidad y la sostenibilidad del negocio cafetero. Esta es una de las principales conclusiones que surgió de la reunión del Sub Comité Técnico de la FNC, que precisamente conoció una experiencia de este modelo de negocio en el municipio de Cañasgordas, Antioquia, la cual es propiedad de la Cooperativa de Caficultores de Occidente. 

En una central de beneficio se compra el café cereza que es recolectado el mismo día y se le paga al productor como equivalente a café pergamino seco. Es decir que en este lugar se concentra el café de una región determinada, lo que permite homogenizar todo el proceso de postcosecha en la búsqueda de la calidad física y sensorial del grano.

“Las centrales de beneficio son un campo nuevo en el cual vamos incursionando para poder vender un café en mejores condiciones, de tal manera que el precio sea el reconocimiento para el esfuerzo del caficultor. Sin embargo es necesario el compromiso de las comunidades cafeteras para el éxito de este tipo de empresas, pues son ellas las que permiten que un beneficiadero comunitario se mantenga para el servicio de una región”, señaló Darío Saldarriaga, representante del Comité de Cafeteros de Antioquia. 

Además de la calidad, el aporte de las centrales de beneficio al medio ambiente es evidente, pues en un solo lugar también se dispone de la pulpa y mieles para ser tratadas técnicamente, con lo cual se reduce la contaminación en finca y se cumple con las exigencias ambientales vigentes en Colombia. 
 
“Con la visita que realizamos a la central de beneficio podemos evidenciar que desde la FNC seguimos trabajando por el bienestar del caficultor y su familia. Con este trabajo que hace la cooperativa de Caficultores de Occidente, el Comité de Cafeteros de Antioquia, la misma comunidad con el compromiso de entrega del café,  lo que vemos son bondades que se generan para el caficultor”, manifestó Germán Parra, actual presidente del Comité Directivo de la FNC. 

Bondades de una central de beneficio de café cereza para el caficultor
•        Disminución de posibilidad de robo de café en finca.
•        Más tiempo para realizar otras labores de la finca y de la familia.
•        No hay costos de mantenimiento y actualización de equipos en las fincas.
•        Fortalecimiento de la asociatividad y de la institucionalidad a través del trabajo con la comunidad beneficiada.
•        Reducción de costos de tratamientos de aguas residuales del beneficio y de manejo de pulpa en la finca.

Bondades de una central de beneficio de café cereza para la calidad
•        Se compra café cereza pero se paga como si fuera café pergamino seco.
•        Mayor control sobre la calidad del grano
•        Mayor probabilidad de obtener un producto con limpieza física, química y biológica.
•        Mayor probabilidad de obtener consistencia en taza. 
•        Formalización del proceso de postcosecha para minimizar riesgos laborales, legales y ambientales.
•        Manejo del proceso por personal calificado.
•        Más opciones comerciales para el café, coproductos y subproductos.
•        Mayor competitividad para la institucionalidad en comercialización.

El Sub Comité Técnico de la FNC
Esta es una instancia conformada por un representante de cada Comité de Cafeteros del país, y su tarea fundamental es asesorar a la Gerencia General y Comité Directivo de la Federación de Cafeteros en los temas técnicos que le competen directamente al productor, como el estudiado en Cañasgordas, Antioquia.

“Este es un acercamiento muy importante que seguramente en el futuro tendrá más desarrollos en el país para lo cual desde la Gerencia General de la FNC y la misma Gerencia Técnica,  brindaremos todo el apoyo necesario para que estos proyectos tengan el mejor enfoque técnico posible”, resaltó Hernando Duque, gerente técnico de la FNC,  precisamente sobre la visita a la central de beneficio de la Cooperativa de Occidente en Antioquia. 

“Los visitantes conocieron directamente toda la estructura de la central,  vimos un muy buen manejo de vertimientos, lixiviados y postcosecha, además del proceso de compra de café y como se califica la calidad y se liquida el precio. También se observaron uno equipos muy modernos donde nos da orgullo ver a Cenicafé con su tecnología del Ecomil,  ahí representada”, agregó Hernando Duque. 

Centrales de beneficio en Antioquia
En el departamento de Antioquia funcionan en la actualidad seis centrales de beneficio las cuales procesan al año un promedio de 9 millones de kilos de café cereza, es decir, 150 arrobas de café pergamino seco. Este proceso involucra a unas 900 familias. 

Antioquia tiene actualmente 80 mil familias dedicadas a la caficultura y 124 mil hectáreas sembradas con café, en 104 mil fincas y 2 mil 680 veredas. El tamaño promedio de la caficultura es de 1.5 hectáreas, lo que hace a este, un departamento de pequeños caficultores. El 91% del área sembrada corresponde a cafetales tecnificados, con edades promedio de 5.5 años. El 89% de los cultivos son resistentes a la roya y la productividad promedio es de 20.5 sacos por hectárea.

La caficultura en Antioquia está presente en 94 de los 125 municipios del departamento y representa el 16% de la producción nacional. La cosecha entrega a las familias antioqueñas, recursos del orden de 1.3 billones de pesos anuales, que se distribuyen en su mayoría en las economías locales.

Entrevista Hernando Duque, gerente técnico de la Federación Nacional de Cafeteros, explica este modelo de negocio